Martes, 24 de Noviembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

Gibraltar, llave del Estrecho y Ciudad de la Victoria

  • Don Rodrigo en la batalla de Guadalete. Bernardo Blanco, 1871. Museo del Prado
    Don Rodrigo en la batalla de Guadalete. Bernardo Blanco, 1871. Museo del Prado
    Historia

    ¿Realmente desembarcaron los musulmanes en lo que hoy conocemos como Gibraltar, o lo hicieron en una zona cercana más proclive a la estrategia militar? Sea como fuere el hecho histórico, señalado el 27 de abril de 711, que todavía discuten algunos historiadores sería el origen del actual nombre de Gibraltar (Gebal o Yebel-Tariq, monte de Tariq), por estar las fuerzas invasoras comandadas por el general Tariq Ibn Ziyad.

    Esa discrepancia no es nueva respecto de la presencia musulmana en territorio hispano. Prueba de ello fueron las polémicas suscitadas por Américo Castro y Sánchez de Albornoz. En este sentido, el protagonismo de Tariq tampoco parece suficientemente aclarado. Ni tan siquiera si existió la incursión del año anterior, la avanzadilla exploradora de otro Tariq (Tarif Ibn Malik Nakli), que alcanzó Mellaria –Tarifa–. El mito y las fuentes tardías en el relato no ayudan a despejar la nebulosa.

    Tampoco resulta evidente, según González Ferrín, que las huestes beréberes, teniendo en cuenta la autonomía con que contaba el norte africano, obedecieran órdenes directas de Damasco cuando se produjo la arribada, aunque el gobernador Musa Ibn Nusayr se hallaba bajo el mandato de los Omeya.

    La colaboración directa del conde Julián, gobernador bizantino de Ceuta con la fuerza beréber –mayoritaria a la árabe– pareció no admitir mucha discrepancia, pues fue tachado de traidor por facilitar los barcos a los invasores. Pero tampoco ello quedaría aclarado. Al menos, la circunstancia en que tal contribución tuvo lugar. No convendría ignorar las revueltas que ya tenían lugar en el futuro Magreb y que amenazaban la plaza ceutí, una realidad que obligaría a una negociación que la salvara de inmediatas agresiones.

    Volviendo al inicio, desembarcar en el istmo no parecía lo más aconsejable teniendo en cuenta el combate de los vientos. Más propicio era hacerlo en la costa conocida como Punta Mala, en la actual barriada de Campamento, o entre este punto y la ciudad romana de Carteia. George Hillls apunta en esa dirección.  



    Campaña Vacunación Gripe - Junta de Andalucía
    Campaña Vacunación Gripe - Junta de Andalucía


    Asimismo está la franja de playa desde Palmones a Guadarranque, algo más cerca de Iulia Traducta Algeciras–, ciudad que inmediatamente fue tomada, tras pasar por Kartayena –Carteia–. Algunos cronistas árabes se refirieren a una cierta resistencia que podría situarse en la antigua ciudad romana, si se considera que existió un templo visigótico sobre el que se supone sería levantada la primera mezquita peninsular.

    Por su parte, el historiador gibraltareño Tito Benady, al igual que otros colegas españoles, sostiene que fue en el Peñón, tal vez en La Caleta Colorada. Recogiendo el relato de los autores árabes Ibn Abal-Hakam (siglo IX), Ibn el-Athir (siglo XIII) y Al-Makkari (siglo XVII), Benady asegura que ello demuestra en términos muy claros que Gibraltar fue el primer sitio donde se atrincheró Tariq mientras que sus fuerzas hacían el cruce paulatino del Estrecho, y agrupó su ejército antes de enfrentarse con las fuerzas cristianas».

    El grueso de ese contingente habría acampado en un lugar de la actual Algeciras, que sería bautizado por los musulmanes como Al Yazira al Jadra –la Isla Verde–. Al arribar la tropa africana al lado europeo del Estrecho comenzó el calvario del reino visigodo de Toledo, donde la subida al trono se hacía de manera electiva entre los grupos de presión.

    El siguiente capítulo se produjo unos meses después con la batalla de Guadalete. La derrota de Don Rodrigo, y su presumible muerte en la misma, fue el reflejo de la descomposición de un reino en pleno conflicto: la guerra en el norte de Hispania contra los vascones –donde se hallaba combatiendo el propio monarca en el preciso momento de la invasión musulmana–, y que había dejado desguarecido el sur, y la traición de los herederos de Witiza, al que había sucedido Don Rodrigo tan sólo un año antes.

    Por su parte, Gibraltar y la bahía de Algeciras, llave del Estrecho, habían vivido su primer gran momento histórico. No sería hasta 1160 bajo el pabellón almohade cuando se fundara la ciudad de Gibraltar, que proyectada por el malagueño Al-Hajj Yaish, recibió el nombre de Madinat al-Fath «Ciudad de la Victoria». 




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas