Viernes, 19 de Abril de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

Gibraltar contra Gran Bretaña

  • Antigua batería del ejército británico en Gibraltar. Foto APG
    Antigua batería del ejército británico en Gibraltar. Foto APG
    Historia
    El discurso anticolonialista es enfocado desde Gibraltar con relación a España, olvidando que el país colonizador es Reino Unido. Sin embargo, en este viaje que hacemos a través de la historia podrá comprobarse que no siempre estuvo en esa línea. 

    En diciembre de 1977 se ponía en marcha el Partido Socialista de Gibraltar, aunque su fundación oficial data del año siguiente. Hasta entonces la presencia de la izquierda se hallaba a nivel sindical, por lo que la nueva formación, hoy gobernante en el Peñón, resaltaba que «los trabajadores deben tener un partido propio que luche continuamente por sus intereses, y por todos aquellos otros intereses cuyo medio de vida esté entretejido con el bienestar global de la clase trabajadora, como por ejemplo los pequeños empresarios». 

    Sus primeros documentos ideológicos y de análisis fueron dos: «La necesidad de un Partido Socialista» y «Descolonización y principios socialistas». A este último me refiero para enlazar con el principio.

    El Partido Socialista Laborista de Gibraltar (GSLP), como hoy se denomina, argumentaba en sus inicios que «el colonialismo siempre ha supuesto una forma generalizada de la esclavitud. Una nación se apodera de un territorio que no es suyo y utiliza ese territorio, la mano de obra de ese pueblo, los recursos naturales y los medios de producción para el bien de su propia economía».

    Y en este sentido, añadía: «Gran Bretaña, como tantos estados imperialistas, ha presumido en voz alta de su sistema democrático; mientras practicaban una dictadura sobre las colonias. Las indignidades personales a las cuales son sometidos los súbditos coloniales deberían servirnos de constante ejemplo y argumento para ver la necesidad de ser descolonizados».

    Constataban los socialistas gibraltareños las diferencias sociales entre el personal británico destinado en la colonia y el pueblo gibraltareño, recordando que «cada vez que uno de nuestros obreros en el sector público recibe un salario, recibe al mismo tiempo un recuerdo de su inferioridad y de que vive en un estado colonial».

    En su análisis, el partido declaraba: «frecuentemente el colonialismo logrará mantener sus garras sólo porque coloca al territorio en estado de dependencia. Deliberadamente evita todo desarrollo industrial que pudiera ser la base de una futura independencia». Esa argumentación, muy acertada desde la óptica de los territorios oprimidos, era profundizada con la denuncia de los métodos empleados por el imperialismo: «a través de un sistema educativo muy sofisticado al servilismo, copa los medios de comunicación de masas, despliega pomposamente la fuerza militar, recluta adeptos a su causa sin formación social y obstruyen a los líderes naturales que salen del pueblo colonizado».

    Desde ese planteamiento contra el colonialismo británico, los socialistas locales, hacían un llamamiento a no olvidar que Gibraltar era la única colonia en Europa, y que si no se producía un cambio, acabaría siendo la única en todo el mundo.

    De otro lado, se hacían prevalecer los intereses de clase sobre cualquier otro. Porque aunque reconociendo el «potencial dinámico de los nacionalismos» dentro de los territorios coloniales, primero afirmaban su condición de trabajadores «y después gibraltareños».

    Por ello, añadían  «al buscar una solución al futuro de Gibraltar, solicitaremos consejos, apoyo y opiniones del movimiento internacional socialista; por supuesto, principalmente, de los partidos obreros de Gran Bretaña y España»

    El GSLP consideraba «un deber histórico preparar el camino de la planificación del socialismo, que acabará implantándose, aunque sea en una comunidad pequeña como es Gibraltar».

    Unos meses antes, en agosto de ese año, aparecieron pintadas en distintos puntos de Gibraltar -especialmente en los ocupados por instalaciones militares-, contra el trato injusto por parte del ejército británico hacia los gibraltareños. Luis José Guio fue detenido por estas acciones que firmaba el desconocido Frente Nacional de Liberación de Gibraltar. En unas declaraciones a la prensa Guio justificó esa campaña, en todo momento pacífica, «en la fuerte reacción que se extiende en una gran parte de la población gibraltareña contra el abuso de las autoridades militares británicas, que se reservan para la guarnición lo mejor de Gibraltar». 


  • Te puede interesar

  • PublicidadAyuntamiento de La Línea
    Publicidadunicef
    Publicidadcruz roja