Martes, 28 de Junio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Cien años de una de las peores inundaciones en el Campo de Gibraltar

  • Las zonas cercanas a los ríos Guadarranque y Palmones se desbordaron

    Cien años de una de las peores inundaciones en el Campo de Gibraltar
    Postal de la Plaza Alfonso XIII (hoy Andalucía) y la Alameda, año 1921. FOTO NG
    Historia

    En febrero de 1921 tuvo lugar un fuerte temporal de agua que provocó grandes daños en el Campo de Gibraltar, principalmente en las zonas cercanas a los ríos Guadarranque y Palmones, cuyas aguas se desbordaron. Las lluvias se sucedieron a lo largo de los días 11, 12 y 13, viéndose impotente las autoridades para afrontar la situación.

    El alcalde sanroqueño Bernardo Souza remitía el día 13 al diputado del distrito, José Luis Torres Beleña el siguiente telegrama: “Lluvias torrenciales ocasionando graves daños este término. Puente carretera Cádiz-Málaga kilómetro 112 hundido. Urge visite Ministro de Fomento para recomposición. Compañía Ferrocarriles Andaluces convendría restableciera tren corto Ronda-Algeciras. Comunicaciones entre estos pueblos dificilísimas”.

    En efecto, una de las consecuencias fue el corte ferroviario de Algeciras a Ronda, motivando el alojamiento apresurado de un grupo de viajeros en hoteles algecireños.

    El hundimiento del puente de Guadacorte, en el término de Los Barrios, dejó incomunicada la zona con los pueblos vecinos y la propia provincia. La Línea sufrió grandes daños en su infraestructura urbana y muchos vecinos vieron sus casas completamente anegadas. La “carretera del Estado”, la mejor dotada entre San Roque y La Línea, era una laguna, incluso a la altura de la cuesta de la Cruz.

    En Palmones, perteneciente también a la villa barreña, la situación era especialmente grave. La prensa de Algeciras y los presidentes de sociedades de dicha ciudad abrieron una suscripción para socorrer a los damnificados, la mayoría pescadores que habían perdido también las barcas con las que se ganaban la vida.

    Pero muy cerca, en la aldea sanroqueña de Guadarranque, la situación era similar, solicitando su alcalde pedáneo ayuda urgente. El Ayuntamiento que, atendiendo la orden del gobernador militar, había enviado víveres y ropas a los vecinos de Palmones, se veía con dificultades para socorrer a los damnificados de la barriada sanroqueña.

    A su paso por la barriada de la Estación de San Roque el desbordamiento del río había provocado una situación de extrema gravedad. En la calle Río había afectado a 16 familias; en la calle Ancha a 9; en la de Sevilla, 6; en Ledesma, 3; en Explanada, 6, y en Barrio Bajo del Río, 19. Los daños se estimaron en 4.435 pesetas.

    El día 23 el alcalde de Algeciras, Pedro Mónaco, comunicó a sus homólogos campogibraltareños que había recibido un telegrama del diputado Torres Beleña, anunciando su visita, acompañado del director general de Obras Públicas. El encuentro con los representantes de los ayuntamientos se anunció para el 25 en el Consistorio algecireño, aunque no tuvo lugar hasta el 2 de marzo.

    San Roque estuvo representado por el presidente de la comisión especial formada al efecto, el teniente alcalde Gundemaro Alcaide. La comisión, de la que también formaban parte los ediles Manuel Rodríguez, Francisco Emilio Rendón, Jaime Herrero, Juan Linares, Félix Gómez y Juan A. Rodríguez se reunió previamente en la sede del Casino del Recreo, donde ultimaron los detalles de la misma.





    Los daños expuestos referidos al municipio fueron los siguientes:

    Entrada del Carril.- Destrozado el camino desde El Toril a la entrada de la población por haberse llevado las aguas el firme, estando amenazado de quedar cortado por la alcantarilla.

    Altura de Los Cañones.- Corrimiento de los terraplenes que amenaza arrastrar a los edificios cercanos y destrozos de importancia en la carretera que los cruza.

    Final de la calle de la Cruz.- Derrumbamiento del muro de contención en toda su extensión que hará que toda la calle quede destruida, así como sus edificios.

    Calzadas de las fuentes del Chorro y María España.- Completa destrucción de ambos caminos que hace imposible la comunicación con dichas fuentes, únicas de agua potable con que la localidad cuenta.

    Camino vecinal de La Fuentecilla.- Destruidas las riberas y los terraplenes. La necesidad de arreglo inmediato para no cortar el tráfico y la comunicación de La Línea y la Estación, debido a la rotura de una alcantarilla en la carretera del Estado. Se ha visto obligado el Sr. Alcalde a arbitrar recursos de particulares como préstamo para evitar un grave perjuicio general al quedar cortada por completo tan importante comunicación.

    Camino del Almendral.- Grandes derrumbamientos y profundidades en el mismo, que hace imposible el tránsito de ninguna forma.

    Camino de Colmena.- Grandes destrozos en la calzada y peligro inmediato de hundimiento del puente sobre el arroyo Colmena”.

    El resto de ayuntamientos también presentaron su relación de daños, esperando las ayudas oficiales prometidas por el diputado, que visitó los lugares más afectados. Con gran esfuerzo las poblaciones de la comarca fueron alcanzando la normalidad. Atrás quedaban unas inundaciones que, aunque hoy olvidadas, merecen pasar a la historia de los desastres naturales producidos en el Campo de Gibraltar.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas