Viernes, 22 de Febrero de 2019

Formulario de búsqueda

    El BOJA las convoca para el 2 de diciembre

    Los presupuestos imposibles obligan unas elecciones andaluzas con resultado incierto

  • Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía
    Noticias Gibraltar

    La imposibilidad de aprobar un presupuesto para Andalucía, tras la ruptura de Ciudadanos con el PSOE, condicionó la decisión que ayer hizo pública la hasta ahora presidenta Susana Díaz y que hoy publica formalmente el BOJA: elecciones autonómicas anticipadas para el 2 de diciembre.

     

    Estas elecciones anticipadas, a las que se llega por el agotamiento político y la suma de escándalos que acosan al gobierno andaluz (ayer mismo el PP escenificaba la denuncia del uso de tarjetas oficiales en “puticlubs”), podrían hacer posible un cambio en la Junta de Andalucía, dominada desde el principio de la democracia por el PSOE, hace ya 40 años.

     

    No tanto por los resultados electorales en sí mismo, sino por las diferencias políticas cada vez más evidentes y complejas del partido hegemónico, el PSOE, con el resto del espectro político andaluz. El PSOE, al menos aparentemente, se encuentra en este momento aislado políticamente, con un acuerdo recientemente roto con Ciudadanos, con una negociación imposible con Podemos --y no sólo por razones puramente estratégicas, sino también personales-- y con un PP que se esfuerza por crecer, pero al que se le escapan las expectativas a su izquierda y derecha.

     

    Parece confirmarse que el bipartidismo no regresará y falta por resolver el equilibrio de los cuatro partidos principales del escenario andaluz y, también, si algún otro acaba siendo invitado por los electores andaluces el día 2 de diciembre. Dependiendo de esos resultados, el PSOE podría intentar mantener su gobierno o, todo lo contrario, una alianza anti PSOE podría descabalgarlo.

     

    Los socialistas andaluces no están en su mejor momento y, si la hasta ahora presidenta ha elegido anticipar las elecciones, es porque piensa que la situación irá a peor. El escándalo de los EREs pesa demasiado y los escándalos colaterales relacionados con el gobierno más, como el último del uso de las tarjetas oficiales de una fundación de la Junta para pagar cifras alarmantes en bares de alterne.

     

    En el Campo de Gibraltar

     

    En el Campo de Gibraltar, las críticas a la inoperancia de la Junta de Andalucía han sido reiterativas, tanto desde sus principales representantes institucionales (excepto los del PSOE, claro), como desde otros estamentos y organizaciones civiles. Especialmente crítico ha sido, por ejemplo, el alcalde de La Línea, la ciudad sin ninguna duda más afectada por el Brexit.

     

    El actual parón del gobierno andaluz y su incierto desenlace futuro también afectará a esas medidas contra el Brexit, tan demandadas, así como a las relaciones con el Gobierno central respecto a Gibraltar o en los mismos aspectos de posible cooperación con el Peñón. Gobiernos distintos tendrán formas distintas de afrontar la cuestión, aunque al final todos asuman, como hasta ahora, que se trata de una política de Estado.