Lunes, 6 de Diciembre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

‘Fue el último proyecto para la recuperación por vía militar del Peñón de Gibraltar por parte de España’

  • El historiador linense Alfonso Escuadra publica “Objetivo Gibraltar”

    Alfonso Escuadra en la presentación de su libro- Objetivo Gibraltar / Foto: Sergio Rodríguez
    Alfonso Escuadra en la presentación de su libro- Objetivo Gibraltar / Foto: Sergio Rodríguez
    Noticias

     

    El historiador linense Alfonso Escuadra ya tiene a la venta su nuevo libro “Objetivo Gibraltar: Entre el Plan G y la Operación Félix”. Son 894 páginas en 15 capítulos, con miles de documentos inéditos y testimonios de testigos directos en las que, como él dice, el resultado final ya se conoce, pero no tanto de su preparación y desarrollo o de sus consecuencias, que siguen siendo motivo de polémica. “Fue el último proyecto para la recuperación por vía militar del Peñón de Gibraltar por parte de España”, explica Alfonso Escuadra en la siguiente entrevista.

     

    ¿Este libro resuelve la polémica histórica sobre la Operación Felix? ¿Qué aporta el libro?

    --Hay que comenzar diciendo que esta obra no ha sido concebida pensando únicamente en los eruditos del tema, sino también en el lector en general. Por ello, en sus aspectos puramente formales, se debe al doble objetivo de responder a todas las exigencias propias de un ensayo histórico sin renunciar a la amenidad de su lectura. Con este fin, el contenido se atiene a una ajustada secuencia cronológica que resulta esencial si se desea facilitar el seguimiento de una trama complicada.

    Por lo demás, si se tiene en cuenta la interrelación que en cualquier acción armada de ámbito estratégico se da entre los aspectos militares y políticos, es fácil entender que la única manera en que un estudio de la Operación “Félix” pueda revelar el singular valor que posee desde el punto de vista histórico, sea abordándolo en toda su globalidad. En este sentido, hay que tener en cuenta que el desarrollo de sus fases de estudio, planificación y puesta en marcha se encuentra indisolublemente entrelazado con una complicada maniobra de orden diplomático, cuyo único objetivo era conseguir los requisitos imprescindibles para su ejecución. El presente trabajo se sustenta en el convencimiento de que, siendo la urdimbre y la trama de un mismo lienzo, sólo mediante el  adecuado entretejido de estos dos procesos se puede obtener una imagen precisa del verdadero papel jugado por España en la primera fase de la Segunda Guerra Mundial, así como de los episodios más controvertidos de su política exterior durante los meses que abarca ese periodo.

    Hay que tener en cuenta que, entre otros motivos, son cuestiones relacionadas con la evolución militar de la guerra las que explican por ejemplo, el salto adelante protagonizado por Franco en junio de 1940, la naturaleza e incluso el resultado de las conversaciones mantenidas por el ministro Serrano Suñer en Berlín a comienzos del otoño siguiente, el alcance real de los compromisos a los que se llegó tras la conocida entrevista de Hendaya o el hecho de que España no llegara finalmente a sumarse de forma activa a la lucha sostenida por la alianza del Eje. Asuntos todos ellos que, por increíble que parezca, se encuentran aún hoy inmersos ciertamente en una polémica que, lejos de dirimirse en cuestiones de matices, sigue enfrentando posturas esencialmente irreconciliables.

    Así se explica que, cuando la segunda década de este siglo acaba de concluir, muchas de las grandes preguntas sigan en gran medida abiertas: ¿Estuvo Franco dispuesto a entrar en la guerra? ¿Se trató de una tentación breve o de un anhelo sostenido en el tiempo? ¿Qué trascendencia cabría otorgar a la misión protagonizada por el general Vigón? ¿Lo de Serrano en Berlín fue contemporizar frente a la amenaza alemana o negociar la entrada de España en la guerra? ¿Hubo o no hubo acuerdo en Hendaya?

    Objetivo Gibraltar  Foto: Sergio Rodríguez
    ¿Cuál fue el alcance del interés de Hitler en la beligerancia española? ¿Qué grado de importancia estratégica cabría otorgar a la operación de Gibraltar? ¿Cómo estaba planteada desde el punto de vista táctico y logístico? ¿Habría supuesto el fin del tan cacareado mito de la Fortaleza inexpugnable? ¿A qué se debió que, a pesar de los compromisos adquiridos, España se mantuviese finalmente al margen del conflicto?, etc., etc.

    Muy inspirado en la técnica de la “doble perspectiva” antes mencionada, el presente trabajo pretende contribuir a dar respuesta a esas preguntas.

    ¿Cuánto y cómo estuvo de cerca España de facilitar a Alemania la ejecución de la Operación Félix y, por tanto, de intervenir en la II Guerra Mundial?

    Eso es precisamente lo que el lector va a encontrar en el libro. Hay que tener en cuenta que el gran problema con el que se enfrenta cualquiera que aborde un trabajo de este tipo es mantener el interés en una complicada trama diplomática y estratégica de la que conoce el final. Valga el simil, ya se ha localizado el cadáver y el interés ahora es conocer el móvil, acertar con el desarrollo de la historia y finalmente identificar al responsable o los responsables. Siendo pues uno de los puntos centrales de interés para los posibles lectores, me va a permitir que invite a estos a descubrir por sí mismo, entre otras cosas, hasta qué punto estuvo España implicada en la operación combinada para tomar Gibraltar y cuán cerca estuvo de la intervención en la Segunda Guerra Mundial. Estoy convencido de que se van a encontrar con muchas sorpresas.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS II- ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS II- ARCGISA


    ¿El Reino Unido conocía la Operación Felix entonces? ¿Cómo actuó Londres y qué medidas adoptó en Gibraltar?

    Tras la derrota de Francia, los británicos fueron muy conscientes del peligro potencial que existía de que su colonia de Gibraltar, punto esencial en el sistema de comunicaciones que unía la metrópoli con su Imperio, se convirtiese en objetivo estratégico del Eje. Desde ese momento se puso en marcha un importante programa con la finalidad de incrementar su capacidad defensiva aunque inicialmente con una enorme limitación de medios. Si estas medidas iban a ser o no suficientes para resistir una operación como la que se estaba preparando, es algo que igualmente el lector puede encontrar en el libro. Por otra parte, dentro del plano diplomático fueron los meses en los que la embajada británica centró su principal misión en mantener a Franco fuera de la guerra. Un objetivo que intentaron alcanzar empleando una inmisericorde combinación de ofertas de ayuda y amenazas de bloqueo económico cuyos efectos, los lectores también podrán sopesar por sí mismos.

    ¿Es, históricamente, el último proyecto militar español para la recuperación de Gibraltar?

    Dado que se trató de una operación combinada hispano-germana, puede decirse efectivamente que fue el último proyecto para la recuperación por vía militar del Peñón de Gibraltar por parte de España.

    ¿Ha habido consecuencias de aquella Operación que perduren hasta la actualidad en Gibraltar y el Campo de Gibraltar y, más específicamente, en La Línea?

    Son muchos los restos en la zona que, de una forma u otra estuvieron relacionados con aquella operación. Unos perceptibles a simple vista y otros no tanto. Al Sur de la Verja están, por ejemplo, muchos de los emplazamientos artilleros y obras defensivas de Gibraltar, en especial los practicados en sus galerías. O las huellas que en el subconsciente colectivo gibraltareño dejó la evacuación de la población civil. Al norte de la Verja están los búnkeres del sistema Jevenois, en especial aquellos diseñados para acoger el despliegue artillero que iba a ser eventualmente empleado contra la plaza. Eso por no hablar de las obras de infraestructura, reparación de vías, preparación de puentes, localización de puestos de mandos, etc., cuyos restos aún se conservan.

    ¿El Reino Unido ha mantenido hasta hoy la militarización del Peñón?

    Como demostró mi estimado amigo Angel Liberal, quien además es el autor del prólogo del libro, Gibraltar sigue siendo hoy día una base militar de enorme importancia estratégica con una ciudad en su interior, aunque una inmensa mayoría de la población de su entorno ni siquiera acierte a percibirlo.

    ¿La presencia de las instalaciones militares británicas actuales, repartidas por todo el Peñón, explican la resistencia de Londres al proceso de descolonización de Gibraltar, de acuerdo a los términos establecidos por Naciones Unidas en 1965?

    Hace ahora ochenta años, Gibraltar rindió un servicio muy importante a la causa aliada y prueba de ello fueron los esfuerzos desplegados en su momento por Alemania para procurar su toma. Como acostumbraba a decir mi buen amigo el Col. Arturo Ferrari, además de una base esencial para el despliegue de la Royal Navy o el tráfico marítimo británico, llegó a ser el único territorio del continente europeo donde ondeaba la bandera inglesa. Afirmación que Eisenhower avaló en su día al considerar que gracias en gran medida a esta base se pudo realizar la operación de apertura del segundo frente en el otoño de 1942 con los desembarcos aliados en el Norte de Africa. No es extraño pues que Gran Bretaña se resista a dejar de ejercer el control total sobre un estratégico emplazamiento que, hoy como entonces y como hace trescientos años, le ha prestado y le sigue prestando un importante servicio.

    MILES DE DOCUMENTOS INEDITOS

    El libro de Alfonso Escuadra se basa en fuentes primarias obtenidas directamente por el autor en los ámbitos político, diplomático y militares disponibles, lo que supone, además de una completa bibliografía sobre el asunto tratado, la puesta al conocimiento del lector de miles de documentos inéditos procedentes de los centros de documentación y archivos más importantes de Europa y América, así como entrevistas a testigos de los hechos, fotografías y material fílmico procedentes de colecciones y filmotecas tanto de carácter público como privado.

    El libro “Objetivo Gibraltar: Entre el Plan G y la Operación Félix” ya se encuentra a la venta y disponible en las librerías de los centros comerciales del Corté Inglés en toda España y próximamente será presentado formalmente en Madrid.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas