Jueves, 13 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Certificado el mando naval español de la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN

  • El vicealmirante Antonio Martorell Lacave, izquierda, con el contralmirante de la marina estadounidense Edward Cashman, a bordo del destructor USS Gridley (DDG 101). Foto US Navy/Cameron Stoner
    El vicealmirante Antonio Martorell Lacave, izquierda, con el contralmirante de la marina estadounidense Edward Cashman, a bordo del destructor USS Gridley (DDG 101). Foto US Navy/Cameron Stoner
    Defensa

    Dieciocho naciones aliadas participaron en el ejercicio Dynamic Mariner/Flotex 2019 (DYMR/FL19) en las costas del estrecho de Gibraltar desde el 8 al 18 de octubre pasados. El ejercicio reunió a 32 buques de superficie, dos submarinos y 18 aviones, lo que permitió a los participantes entrenar juntos en todas las áreas de guerra marítima. 

    El DYMR/FL19 de la OTAN certificó al comandante del Componente Marítimo de la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN, el vicealmirante español Antonio Martorell Lacave, quien sumirá esta función durante todo el año 2020. A la vez, estos ejercicios mejoraron la flexibilidad e interoperabilidad de las naciones aliadas. Mientras que el Mando Marítimo de la OTAN patrocinó y evaluó el ejercicio, el comandante del Cuartel General Marítimo de Alta Disponibilidad español ejerció el control operativo de todas las fuerzas, actuando como el comandante del Componente Marítimo en una operación simulada de la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN (NRF).   

    "Dynamic Mariner fue un gran esfuerzo no solo para nuestro personal, sino también un gran esfuerzo para todos los barcos involucrados", dijo el vicealmirante Antonio Martorell. El ejercicio permitió a las fuerzas aliadas, incluido el Grupo Marítimo Permanente de la OTAN Uno (SNMG1) y el Grupo Marítimo Permanente de la OTAN Dos (SNMG2), demostrar su flexibilidad y capacidad para integrarse rápidamente entre sí y con diversas fuerzas nacionales en una operación compleja de una Fuerza de Tareas que incluyó operaciones anfibias, defensa aérea, operaciones de medidas contra mimas, defensa cibernética, así como guerra de superficie y antisubmarina, según informó la Oficina de Asuntos Públicos del Grupo Marítimo Permanente 1 (SNMG1) de la OTAN.   





    "La fuerza de la OTAN se centra en nuestra capacidad de reunirnos cuando sea necesario, utilizando procedimientos y sistemas operativos comunes, y trabajando como una fuerza compuesta", dijo el comodoro de la Armada canadiense Josée Kurtz, comandante, SNMG2. "Esta es una habilidad poderosa y, como todas las habilidades, es necesario practicarla. Los ejercicios de la OTAN, como Dynamic Mariner, ofrecen la oportunidad de hacer exactamente eso, y perfeccionar nuestros procedimientos aún más, lo cual es extremadamente valioso para todos nosotros, pero especialmente para todos nuestros navegantes junior. Es impresionante integrarse en una gran fuerza multinacional por primera vez y ver cómo se ponen en práctica los procedimientos que se han enseñado, todo mientras trabaja con barcos de diferentes marinas y orígenes. Es realmente inspirador", añadió. 

    Dynamic Mariner se dividió en dos fases, la primera fase del ejercicio se centró en ejercicios de guerra antiaérea, antisuperficie y antisubmarina que se planificaron y programaron para probar la preparación de los barcos y sus tripulaciones a medida que se integraban en una fuerza más grande. Tras la finalización de la fase uno, los participantes transitaron por el estrecho de Gibraltar y comenzaron una fase en la que las fuerzas se dividieron en fuerzas 'amigas' y 'hostiles' y simularon un escenario realista de 'juego libre' que se convirtió en una operación Artículo 5 de la OTAN, donde las fuerzas aliadas actúan en defensa colectiva de una de las naciones. El Artículo 5 de la OTAN representa su papel fundamental como una alianza defensiva que establece que "un ataque contra uno es un ataque contra todos".

    "Con 18 naciones aliadas operando juntas, la similitud de los procedimientos de la OTAN fue esencial para permitirnos comenzar a operar juntos de manera segura y efectiva de inmediato", dijo el contralmirante de la Armada de los Estados Unidos, Edward Cashman, comandante de la SNMG1. "Ejercer el mando y el control de una gran fuerza en múltiples áreas de guerra es una tarea compleja y debe practicarse periódicamente", continuó. “Reunir fuerzas de tantas naciones tan rápidamente demuestra la flexibilidad e interoperabilidad inherentes de las fuerzas marítimas. La capacidad de pasar de la interoperabilidad a la integración total requiere más que equipos y procedimientos estándar; requiere practicar las comunicaciones de persona a persona para hacer que la información y la dirección fluyan suavemente hacia arriba, hacia abajo y a través de la fuerza”, añadió el contralmirante Cashman.

    Las naciones aliadas que participaron en el ejercicio fueron Albania, Bulgaria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Rumania, España, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos. Doce de ellas aportaron fuerzas en presencia y seis solo elementos de cuartel general.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas