Domingo, 17 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    Gibraltar, pendiente

    La Unión Europea se prepara para un Brexit sin acuerdo

  • Paso de la verja, principal objetivo del gobierno gibraltareño
    Noticias Gibraltar

    La Comisión Europea ha pedido “serenidad, calma y frialdad” ante la posibilidad, cada vez más cercana, de que no haya acuerdo entre Bruselas y Londres y ha asegurado que las instituciones comunitarias están preparadas para ese caso. El hipotético acuerdo sobre Gibraltar quedaría, también, pendiente del resultado global.

     

    Margaritis Schinas, portavoz principal de la Comisión, ha dicho en rueda de prensa: “Creo que necesitamos serenidad, calma y frialdad para proceder con nuestro trabajo. Estamos en proceso de desdramatizar (la situación) y trabajando para un acuerdo. Es lo que importa, es nuestra prioridad y es lo que estamos haciendo”.

     

    No ha querido confirmar si la Unión Europea ha trasladado ya, como algunas informaciones señalan, un plan de contingencia a sus estados miembros para el caso de que se llegue a un Brexit sin acuerdo y ha vuelto a reiterar, como han hecho hasta la fecha todos los representantes comunitarios, que su plan es “trabajar para un acuerdo” y que es en ese objetivo en el que aplican “todos nuestros recursos, es nuestra prioridad”.

     

    A pesar de estas palabras de la portavoz comunitaria, nunca ha estado la ruptura entre Londres y Bruselas tan cerca de confirmarse y diversas fuentes aseguran que en Bruselas no se confía ya en un acuerdo, porque ni siquiera confían que la primera ministro británica Theresa May consiga la aprobación de su Parlamento.

     

    La estrategia ante el inevitable Brexit divide a diputados y sociedad británica. Mientras que los laboristas apoyarían la unión aduanera, los conservadores la rechazan; los laboristas proponen elecciones generales y May ya las ha desmentido públicamente y, con este planteamiento, nadie cree que el Parlamento británico pueda finalmente apoyar el “plan Chequers”. 

     

    Hasta ahora, aunque de manera ajustada, May y su gobierno han conseguido el respaldo parlamentario a sus negociaciones con la UE pero, en esta ocasión, no parece probable. En ese caso, prácticamente fuera del plazo que en primera instancia terminaba en octubre, el gobierno británico se encontraría en la peor de las situaciones: sin nada que negociar y desautorizado por sus propio Parlamento.

     

    El caso Gibraltar

     

    Mientras todo este debate protagoniza la vida política y económica en Londres y Bruselas, apenas nadie habla allí de Gibraltar y del estado de las negociaciones hispanobritánicas sobre el Peñón, excepto el propio ministro principal gibraltareño que ha tratado de darle visibilidad a la colonia en un fugaz viaje a Londres y ha asegurado que, aunque no haya acuerdo marco entre el Reino Unido y la Unión Europea, sí habría acuerdos sobre “aspectos prácticos” con España.

     

    Nadie en España ni Reino Unido ha confirmado que exista una negociación al margen de la encomendada por la cláusula 24 de las directrices negociadoras de la Unión Europea y, por tanto, directamente vinculada a la existencia de un acuerdo global entre Londres y Bruselas; de forma que, si este acuerdo general no llegara producirse, tampoco lo haría ningún acuerdo vinculado al mismo.