Martes, 18 de Diciembre de 2018

Formulario de búsqueda

    El Tribunal Europeo decide si puede haber marcha atrás

    Theresa May admite ahora que puede que “no haya Brexit”

  • Theresa May
    Noticias Gibraltar

    La primera ministro británica Theresa May admite por primera vez la posibilidad de que, al final, no haya Brexit. Hasta ahora planteaba las alternativas entre el polémico acuerdo que ha presentado al Parlamento británico o un Brexit duro pero hoy, en la BBC, ya admite que puede que “no haya Brexit”. Por otra parte, la Justicia Europea dictará sentencia el lunes sobre si el Reino Unido puede o no frenar unilateralmente el Brexit.

    La primera ministra británica, Theresa May, ha insistido esta mañana en que el acuerdo del Brexit que ella misma ha negociado “cumple con el resultado del referéndum de 2016” y negó decir si contempla o no retrasar la importante votación del próximo martes 11 de diciembre. En una entrevista hoy con el programa "Today" de Radio 4 de la BBC, May repitió varias veces que el acuerdo, que ha recibido numerosas críticas de diputados de varios partidos, es "bueno" y que, de no aprobarse, el país puede caer en un "brexit duro" o incluso en la posibilidad de que “no haya Brexit”. Algo que, hasta ahora, nunca había dicho la primera ministra británica. 

    Al ser preguntada si evaluaba un retraso de la votación, May no contestó abiertamente y se limitó a decir que “dialoga” con sus colegas para que “respalden el pacto con la UE”, que, según afirmó, “pondrá fin al libre movimiento de personas, el Reino Unido dejará de hacer grandes contribuciones a las arcas comunitarias y no volverá a estar sujeto a la legislación del bloque europeo”. 

    La Cámara de los Comunes votará el próximo día 11 el acuerdo del Brexit aprobado el pasado noviembre por los líderes de los 27.  La primera ministra insistió en la entrevista que está conversando con sus colegas en el Parlamento y reconoció los problemas que para muchos diputados representa el "backstop" (cláusula de salvaguarda en la frontera irlandesa).  May afirmó, además, que “hay políticos de la oposición que buscan frustrar el Brexit" y revocar la retirada de la UE, en alusión a las posibilidades de convocar un segundo referéndum. 

    Así, algunos diputados de la oposición y del Partido Conservador creen que, al ser esa garantía indefinida, hay un riesgo legal de que el Reino Unido quede atrapado en prolongadas y repetidas rondas de negociaciones con la UE durante las conversaciones entre Londres y Bruselas sobre la futura relación comercial y de seguridad.

     

    El Tribunal de Justicia decide si Londres puede dar marcha atrás

     

    Un día antes de que se produzca la votación en el Parlamento británico, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictará el lunes próximo su sentencia sobre la reversibilidad del Brexit y si el Reino Unido puede frenar el proceso de salida de la Unión Europea de manera unilateral y sin el consentimiento del resto de los estados comunitarios.

    El examen del caso procede de una consulta del más alto tribunal escocés, que el abogado general del Tribunal Europeo avaló en un dictamen acerca de la posibilidad de que un miembro que de la UE, que ha comunicado su “intención” y no su “decisión” de abandonar la organización, pueda cambiar de opinión.

    Por su parte, la Unión Europea considera que este pacto es “el único” y que cualquier hipótesis de reversión del Brexit debe contar con el consentimiento unánime de los 27 estados miembros actuales.

    En su día, el Gobierno británico pidió al Tribunal Europeo que no admitiera el caso y que rechazara cualquier fórmula de reversión, aunque después de las declaraciones de hoy de Theresa May puede que haya cambiado de opinión ante el posible rechazo parlamentario a su plan de salida de Europa.