Jueves, 13 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El general Roldán Tudela asume el mando de la Infantería de Marina española

  • El AJEMA preside el acto y enumera lo que se espera del nuevo COMGEIM

    El nuevo COMGEIM recibe el bastón de mando de manos del AJEMA, este mediodía, en San Fernando. Foto ARMADA/ ORP FIM
    El nuevo COMGEIM recibe el bastón de mando de manos del AJEMA, este mediodía, en San Fernando. Foto ARMADA/ ORP FIM
    Defensa

    El general de división Rafael Roldán Tudela ha asumido este mediodía el mando de la Comandancia General de Infantería de Marina (COMGEIM) en su Cuartel General, en San Fernando. Con la asistencia del Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Atonio Martorell Lacave, el nuevo COMGEIM ha recibido el bastón de mando y jurado su cargo.

    Tras la lectura del Real Decreto de su ascenso y de la Orden Ministerial que le otorga el mando de la Infantería de Marina, el nuevo comandante general se ha dirigido a los presentes resaltando que sus esfuerzos se centrarán en fortalecer la moral de los integrantes de la Infantería de Marina, así como su preparación y en particular el apoyo a la enseñanza de formación, además de impulsar el conocimiento de la historia del Cuerpo “con el convencimiento de que sólo se ama, respeta y valora lo que se conoce”.

    Tras señalar que nos enfrentarnos a un reto definido por un ambiente económico muy restrictivo, apostó por impulsar el proyecto de la Fuerza de Infantería de Marina 2040 “para adquirir las capacidades que nos son tan necesarias para construir una fuerza creíble, versátil, resolutiva y con un alto grado de alistamiento para desplegar o actuar donde se nos requiera”, pero siempre en un marco realista y pragmático.

    “No os pediré que hagáis más con menos porque es sencillamente imposible, pero sí que sigamos con nuestra preparación, ilusión, dedicación, esfuerzo, iniciativa e imaginación para seguir impulsando el nivel de excelencia de nuestras unidades”, añadió el nuevo COMGEIM.

    Por su parte, el AJEMA se dirigió a los presentes y al nuevo comandante general resumiendo cuáles son sus cometidos y lo que se espera de su mando. Tras recordar al anterior comandante general y resaltar “la magnífica labor realizada por el general de división Antonio Planells Palau”, apuntó que además de asumir la Comandancia y la Fuerza de Infantería de Marina, el nuevo COMGEIM es desde hoy el asesor directo del almirante general en todos los asuntos específicos del Cuerpo de Infantería de Marina no relacionados con la preparación. “Esta dependencia directa es el motivo por el que hoy estoy aquí, presidiendo tu toma de posesión”.

    Ante el Almirante de la Flota, recordó el AJEMA, el COMGEIM tiene la responsabilidad de garantizar que la Fuerza esté “en permanente disposición para constituir, rápida y eficazmente, organizaciones operativas capaces de llevar a cabo operaciones militares en tierra, iniciadas desde la mar. Ese es el cometido fundamental de la Fuerza de Infantería de Marina que debes garantizar”, que aporta al conjunto de las Fuerzas Armadas una capacidad estratégica única y exclusiva de la Armada.





    Igualmente, señaló que bajo la responsabilidad del nuevo comandante general se encuentra la seguridad física de las personas, bases y unidades de la Armada. Labor que requerirá “una dedicación permanente, ya que las amenazas no sólo se encuentran fuera de nuestras fronteras, sino también dentro del territorio nacional, con el enorme esfuerzo de disponibilidad de personal y medios que ello supone”.

    Y, además, no se olvidó de mencionar “la singular capacidad que proporciona, al conjunto de las Fuerzas Armadas, la Fuerza de Guerra Naval Especial, que tan bien conoces. Deberás dedicar especial atención a esta capacidad tan específica de tu Fuerza, asegurando que esté preparada para cumplir todas aquellas misiones que se le asignen”.

    El repaso pormenorizado que hizo el AJEMA lo resumió diciendo que de todas estas capacidades debe resultar “una Fuerza de Infantería de Marina armonizada y equilibrada, que garantice la excelencia en el cumplimiento de todos los cometidos que se le asignen”.

    En el cumplimiento de estas obligaciones, el almirante Martorell le pidió al nuevo COMGEIM que fuera ambicioso, manteniendo el máximo nivel de alistamiento, aunque lleno de pragmatismo a la vez, “para elevar propuestas apropiadas, aceptables y sobre todo practicables en el entorno de escasez de recursos en el que vas a ejercer el mando”.

    Tras reconocer lo limitado de los recursos de personal, le instó a realizar un “un esfuerzo de transversalidad, asegurando la presencia del Cuerpo en las diferentes estructuras de la Armada, de manera que en todos los procesos de planeamiento y decisión se consideren apropiadamente las peculiaridades de la Infantería de Marina”.

    La toma de mando finalizó con el desfile de la fuerza presente que rendía honores.




  • Magazine empresarial
    Magazine empresarial