Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Formulario de búsqueda

    El USNS Carson City, que usa drones de vigilancia submarina, lleva 11 días en el puerto de Gibraltar

  • El USNS Carson City, en una imagen promocional de la Marina de Estados Unidos, junto a uno de estos drones submarinos
    Noticias Gibraltar

    Es la segunda vez del último trimestre que un buque militar estadounidense realiza una larga parada en el puerto de Gibraltar sin justificación aparente. El USNS Carson City, que llegó el viernes 27 de octubre y sigue en el muelle sur, hace ya once días, puede operar con drones de vigilancia submarina para realizar inspecciones y cartografías de los fondos cercanos al Peñón.

     

    No es la primera vez que un buque de estas características mantiene una larga estancia en el muelle gibraltareño. Antes que él estuvo su gemelo, el USNS Yuma, que atracó durante 12 días en el puerto de Gibraltar, como ya informó Noticias Gibraltar el pasado 10 de agosto. Y antes, del 6 al 18 de septiembre del año pasado, también estuvo atracado en Gibraltar, otros 12 días, el mismo USNS Carson City que lo hace ahora. Al menos tres estancias de larga duración en sólo un año.

     

    Si bien todas estas visitas en Gibraltar se han calificado como “escalas programadas”, la coincidencia en cuanto a la larga duración de sus visitas, siempre además en torno a los doce días, resulta llamativa, toda vez que estos buques multifunción no parece que se hayan dedicado a sus tareas más habituales, como son el transporte de tropas o munición y que no requieren tanto tiempo de escala en puerto.

     

    De esta última visita del USNS Carson City se sabe que ha participado previamente en actividades donde ha desplegado sus vehículos submarinos autónomos Remus 100 y Remus 600. Estos drones submarinos, que prácticamente sólo se diferencian por su tamaño y por la profundidad a la que pueden operar, se pueden configurar para distintas misiones desde investigación de las aguas, localización de objetos sumergidos, observación de fondos marinos, guerra contra minas y, en general, cualquier actividad relacionada con la vigilancia y el reconocimiento submarino.

     

    Son vehículos autónomos, con baterías que le permiten operar hasta 24 horas seguidas y que pueden ser lanzados desde el mismo buque o desde una pequeña lancha en cualquier punto de interés.

     

    Además de estas escalas de larga duración de los catamaranes multifunción de Estados Unidos, el buque de investigación oceanográfica HMS Echo de la Royal Navy también opera por la zona y, de hecho, ha realizado una escala en el Peñón y otras dos en el puerto español de Málaga desde finales de septiembre y hasta la fecha.

     

    Por otra parte, las autoridades de Gibraltar mantienen, desde hace cierto tiempo, una reivindicación constante de las que denominan “aguas territoriales británicas de Gibraltar” y que España no reconoce. Y, el 16 de octubre pasado, el propio ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, inauguró unas instalaciones en el puerto de Gibraltar que, según la oficina de prensa del gobierno gibraltareño, "ofrece un magnífico punto de observación para monitorizar todas las aproximaciones a las Aguas Territoriales Británicas de Gibraltar" y mejora "considerablemente la capacidad de la Autoridad Portuaria de Gibraltar (GPA) para vigilar las Aguas Territoriales Británicas de Gibraltar".

     

    Esta actitud y declaraciones coinciden en el tiempo con las negociaciones que España y Reino Unido mantienen sobre Gibraltar para el Brexit y de las que forman parte la cuestión medioambiental, los rellenos, la pesca y, en definitiva, las aguas próximas.