Jueves, 6 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El SIVE en el Campo de Gibraltar renovará sus sistemas e incrementará su despliegue

  • El comisario de la Brigada Central de Estupefacientes, en el centro, durante su intervención ayer. Foto LR
    El comisario de la Brigada Central de Estupefacientes, en el centro, durante su intervención ayer. Foto LR
    Noticias

    Tras veinte años de funcionamiento del SIVE (Sistema Integral de Vigilancia Exterior) en el Campo de Gibraltar, dado que fue la zona donde se instaló el programa piloto que luego se desarrolló en el 75 por ciento de las costas españolas, los sensores ubicados en nuestra comarca requieren una renovación de acuerdo a las nuevas tecnologías surgidas desde entonces. Así lo dijo ayer el segundo jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Algeciras, el teniente coronel Fernando López-Rey, en el transcurso de las VII Jornadas de Ciencia Policial que organiza la UNED del Campo de Gibraltar y la Dirección de Formación y Perfeccionamiento de la Policía Nacional.

    Además, añadió que las cinco estaciones con que el sistema cuenta en la comarca, más la de Ceuta y la que se comparte con la Comandancia de Cádiz, está previsto sean incrementadas con algunas más, a la vez que el centro de mando y control del SIVE, actualmente ubicado en el COS (Centro Operativo de Servicio) de la Comandancia, será en un futuro separado del mismo para que los operarios dedicados a las tareas de control puedan dedicarse al cien por cien a las mismas.

    Los nuevos sistemas que la Dirección General de la Guardia Civil tiene en mente dispondrán de mayor calidad de imagen y mayor alcance, a la vez que se proyecta incluir drones tanto aéreos como marítimos, lo que dotaría de mayor flexibilidad  y cobertura a la captación de imágenes desde dispositivos móviles. “Existe una necesidad imperiosa de renovación de los sistemas”, añadió López-Rey.

    Por su parte, el jefe de la Brigada Central de Estupefacientes (UDyCO Central) de la Policía Nacional, el comisario Antonio Jesús Martínez Duarte, quien habló de la situación actual del tráfico ilícito de drogas, señaló que el narcotráfico es el rey de la actividad criminal hoy en día, señalando que los demás delincuentes, al final, acaban dedicándose al narcotráfico, porque es el más rentable.





    Respecto a la gran difusión que han tenido algunas actuaciones criminales, en concreto en zonas como el Campo de Gibraltar, señaló que era “muy importante que el malo deje de ser invisible. Hay que hablar de ellos, hay que darlos a conocer para que en la sociedad se cree conciencia y presione también”. Sobre la forma de actuar, defendió que “hay que intentar atacar a los narcotraficantes donde más les duele, en su patrimonio, desde el primer momento. Hay que procurar que no puedan disfrutar de lo que han conseguido con su tráfico ilícito”, añadió.

    Las vías de entrada de la cocaína, explicó, están atravesando Marruecos para luego llegar a Europa. Pero, advirtió, “por donde pasa la cocaína, se queda”, añadiendo que España ya es el segundo consumidor de Europa, tras el Reino Unido. El 70 por ciento de la cocaína entra en contenedores, afirmó, y destacó que en Europa se considera a España una barrera, dado que las entradas se están desviando a los puertos de Róterdam y Amberes.

    Por su parte, el comisario jefe de Algeciras, Francisco López Gordo, insistiría en su intervención en que España es el primer muro donde se realiza el esfuerzo de contención del tráfico de drogas hacia Europa, añadiendo que el 40 por ciento de la cocaína aprehendida en Europa y procedente de Sudamérica se incauta en España, así como el 70 por ciento del hachís procedente de Marruecos.

    La presión que las fuerzas de seguridad realizan en la zona del Estrecho ha provocado, dijo, que los alijos de hachís se hayan desplazado hacia Huelva y Málaga, incluso hasta Almería, destacando que ha surgido la ruta del Mediterráneo Oriental, hacia países como Líbano o Egipto. Respecto a la situación que se vivió en 2018 y que provocó la implementación del plan especial en el Campo de Gibraltar, el comisario señaló que los hechos no eran novedosos, pero que la fuga del hospital de La Línea de un conocido traficante fue el detonante, el punto de no retorno. La pérdida de respeto al principio de autoridad, señaló, la osadía de los traficantes más jóvenes y la sensación de impunidad que podía llegar a generar un estatus de poder paralelo al institucional, fue lo que hizo reaccionar a las asociaciones y que los medios de comunicación se centraran en la zona.

    El comisario de Algeciras insistió en que, en esta lucha, “lo importante no son las aprehensiones de droga (aunque sin droga no hay condena) sino las personas relacionadas con el tráfico y, por eso, el blanqueo de capitales y el patrimonio derivado del tráfico es lo importante, en lo que debemos centrarnos, porque es lo que hace daño de verdad a los traficantes”.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas