Jueves, 5 de Diciembre de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

El extraño viaje del Pendón de Gibraltar

  • Una imagen inédita de Pendón de Gibraltar en el altar zaragozano, a la derecha de la Virgen del Pilar (Archivo Municipal de San Roque)
    Una imagen inédita de Pendón de Gibraltar en el altar zaragozano, a la derecha de la Virgen del Pilar (Archivo Municipal de San Roque)
    Historia

    En aquella España recién salida de la guerra civil, donde la miseria y las penalidades inundaban la gran mayoría de los hogares, donde muchas familias se veían apartadas de sus seres queridos presos o exiliados, y la Iglesia ejercía un poder omnímodo, había poco que contar más allá de las crónicas de los combates de la II Guerra Mundial, aparecidas en la prensa.

    Sin embargo, en agosto de 1940, el Consejo Superior de Juventudes de Acción Católica hizo público un manifiesto bajo el lema “Al Pilar”, llamando a una peregrinación de todas las provincias de España a Zaragoza. Se trataba de celebrar -según señala la tradición cristiana-, la aparición de la Virgen María al apóstol Santiago a orillas del Ebro, en el año 40 después de Cristo.

    El Consejo Superior y la Unión Diocesana de Zaragoza se encargó de la organización para atender a más de 25.000 jóvenes, desplazados en trenes especiales desde todos los puntos del país, además de Portugal.

    La provincia de Cádiz contó con una nutrida representación y entre ella destacó San Roque dado que, a la cabeza de la misma, sería llevado el Pendón de Gibraltar. La iglesia gaditana y las autoridades locales de cada población, iniciaron una fuerte campaña de animación: “¡Gaditanos a Zaragoza! A postrarse ante el bendito Pilar para rendir pleito homenaje de filial devoción y amor a la Santísima Virgen, que se dignó, todavía en carne mortal, venir a aquella ciudad, para establecer su reinado sobra la Nación Española”.

    Para dar mayor trascendencia a ese viaje y resaltar la importancia de la insignia, el alcalde de San Roque Pardillo Govantes, se dirigió al de Zaragoza informándole que la enseña estaría en el Pilar y sería portada por el cronista oficial José Domingo de Mena.  Dado el interés que presentaba la ocasión, el ayuntamiento maño, hizo público un llamamiento “a todas las personas del pueblo de San Roque que residan en Zaragoza se pasen por la alcaldía para recibir instrucciones relacionadas con el acompañamiento de la célebre enseña histórica”.

    En un telegrama remitido por Domingo de Mena al Consistorio sanroqueño se informaba del recibimiento dado al antiguo estandarte el día 31 de octubre: “Entrada Zaragoza desfile solemne fue acogido fervoroso entusiasmo aplaudiendo público a su paso y siendo recibido Basílica representante señor Obispo besó emocionado augusta enseña quedando depositada propia Capilla del Pilar”.



    Tarifa plana autónomos - Junta de Andalucía
    Tarifa plana autónomos - Junta de Andalucía


    El desfile de las provincias duró más de dos horas y, aunque la peregrinación sólo era para personal masculino, la Juventud de Acción Católica regaló un manto para la Virgen confeccionado por las Adoratrices de Madrid.

    Si bien las distintas delegaciones católicas portaban estandartes de sus respectivas poblaciones o réplicas de las advocaciones marianas de sus localidades, sería el Pendón el que recibiera un trato de honor. No sólo fue depositado junto a la imagen de la Virgen del Pilar, sino que recibió honores en el propio ayuntamiento zaragozano, hasta donde llegó con una comitiva precedida de maceros.

    La insignia sanroqueña quedó colocada en la vitrina, donde se hallaba la histórica bandera de Zaragoza. De todo ello se levantó un acta en presencia del secretario municipal, el de la Diputación Provincial de Cádiz y el cronista de San Roque.

    Durante la tarde  los peregrinos gaditanos visitaron las iglesias, el joyero de la Virgen y el llamado tesoro artístico. Por la tarde, tomaron el tren especial de regreso.

    A su llegada a Cádiz el Pendón fue expuesto en el salón regio de la Diputación Provincial, donde fue visitado por numeroso público. En la capital de la provincia el artífice de la idea, José Domingo de Mena, intervino ante los micrófonos de Radio Cádiz.

    Ya en San Roque fue recibido con todos los honores por las autoridades municipales, teniendo lugar en la Casa Consistorial una solemne sesión pública. Había finalizado el extraño viaje del Pendón, logrando ser noticia en unos diarios que continuaban hablando de una guerra que asolaba al viejo continente europeo, mientras España también vivía su propia tragedia.




  • Manos Unidas