Domingo, 3 de Julio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

El equipo de seguridad USA de la base de Rota se adiestra en la sierra del Retín

  • Realizaron el curso de capacitación para la ametralladora M240

    Un momento del adiestramiento de marineros USA en la sierra del Retín. Foto US Navy/Jacob Owen
    Un momento del adiestramiento de marineros USA en la sierra del Retín. Foto US Navy/Jacob Owen
    Defensa

    Componentes del equipo de seguridad de la US Navy en la base de Rota desarrollaron un curso de familiarización con las armas que tienen de dotación en el Campo de Adiestramiento que la Armada española dispone en la Sierra del Retín, en el término municipal de Barbate.

    Generalmente utilizado por la Infantería de Marina española para los ejercicios de asalto anfibio, el entrenamiento de los integrantes de la US Navy se centró en calificar al personal de seguridad en la ametralladora M240, de la que disponen como sistema de autoprotección. Esta ha sido la primera ocasión en que los equipos de seguridad norteamericanos han podido realizar adiestramiento y capacitación con fuego real desde 2019 debido a la pandemia de COVID-19, según la información fundida por el canal DVIDS del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

    “Este entrenamiento es muy importante para los marineros ya que la mayoría de ellos nunca han visto o tenido la oportunidad de utilizar esta arma”, dijo el maestro de armas de primera clase Austin Harvey. “Les da la oportunidad de aprender una nueva habilidad en un nuevo sistema de armas y les da la capacidad de transmitir la información que recibieron a otros marineros que quizás nunca hayan visto estas armas”.





    Según Harvey, el M240 es un sistema de armas muy confiable, pero siempre existe la posibilidad de una descarga negligente. Con eso en mente, ser capaz de operar un arma como esta en condiciones potencialmente estresantes solo hace que el entrenamiento sea aún más importante. Es por eso que se requiere que el entrenamiento se realice anualmente para cualquiera que dispare el arma y los instructores de armas deben participar dos veces al año.

    La capacitación desarrollada en esta ocasión requirió un poco más de coordinación para establecerse, ya que habían pasado más de dos años desde el curso anterior. Además, no hay un campo de tiro ubicado en la base para realizar este tipo de sesiones, por lo que fue necesario solicitar la asistencia de la nación anfitriona, España, para respaldar la solicitud.

    Se requirieron varios permisos y acciones logísticas, en estrecha coordinación con la Armada española para poder llevar a cabo esta sesión de entrenamiento. Las autoridades españoles brindaron la posibilidad de utilizar el campo de adiestramiento y proporcionando escolta de seguridad para las armas fuera de la base.

    Si bien este tipo de capacitación es rutinario y fácil de coordinar en los Estados Unidos, en el extranjero “es necesaria una asociación sólida con la nación anfitriona para cumplir con la calificación general de capacitación. Esta evolución pone de relieve que los estrechos vínculos que tenemos con nuestros homólogos españoles aquí son tan importantes como la propia formación”, según informó el Departamento de Defensa.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas