Viernes, 14 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Los primeros pasos del contencioso de Gibraltar en Naciones Unidas (y II)

  • Paso fronterizo en una postal de los sesenta del pasado siglo (Archivo autor)
    Paso fronterizo en una postal de los sesenta del pasado siglo (Archivo autor)
    Historia

    A la altura de 1964 el asunto de Gibraltar formaba parte de la agenda de Naciones Unidas. Gran Bretaña no pudo ocultar su enfado y el delegado en el Comité de Descolonización, Cecil. E, King subió el tono de sus intervenciones durante el debate del mes de octubre: «Es necesario que declare que mi gobierno es cabalmente consciente de sus obligaciones de proteger el bienestar y defender los legítimos intereses del pueblo de Gibraltar, y no vacilará ni un momento en el cumplimiento de esas obligaciones, en cualquier forma que sea necesario». A este respecto insistió en que no existía conflicto entre el Tratado de Utrecht y la libre determinación.

    El delegado español Jaime de Piniés calificó la intervención de «amenaza», de la que el Gobierno español «levantaba acta», y pidió que el Comité no amparase lo que suponía  «una maniobra colonialista».

    La delegación hispana recabó nuevos apoyos en los días siguientes. El día 4, el delegado tunecino Sadok Buzayen, calificó la presencia británica en la colonia como una «amputación por las fuerzas de las armas». 

    El 16, después de tres semanas de debate, el Comité de Descolonización aprobó por unanimidad un consenso solicitando de Gran Bretaña y España que iniciaran, «sin demora» negociaciones sobre la cuestión de Gibraltar.

    El embajador Manuel Aznar se mostró satisfecho, pero quiso aclarar que se trataba de «un primer paso en un trámite siempre complejo y largo».

    De la misma manera se aprobó por unanimidad –se abstuvieron Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia– la aplicación de la resolución 1514 para la descolonización de los territorios españoles de Ifni, Sáhara, Fernando Poo y Río Muni.





    Dispuesto a llevar a cabo esta política descolonizadora para amparar la reclamación de Gibraltar, las tensiones surgieron entre varios ministros de Franco, contrarios a desprenderse de estos territorios.

    Tan sólo un día más tarde, el gobernador del Peñón, Duddey Ward, durante la ceremonia de apertura del V Consejo Legislativo, proclamó el compromiso de Londres con la colonia y, al mismo tiempo, apostó por «asegurar las más amistosas relaciones con sus vecinos».

    En 1965 otro organismo de Naciones Unidas volvió a votar favorablemente la propuesta de negociar sobre Gibraltar. La Comisión de Fideicomisos adoptó dicha iniciativa patrocinada por Argelia, Filipinas y Siria, según los términos del Comité de los 24 del 16 de octubre del año anterior.

    En cualquier caso, consciente de los vientos internacionales adversos, para disipar cualquier tipo de dudas ante la opinión pública interior, el primer ministro británico, Harold Wilson reafirmó la posición de Gran Bretaña. Así, en la sesión del 29 de abril de 1965, ante la Cámara de los Comunes declaró que su gobierno mantenía la decisión de dotar a Gibraltar de un «autogobierno cualificado». El mandatario se mostró dispuesto a mantener contactos con el Gobierno español, pero que no se llevarían a cabo «bajo condiciones de presión».

    En ese año sesenta miembros y funcionarios del Comité de los 24 hicieron escala en Londres por espacio de doce horas. Las autoridades británicas agasajaron a los delegados, y pulsaron la opinión de los mismos, en lo que algunos comentaristas españoles calificaron como un intento de atraerlos hacia sus postulados.

    Especial tensión se produjo con el delegado de Venezuela, país decididamente beligerante en favor de la descolonización de Gibraltar. Díaz González no ocultó que las intenciones del Comité era la devolución del Peñón y, en un determinado momento, recordó el asalto que el consulado de su país había sufrido en Gibraltar en 1963.

    Aunque las más importantes victorias diplomáticas estaban por llegar, Madrid había dado los primeros pasos en una década marcada por el proceso global de descolonización.




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz