Miércoles, 29 de Junio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

El incendio del cinematógrafo del Teatro de Variedades en Algeciras en Junio de 1912

  • Teatro de Variedades
    Teatro de Variedades
    Noticias

    El Teatro Variedades se trajo a Algeciras desde Cádiz para ser utilizado como atracción de la Feria Real de 1881. Se instaló en los Jardines de Cristina, zona de El Calvario, (actual avda. Blas Infante), dando su portada al real.

    La composición de este edificio de madera era muy sencilla, se reducía a una nave central cubierta por un tejado a dos aguas que vertía sobre dos naves laterales de altura considerablemente menor, con una superficie de 792,995 m2, en forma de rectángulo trapezoidal, con las siguientes dimensiones; 27 x 59,30 x 16,30 x 38 m.

    Sus puertas se abrían en dos temporadas del año, la principal en verano cuando, a partir de la celebración de la feria de junio, la zona se convertía en la principal zona de ocio algecireña. La otra fecha en la que este teatro cobraba una inusitada vida era durante el
    carnaval.

    Se utilizó como cinematógrafo desde 1901, el día de su inauguración como cine permanente en 1909, se proyectaron 4 películas: “ Un yerno a prueba”, “ El presidio de Tolón ”, “ La ley del perdón ” y “ Felicidad por el año ".

     

    A finales de la primera década del S XX, lo adquieren el industrial algecireño Manuel Patricio Ragel, (Director de la 1ª Fábrica de Luz de Algeciras), y Arturo Serrano López, un importante Empresario Teatral que fue también el propietario y fundador y Director del prestigioso “ Teatro Infanta Isabel “ de Madrid desde 1913, esposo de la conocida actriz cinematográfica Isabel Garcés.

    A petición de la asociación " Nueva Amistad ", José Román Corzánego y sus alumnos de la Escuela de Artes y Oficios decoraron el teatro de Variedades de Algeciras para salón de bailes de Reyes y Carnaval del año 1912.

     

    El Teatro desapareció pasto de las llamas, la noche del 12 de junio de 1912, la decoración de José Roman, y el fuerte viento reinante favorecieron la rápida propagación del incendio.





    El incendio de la película de que se estaba proyectando se informó como la causa de la destrucción de este local. El testimonio de Juanito Rios, el operador del cinematógrafo, contradice esta versión:

    “ Serían las doce menos diez minutos de la noche cuando en ocasión de estar exibiendo la película titulada “ La Posada de la Montaña ” notó el operador Juanito Ríos que un extraño resplandor se producía a espaldas de él y en un rincón de la cabina donde se hallaban varias bobinas. Inmediatamente suspendió el funcionamiento del aparato y encendió la luz de la sala.

    Al volverse para conocer la causa del suceso, vió arder varias películas, y considerando la gravedad del percance, aun cuando no podía comprender su origen, hizo funcionar el depósito de agua, . . .

    . . . A su juicio solo se explica éste, (el incendio), suponiendo la existencia de una mano misteriosa y criminal, que desde la grada introdujera la chispa inicial del siniestro.

    En demostración de su teoría y de que no ha sido el aparato el causante, dice que conserva y ha presentado al señor juez la película con que operaba. Sin duda, ésta versión ha debido ser lo más verosímil, pues el juzgado no ha dictado providencia alguna en otro sentido ”.

    Se valoraba la pérdida de los empresarios en " unos 5.000 duros ", los propietarios no habían renovado la póliza del seguro, por tanto, no tuvieron derecho a indemnización, el Ayto. tampoco les volvió a permitir edificar otro nuevo teatro allí.

    José Román y José Vecino, organizaron y participaron en un espectáculo taurino benéfico que se celebró en La Perseverancia el 23 de junio, pocos días después del incendio, para procurar fondos a los feriantes que habían perdido sus pertenencias.

    El 31 de mayo de 1927 el pleno, tras rechazar las pretensiones económicas “ desmesuradas en opinión de los asistentes “ de uno de los tres propietarios del solar, acordó su expropiación, en cuatro mil ciento sesenta y tres pesetas.

    La 1ª década del S. XX fue una época complicada para la historia general del cine. Los peligros de incendio en los cinematógrafos, dada la composición química de las películas de la época, eran enormes, y las noticias de incendios en teatros y barracones eran frecuentes. El 27 de mayo de aquel mismo año ocurrió « la tragedia de Villarreal »: el pavoroso incendio del Cinematógrafo La Luz en Castellón causó 69 muertos.

    Esto provocó que al día siguiente se cerrasen todos los teatros y cines de España y que no se autorizase su reapertura hasta que no contasen con las estrictas medidas de seguridad establecidas en la Real Orden. Como consecuencia de estos accidentes el Gobierno aprobó, por R.O. de 19 de octubre de 1913, un nuevo Reglamente de Espectáculos Públicos.

    Actualmente en ese solar está el Edificio de Sindicatos.





    Noticias relacionadas con: Cinematógrafo

  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas