Martes, 18 de Diciembre de 2018

Formulario de búsqueda

    Verdemar denuncia un vertido de hidrocarburos en La Chullera que puede provenir de buques fondeados

  • Manchas de hidrocarburo detectadas en La Chullera
    Noticias Gibraltar

    La asociación ecologista Verdemar ha denunciado un vertido de hidrocarburos en la playa de La Chullera, entre Manilva y San Roque, que puede proceder del lastre de buques que navegan por el Estrecho de Gibraltar y vienen a hacer avituallamiento o trasvase de combustible en la Bahía de Algeciras.

    Este vertido en concreto se detectó el pasado día 14, aunque posiblemente llevara varios días en el litoral. La asociación Verdemar-Ecologistas en Acción procedió a denunciarlo ante la Dirección General de la Marina Mercante (Ministerio de Fomento).

    Según el colectivo ecologista, la zona está sufriendo un impacto ambiental severo desde que se producen vertidos, hecho que coincide con el aumento del fondeo de buques o con la navegación para hacer bunkering, ya que lo hacen a pocos nudos, dando vueltas en el Alborán, hasta recibir la llamada para hacer la operación.

    Verdemar recuerda que la flora y fauna asociadas puede estar en regresión como consecuencia de estos vertidos. La Chullera es una zona rocosa con especies en peligro de extinción como la Patella ferruginea y la Nacra entre otras. Hay diferencias notables en el comportamiento de diferentes organismos ante la contaminación con petróleo. Los moluscos bivalvos (almejas, mejillones, etc.), por ejemplo, muestran muy baja capacidad de eliminación del contaminante y aunque muchos organismos (algunos peces, por ejemplo) no sufren daños importantes con concentraciones del producto de hasta 1000 ppm, algunas larvas de peces se ven afectadas por niveles tan bajos como 1 ppm. Las aves y los mamíferos también se ven afectados, por la impregnación de sus plumas y piel por el crudo, lo que supone su muerte en muchas ocasiones, porque altera su capacidad de aislamiento o de impermeabilización.

    La longitud del vertido tiene una extensión lineal de 300 y 500 m. y las galletas de hidrocarburos están impregnadas en las rocas por lo que la disolución será tardía por el efecto de las mareas y otros fenómenos naturales. Cuando el hidrocarburo alcanza las playas y costas, con frecuencia es llevado hacia afloramientos y riscos por las olas.

    En regiones de marea, se acumula en pozos entre las rocas y puede mancharlas a todo lo largo del rango de intermareal. Este hidrocarburo por lo general es rápidamente limpiado por la acción de las olas, pero es más persistente en aguas protegidas. En los cantos, guijarros y cascajos, la penetración del hidrocarburo aumenta con el incremento de las rocas. En áreas con oleaje fuerte, las piedras de la superficie se limpian rápidamente por abrasión, mientras que el hidrocarburo enterrado puede persistir por algún tiempo. Por su parte, los hidrocarburos de baja viscosidad pueden terminar siendo lavados de la playa.

    El tamaño de las partículas, la profundidad del nivel freático y las características de drenaje determinarán la penetración del hidrocarburo en las arenas de las playas. Las playas de arena gruesa tienden a formar un banco de arena más empinado y se secan durante la marea baja, permitiendo que ocurra cierto grado de penetración, particularmente con hidrocarburos de baja viscosidad.

    El hidrocarburo por lo general se concentra cerca de la marca de la marea alta. La arena de grano fino casi siempre se encuentra en playas de perfil más plano, permaneciendo húmeda durante todo el ciclo de marea, de manera que ocurre poca penetración. Sin embargo, alguna cantidad de hidrocarburo puede quedar enterrada cuando queda expuesta a las olas rompientes por ejemplo, durante un temporal.

    El espacio marino se localiza en la parte Este del Estrecho de Gibraltar. El Estrecho es la única conexión natural existente entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico y sus aguas, albergan una gran riqueza biológica, con especies tanto mediterráneas como atlánticas, destacando por su importancia como corredor migratorio para numerosas especies de interés.

    La playa de La Chullera, también conocida como Punta Chullera o punta de Cala Sardina (llamada así por su proximidad con esta playa gaditana), está ubicada en el municipio malagueño de Manilva y define el límite entre las provincias de Málaga y Cádiz.