Jueves, 19 de Mayo de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Esta tarde vuelan a Estados Unidos los primeros refugiados afganos llegados a Rota

  • Las ofertas de ayuda han llegado a la base de toda España

    Refugiados llegados esta mañana a la base de Rota, esperan su turno para ser identificados. Foto LR
    Refugiados llegados esta mañana a la base de Rota, esperan su turno para ser identificados. Foto LR
    Defensa

    A las 8.00 horas de hoy ha aterrizado en la base naval de Rota el sexto vuelo con refugiados afganos operado por los Estados Unidos, con doscientas personas a bordo, según fuentes de la Embajada de los Estados Unidos en España. En total son 1.750 los evacuados llegados a la base gaditana. Para esta tarde está prevista la salida de los primeros 350 refugiados llegados a Rota con destino a los Estados Unidos, en concreto al aeropuerto de Dulles, en las cercanías de Washington, según informó la responsable de Asuntos Políticos de la Embajada de los Estados Unidos en Madrid.

    El contralmirante Ben Reynolds, director del Cuartel General Marítimo de las Fuerzas Navales de EE.UU. en Europa/África, junto a la agregada de Asuntos Políticos de la Embajada USA en España, Leana López, se desplazaron ayer a Rota para explicar a los medios de comunicación españoles la operación que se desarrolla en dichas instalaciones.

    Reynolds se mostró muy satisfecho del trabajo desarrollado en Rota, a la vez que destacó, al igual que el resto de responsables norteamericanos, la “increíble colaboración de nuestros aliados españoles”, sin la cual no habría sido posible el despliegue realizado. Además, destacó el esfuerzo de todos los miembros de las fuerzas armadas norteamericanas destacados en Rota y de los voluntarios que en número de varios cientos se encuentran implicados en la operación, por tratar “con dignidad y respeto” a los evacuados.

    El comandante de las actividades navales de los Estados Unidos en España, el capitán de navío David Baird, que ha sido el responsable de poner en marcha el operativo en la base de Rota, apuntó que “la única manera de cumplir esta misión ha sido trabajar conjuntamente con nuestros socios españoles”. Igualmente se extendió en agradecer a todos los que participan en el operativo su implicación en el mismo.

    La agregada de Asuntos Políticos de la Embajada puso de manifiesto que, en el proceso de evacuación, recepción y cribado de los refugiados intervienen diversos departamentos del Gobierno norteamericano, como los de Estado, Seguridad Nacional, FBI y Defensa, todos ellos presentes en el hangar de la base de Rota que sirve para albergar el dispositivo de recepción de quienes vienen huyendo de su país. Para mañana, miércoles, está prevista la llegada de otro vuelo con refugiados, según se explicó ayer en Rota.





    El proceso que se sigue con los evacuados al descender del avión se resume en: control de seguridad personal y del equipaje, control sanitario con pruebas COVID e historial de salud, identificación con toma de huellas y fotografía facial, proceso consular para quien precise una mayor concreción de sus circunstancias personales y asignación de alojamiento. Todo el proceso puede durar entre dos horas a cinco, dependiendo de los casos.

    El contingente de 450 voluntarios que están colaborando en las tareas de recepción y sobre todo de clasificación de la ingente cantidad de ropa, comida y juguetes que no deja de llegar a la base procedente de toda España, procede de quienes tienen pase para entrar en la base, sin que haya sido posible dar cabida a quienes no están autorizados a acceder a las instalaciones.

    El recinto donde pernoctan y viven los refugiados, una vez superados todos los pasos requeridos a su llegada, se extiende en varias manzanas de la zona norteamericana de la base, convenientemente limitada y oculta a las miradas extrañas para conservar la intimidad de los evacuados. De hecho, un puesto de control con personal armado español y norteamericano impide la entrada y salida de personal no autorizado. Varios edificios, originalmente destinados a dormitorios de tropa, y varios campamentos levantados en las semanas anteriores, completan las instalaciones, además de abundantes zonas de sobra, por donde los más pequeños circulan en bicicletas donadas por la comunidad de la base.

    Se han instalado carpas para que los evacuados puedan llevar a cabo sus obligaciones religiosas y otras para que puedan comer los menús ‘halal’ que han sido contratados expresamente por los responsables norteamericanos de la base.

    Nieves Dauzat, voluntaria de la organización ‘Navy-Marine Corps Relief Society’, no tenía palabras para agradecer la infinidad de ofertas de ayuda que han recibido de toda España, pero sobre todo del entorno inmediato a la base, para aportar lo que fuera necesario de cara a hacer más llevadera la estancia de quienes han sido trasladados, en muchos casos con lo puesto, hasta la base de Rota desde Afganistán. Lamentó no haber podido aceptar las ofertas de voluntariado que les han llegado, por las restricciones de acceso a la base.

    Al despedirse de los periodistas españoles, el comandante Baird quiso reiterar lo orgulloso que se sentía de la comunidad de la base por lo que ha hecho estos días, señalando que “mirando a los ojos de los niños que han llegado, y a los de sus padres, se comprueba que se sienten felices y seguros”. Baird añadió que la transformación que ha sufrido la base ha supuesto “un trabajo enorme, pero ha merecido la pena”.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas