Lunes, 28 de Septiembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

Agadén vuelve a mostrar su rechazo al proyecto Fondo de Barril de Cepsa

  • Despliega una pancarta contra la compañía

    La pancarta ha sido desplegada junto a la sede del gobierno andaluz en Algeciras
    La pancarta ha sido desplegada junto a la sede del gobierno andaluz en Algeciras
    Noticias

    Agadén Ecologistas en Acción ha desplegado una pancarta contra la que considera una “ampliación industrial” de la compañía Cepsa, en lo que se refiere al denominado proyecto de Fondo de Barril que la petrolera ha iniciado ya en sus instalaciones ubicadas en el término municipal de San Roque.

    El proyecto de Fondo de Barril que Cepsa está acometiendo en sus instalaciones de Refinería Gibraltar-San Roque tiene como objetivo adaptar su proceso productivo a las actuales exigencias de un mercado, que demanda combustibles marinos con bajo contenido en azufre, aunque esto sigue sin resolver los problemas climáticos por la utilización de combustibles fósiles. Sin embargo, y según Agadén, el fuel ligero “no tiene ningún beneficio climático”. “Como combustible fósil no tiene futuro en un sistema de transporte descarbonizado. Por lo tanto, no existe ninguna justificación ecológica para que se apoye el proyecto como excusa de la contaminación atmosférica en el transporte marítimo”, afirma el grupo ecologista en un comunicado.



    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas


    “La planta de coke es un horno que vuelve a cocer los residuos del petróleo para sacar algo más de diesel, un 5%, y un residuo sólido que es el carbón de coke, que se utiliza en las cementeras. Una planta de coke es siempre contaminante, tiene altos incidentes con emisiones de polvo de coke, aumenta las emisiones de tolueno y genera importantes problemas de contaminación acústica”, sostiene Agadén.

    Los ecologistas lamentan que “de forma global”, este proyecto viene a apostar nuevamente por los combustibles fósiles, e incrementar “aún más el aporte de gases de efecto invernadero”.  Respecto a la contaminación y efectos sobre la salud, Agadén asegura que este proyecto viene “a aumentar aún más los problemas de salud que ya genera los numerosos complejos industriales del Campo de Gibraltar, que emiten una amplia variedad de componentes tóxicos que afectan a las poblaciones cercanas y al medio ambiente”. “Las personas que viven en Campo de Gibraltar respiran este aire altamente contaminado desde hace décadas. En la zona se ha constatado el mayor número de casos de asma infantil y de defunciones vinculadas a factores ambientales de España. El índice de mortalidad es un 20% mayor que la media nacional”, recuerda el colectivo.

    “Cuestión aparte es como se está llevando a cabo este proyecto. Cepsa tiene permiso para mover un determinado volumen de tierra, y ha movido el triple, arrasando la vegetación, los restos arqueológicos de la zona y removiendo restos de productos peligrosos dejados por industrias anteriores instaladas en donde ahora se llevan a cabo las obras. En este panorama el papel jugado por el Ayuntamiento de San Roque y la Junta de Andalucía está favoreciendo claramente los intereses de la compañía”, lamentó Agadén, cuyos responsables en el Campo de Gibraltar han pedido a las administraciones competentes que “no permitan la ampliación ni nuevas industrias pesadas en la comarca” y se declare una “moratorio industrial pesada”.