Viernes, 1 de Julio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Hace cien años: subida de la luz y quejas en el Campo de Gibraltar

  • Algeciras y San Roque, las más afectadas

    Hace cien años: subida de la luz y quejas en el Campo de Gibraltar
    Farola eléctrica en la Plaza Alfonso XIII, hoy Andalucía. Postal de 1921. FOTO Archivo Municipal
    Historia

    La subida de la luz y el consecuente malestar ciudadano no es cosa nueva. Aunque no se debía a los vaivenes del mercado internacional de la energía, pues los precios se negociaban muchas veces con los propios ayuntamientos, la situación creó conflictos en el Campo de Gibraltar.

    La subida más importante se produjo en Algeciras y el descontento entre el vecindario no se hizo esperar, registrándose numerosas protestas ante el Ayuntamiento y las oficinas de la empresa. En noviembre de 1920 la Central Eléctrica Conté, suministradora del fluido eléctrico a la población, anunciaba una subida de precio. No era un incremento cualquiera, pues lo situó en un 20 por ciento para el 1 de diciembre.

    Para “preparar el cuerpo” a los usuarios no escatimó mensajes publicitarios: “Siempre nuestros precios serán más económicos al de muchas localidades de esta provincia, incluso la capital”.

    Tampoco es nuevo el conflicto entre autoridades y eléctricas. Siguiendo con Algeciras, en 1921, el alcalde Pedro Mónaco de Torres exigió mejoras en el suministro desde la fábrica de electricidad propiedad del industrial Manuel Patricio Ragel -había sustituido a la empresa Conté-, ubicada en la calle Muro. El alcalde denunció las deficiencias constantes y el empresario consideró que las condiciones municipales eran excesivas.

    Cuando la empresa pretendió rescindir el contrato, la primera autoridad requirió la intervención del gobernador civil. Mónaco alegó que esa medida dejaría a la ciudad sin energía eléctrica. Así lo consideró el gobernador, rechazando la intención del contratista.

    En enero del siguiente año el problema del suministro parecía tener visos de solución, pues las principales localidades de la comarca serían suministradas por la Compañía Sevillana de Electricidad. Partiendo de las centrales establecidas en la Estación de Gaucín se tendería una línea de alta tensión hasta el término de San Roque. En esta ciudad se instalaría una subestación al objeto de establecer sendas líneas de transporte de energía a las ciudades de Algeciras y La Línea.





    La compañía comenzaba a introducirse en toda Andalucía. Y en ello estaba comprometido Jacobo Hunziker, director del Departamento del Guadiaro.

    Y de la ciudad de la bahía a San Roque. En este municipio la sustitución de la compañía La Eléctrica de San Roque por la Sevillana de Electricidad motivó la preocupación de los vecinos. El cambio, producido en el año de 1925, trajo consigo la subida de las tarifas marcadas por el Ayuntamiento. Más de cincuenta vecinos se dirigieron por escrito al Consistorio para evitar dicho incumplimiento.

    Como el servicio no llegaba a todos los puntos, en la barriada de Campamento, un grupo de ciudadanos solicitó la colaboración municipal para que se instalasen lámparas en la casa que ocupaba la Guardia Civil. Aunque el Ayuntamiento estaba de acuerdo, otra cosa era la factura, pues ya no se trataba de una empresa expresamente local que negociaba condiciones y cuantía con la autoridad municipal.

    Las gestiones para dotar al municipio de alumbrado eléctrico se iniciaron en 1911, llevando a la firma de un contrato con el empresario gibraltareño Abraham E. Serfaty. En 1912, Andrés Cano Sola sustituyó en la alcaldía a Manuel Rodríguez López, interesándose especialmente por este servicio que acercaba la localidad al progreso. Finalmente, tras el acuerdo entre el referido empresario y la nueva sociedad La Eléctrica de San Roque, dirigida por José María de Sola Monrabal, el proyecto, paralizado largo tiempo, pasó a la empresa local.

    La Eléctrica de San Roque se encargó -ya en 1913-, de la instalación del alumbrado en la ciudad y las barriadas de Puente Mayorga y Campamento. El 14 de marzo de ese año se aprobó la instalación del alumbrado en la Casa Consistorial (31 lámparas: 27 en el edificio y 4 en la Plaza Weyler o Plaza de Armas), la cárcel (20) y el reloj público (una).

    El progreso continuaba su camino y aunque tardíamente, los avances iban llegando a la comarca. En 1913 el Ayuntamiento de San Roque hacía gestiones para la instalación del servicio telefónico en la ciudad que, en principio, sólo mantenía enlace con La Línea y Algeciras. Otro servicio que estaba pendiente de algunos flecos para su ejecución era el abastecimiento de agua potable desde los manantiales de la Sierra del Arca. Manantiales propiedad del empresario Pedro Castilla Delgado, quien negoció con el Ayuntamiento el suministro a la ciudad, entonces surtida por las fuentes públicas.

    En 1928 se cerró el pago de una subvención de cien mil pesetas a dicho industrial, según el proyecto presentado el año anterior. Como compensación el Consistorio recibiría catorce metros cúbicos con destino exclusivo a los servicios municipales. Para hacer frente a la referida subvención se ejecutó un préstamo bancario




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas