Lunes, 23 de Septiembre de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

El día en que Pablo Iglesias paralizó La Línea

  • El fundador del PSOE durante un mitin. (Fundación Pablo Iglesias)
    El fundador del PSOE durante un mitin. (Fundación Pablo Iglesias)
    Historia

    La llegada del líder y fundador del PSOE y la UGT pasa por ser uno de los grandes acontecimientos en la historia de La Línea. Sin embargo, esa visita es prácticamente desconocida. El multitudinario recibimiento, la expectación que levantaron sus mítines se correspondía con el prestigio de quien había logrado ser el primer diputado socialista en España y, por supuesto, a la importancia que el Partido Socialista tenía en la ciudad en esa época, y el movimiento obrero en general.

    La realidad de La Línea, al lado de la colonia de Gibraltar, condicionaba –hoy ocurre en menor medida– la actividad laboral. Al contrario que ocurría en gran parte de Andalucía donde la tierra era el factor de producción cuya tenencia erigía las relaciones sociales y de producción que caracterizarían al territorio andaluz invariablemente desde la Revolución liberal. 

    En 1879 se fundó el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), siendo su figura más destacada el tipógrafo Pablo Iglesias. En 1886 apareció el semanario El Socialista y dos años más tarde surgiría la Unión General de Trabajadores (UGT). Señala Gerald Brenan que «constituía una sindical de tipo democrático social ordinario, moderado y disciplinado y sin ningún objetivo revolucionario inmediato. Sus huelgas fueron pacíficas y encaminadas solamente a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores»

    En el período a que se refiere el hispanista británico las organizaciones socialistas prendieron rápidamente en La Línea, mientras que en otras poblaciones de la comarca (San Roque o Los Barrios, con extensas propiedades de tierras, por ejemplo, se hacían fuertes los sindicalistas de la CNT). En el caso de la primera, habría que exceptuar a la ugetista Sociedad de Obreros Panaderos, y ya en época republicana, la de trabajadores del mar.

    La Agrupación Socialista de La Línea había ingresado en el PSOE hacia 1908,  el mismo año en que también lo hizo la de Algeciras. Sin embargo la linense fue especialmente activa, llegando a participar en varios congresos estatales. En 1919 contaba con medio centenar de militantes de Juventudes Socialistas

    La visita de Pablo Iglesias a La Línea, en octubre de 1915, supuso el reconocimiento de la instancia más alta del partido a una militancia fiel y nutrida.




    El recibimiento al  líder de los socialistas españoles fue apoteósico por parte de los obreros linenses, que en masa acudieron a los actos organizados. Iglesias ofreció  dos mítines en el teatro Parque de la Victoria los días 16 y 17.

    El veterano político  destacó que la lucha obrera, «no solamente ha de ser local de los trabajadores, sino general e internacional, por ser universal la explotación que con el obrero se practica», según informaba el corresponsal del periódico El Socialista.

    Asimismo, hizo especial hincapié en el combate en el campo político. «Para luchar en el terreno económico, ejercer la acción política, para hacer presión sobre el Estado, a fin de que las mejoras obtenidas en el orden económico se conviertan en leyes, que aunque defectuosas, benefician a los obreros». Argumentos en los que abundó en el segundo mitin, como continuaba informando el órgano del partido: «Con gran elocuencia dijo que los socialistas jamás desean que se derrame la sangre proletaria, pero que para implantar nuestro ideal, la revolución, quieran o no, se hará. Políticos y capitalistas nos ayudan inconscientemente. La revolución se hará, pero acaso sin costar una gota de sangre, porque nos apoderaremos de los municipios, las diputaciones y se aumentará el número de diputados a Cortes. Pero para esto es indispensable que el obrero se vaya capacitando y haciendo uso de arma tan poderosa como es el sufragio en días de elecciones»

    Entre los asistentes se hallaba un grupo de simpatizantes sanroqueños. El periódico da cuenta de la intervención del  «compañero Fures, joven abogado de San Roque»«simpatizante del ideal socialista», quien saludó a Iglesias «en nombre de un grupo de republicanos de San Roque».

    Al año siguiente la huelga general  por el encarecimiento de los productos de subsistencias debido a la Guerra Europea, paralizó La Línea y San Roque, incluso el comercio hizo causa común con las sociedades proletarias, «hasta los vendedores de agua a domicilio dejaron el servicio», recogía la prensa obrera.

    Pero la huelga alcanzó a Gibraltar, donde, según informó El Socialista «hubo paralización absoluta. Los coches y tiendas, mercado etcétera, no funcionaron».

    La historia del movimiento obrero linense, y por ende del resto de la comarca, ha estado olvidada durante muchos años. Ilegalizadas las organizaciones sindicales  y perseguidos sus dirigentes durante el franquismo, no es fácil acceder a información de los años más álgidos. No obstante, en las investigaciones que Rubén Pérez Trujillano y yo venimos realizando para reconstruir esa parte de la historia campogibraltareña, se ha podido rescatar una información que creemos interesante, y que, en el caso linense tendría su continuidad en la II República con nuevas iniciativas como el Partido Sindicalista de Ángel Pestaña, donde militó el periodista y escritor Ángel María de Lera durante su estancia en la ciudad, o la Sociedad de Albañiles y Peones El Trabajo, de cierto peso y del que conocemos su participación en varios conflictos, que obligó a la mediación de los alcaldes respectivos de La Línea y San Roque.