Lunes, 23 de Septiembre de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

Verdemar denunciará a Acerinox por los vertidos atmosféricos

  • Se produjeron el 4 de septiembre

    Imagen cedida por los ecologistas
    Imagen cedida por los ecologistas
    Noticias

    El grupo Verdemar Ecologistas en Acción ha anunciado en un comunicado su intención de denunciar a Acerinox por los vertidos atmosféricos que se produjeron el pasado día 4 de septiembre. La “gran columna”, indican los ecologistas, “presentaba un color amarillento que cubría una zona importante de los alrededores de la acería”.

    El olor que se percibía, continúan, “procedía de las instalaciones de la factoría, probablemente algún tipo de ácido mezclado con otros componentes. Vecinos de la barriada de Palmones alertaron al Centro de Coordinación de Emergencias (112), presentando todo tipo de explicaciones por problemas respiratorios, mal estar en la garganta y otros síntomas debido el aire irrespirable  provocando una situación de salud incómoda”.

    Dicen desde Verdemar que “esta situación se viene repitiendo de forma sucesiva, procediendo a alertar al 112 en numerosas ocasiones. Estas emisiones de gases y partículas que caen encima de la población son cada vez más frecuentes. Sin ir más lejos, el día 7 de septiembre sobre las 22:00, llamaban los ciudadanos desde el barrio de Lazareto en Los Barrios. El olor a acería era intolerable según contaban, y uno de los vecinos afirmaba que esta situación se ha agravado desde la ampliación de la acería”.




    Las partículas metálicas y otros contaminantes vuelan según el viento, afectando “a la salud de los ciudadanos, la flora y fauna de la comarca. Además de todo lo anterior habría que sumar los continuos ruidos tan molestos que están influyendo en el descanso de los ciudadanos de Palmones, Guadacorte (Los Barrios) y Guadarranque (San Roque) descontrolado su vida y estado de salud”.

    En el Campo de Gibraltar existen instalaciones petroquímicas, acerías, eléctricas, portuarias y similares, rodeando la Bahía de Algeciras, “influyendo en los estuarios de ríos, contaminando el aire, estas instalaciones industriales rodean la población. La concentración industrial en este espacio provoca un efecto acumulativo de emisiones que perjudica a la salud pública”.

    Concluyen desde Verdemar señalando que “en 2018 se generaron a la atmósfera más de 10 millones de toneladas de sustancias peligrosas, entre ellas algunas tan peligrosas como el benceno o las partículas finas. Con estos datos se puede concluir que la contaminación atmosférica es un problema de primer orden y que es necesario por parte de la Junta de Andalucía corregir estas graves deficiencias”.




  • Save the children