Jueves, 18 de Enero de 2018

Formulario de búsqueda

    Las autoridades españolas afirman que el paso por la Verja está “en los promedios habituales”

  • Verja de Gibraltar-La Línea

    La coincidencia, ayer por la tarde, en la hora de salida de los trabajadores, la lluvia y también dos vuelos en la pista del aeropuerto --que tienen que atravesar necesariamente vehículos y peatones-- afectaron a la fluidez del paso por la Verja de Gibraltar hacia La Línea pero, según asegura Subdelegación del Gobierno, este flujo “está en los promedios habituales en condiciones normales de tránsito”.

     

    Según Agustín Muñoz, subdelegado del Gobierno en la provincia de Cádiz, puede haber algún incremento en el tiempo de paso de uno a otro lado de la Verja, pero “hay que analizarlo en su justa medida y no generalizarlo de ningún modo” porque, a su criterio, si ocurre alguna anomalía es “de modo puntual y esporádico”.

     

    Las autoridades españolas admiten demoras de 40 minutos en algún momento de la tarde de ayer, cuando lo normal son 10-15 minutos, pero lo atribuye a las coincidencias antes señaladas y aseguran que las medidas de fluidez en la Verja se han demostrado adecuadas, como se ha podido observar a lo largo del mes pasado con las fiestas de Navidad y Reyes.

     

    Desde el Gobierno hemos hecho un esfuerzo muy importante para garantizar el tránsito lo más rápido posible y sin que afecte a las medidas de seguridad a aplicar”, afirma el subdelegado.

     

    En parecidos términos se ha expresado el presidente de la Mancomunidad de Municipios, Luis Ángel Fernández, quien también aseguraba que si había colas eran puntuales y ha defendido la política que está siguiendo el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, de dotar de la mayor fluidez posible al paso de la Verja: “Todos estamos por la labor de tener una frontera fluida y que no ocasione perjuicios a los trabajadores transfronterizos".

  • Datos

    50

    El artículo 50 del Tratado de la Unión Europea regula el procedimiento de retirada de un estado miembro, que puede producirse con acuerdo o sin él. En éste último caso, la salida se produciría de manera definitiva en un plazo máximo de dos años desde la comunicación formal.