Jueves, 25 de Abril de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

La Escuela Militar de Buceo, al mando de otro tarifeño, Joaquín Vegara

  • El capitán de navío Vegara, explicando los equipos de infiltración discreta. Foto CG
    El capitán de navío Vegara, explicando los equipos de infiltración discreta. Foto CG
    Defensa
    Hasta hace solamente un par de meses, se le conocía como Centro de Buceo de la Armada (CBA). Desde el 27 de noviembre se llama Escuela Militar de Buceo (Orden DEF/1304/2018), con lo que se reconoce en su denominación lo que ya venía haciendo desde hace décadas, que no es otra cosa que la formación de todos los buceadores de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

    Su director, el tarifeño capitán de navío Joaquín Vegara, es el máximo responsable de un grupo no demasiado numeroso pero sí muy especializado de buceadores y de especialistas en medicina subacuática.

    La base de este centro de enseñanza, en La Algameca de Cartagena, es un lugar casi idílico. Una zona totalmente resguardada con una pequeña bahía dedicada exclusivamente al adiestramiento del buceo en todas sus modalidades. Con sus muelles, atraques y embarcaciones semirígidas, es el lugar ideal para que durante todo el año se puedan realizar inmersiones controladas.

    Dos cámaras hiperbáricas de grandes dimensiones y un centro de investigación dedicado al buceo completan unas instalaciones por las que pasan todos aquellos que hacen de los fondos marinos su pasión.

    “Mi madre es de Facinas”, afirma orgulloso el capitán de navío Vegara, como para reafirmar que no puede ser más de Tarifa, donde él nació. Otro encuentro sorpresivo, el segundo, de paisanos con mando en las instalaciones de la Armada en Cartagena, durante el seminario realizado por periodistas de la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar.

    Las explicaciones se van sucediendo entre mezclas de oxígeno, helio y nitrógeno, equipos especiales de inmersión, especial preparación física y psíquica para aguantar imprevistos bajo el agua y un entorno natural que cautiva a todo el que lo visita por primera vez y que provoca un deseo irrefrenable de quedarse un rato más.


  • Te puede interesar

  • El mesón de Lolo
    unicef
    Ayuntamiento de La Línea