Viernes, 1 de Julio de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Ecologistas alertan de piedras levantadas en Sierra Carbonera en La Línea y San Roque

  • Una de las piedras movidas. Foto: A.V.
    Una de las piedras movidas. Foto: A.V.
    Noticias

    Colectivos ecologistas han advertido de la “aparición” de gran cantidad de piedras de todos los tamaños levantadas y desplazadas en Sierra Carbonera. Concretamente, se sitúan en la zona de la Primera Torre, La Línea, y en la zona conocida como el Posito entre La Línea y San Roque,  las dos zonas a las faldas de dicha sierra, principalmente.

    Los ecologistas piensan que las personas que se están dedicando a levantar rocas están buscando fauna edáfica, que utilizan este medio subterráneo superficial como hábitat.

    Una grave imprudencia, dicen, “teniendo en cuenta que éstas (las piedras) brindan distintas funciones como frenar la erosión del suelo, conservan la humedad y fijan vegetación. Esta alteración perturba completamente el hábitat de los coleópteros, miriápodos, anfibios, arácnidos y gran cantidad de fauna que utilizan las podrás como protección y reproducción”.





    Hay que añadir que muchas de estas especies son filtradoras, se alimentan de partículas en suspensión: detritus y materia orgánica. Las oquedades que provocan las piedras, junto al movimiento del río, arroyos, pozas, facilitan el desplazamiento de masas de agua, pequeñas corrientes, que llevan la comida a estas especies.

    Esta “mala praxis lleva a que queden expuestas a la intemperie a merced de los cambios de temperatura, humedad, incluso llega a romper el ciclo biológico de muchas especies, anular el ciclo reproductivo, así como otros efectos dañinos que en algunos casos pueden llegar a desplazar  las especies más sensibles a otros lugares con el riesgo que ello conlleva”, advierten.

    Hay varias especies que dependen de estas piedras exclusivamente como refugio y, por lo tanto, “pedimos a cualquiera que visite áreas sensibles para la conservación de la naturaleza que no mueva estas piedras.  No es fácil anticipar las consecuencias que actividades aparentemente inocuas pueden tener en áreas con especies sensibles y amenazadas”, concluyen.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas