Miércoles, 27 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Federico García Lorca en el Campo de Gibraltar

  • Estancia del poeta de Fuente Vaqueros en el Hotel Reina Cristina

    Federico García Lorca en el Campo de Gibraltar
    García Lorca junto a Rodríguez Rapún en los jardines del Hotel Reina Cristina. FOTO NG
    Noticias

    Recientemente se cumplía un nuevo aniversario del asesinato de Federico García Lorca y los medios han dedicado amplio espacio a recordar la figura del genial poeta andaluz. Su enorme aportación a la literatura universal es indiscutible, y sus versos han quedado en voces tan diferentes como las de Leonard Cohen o Enrique Morente. Releyendo algunos de sus libros he recordado que Federico también estuvo en el Campo de Gibraltar, y que ese testimonio se debe al escritor que más ha profundizado en la vida del poeta: el hispanista nacionalizado español, Ian Gibson.

    En 1998 Gibson donó a la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar, que entonces presidía José Antonio Ledesma, dos fotografías y sus respectivos negativos de García Lorca en los jardines del algecireño Hotel Reina Cristina. En las instantáneas aparece junto a la persona que estaba unido sentimentalmente: Rafael Rodríguez Rapún.

    En ese año se conmemoraba el centenario del nacimiento del escritor y Gibson fue invitado por la asociación de periodistas de la comarca para impartir una conferencia, precisamente en el histórico hotel de Algeciras.

    Documentalmente no se pudo comprobar con los registros del establecimiento la estancia de la pareja, pues los libros de esos años habían desaparecido, según recogía Juan José Téllez en el cuadernillo editado por la asociación bajo el título “Federico estuvo aquí”. Sin embargo, Téllez había conocido del veterano republicano algecireño, Germinal Zambrano, un relato sobre un amigo del escritor residente en Algeciras, que Federico había visitado en algunas ocasiones.

    Recogiendo palabras del investigador algecireño Romero Caramé, recopilador de datos sobre el poeta granadino, reconocía la existencia de indicios de esa presencia comarcal en el poema “Preciosa en el aire”, perteneciente al Romancero gitano, que podría haber sido escrito o inspirado en la ciudad de la bahía.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    El madrileño Rodríguez Rapún, ingeniero de minas, ejerció de actor y luego secretario de La Barraca, el grupo de teatro universitario de carácter ambulante, dirigido por el propio Lorca y Eduardo Ugarte.

    Muchos de los poemas amorosos de García Lorca fueron escritos a Rodríguez Rapún. Una relación que se había consolidado en 1935. ¿Pudiera ser esa la fecha de la estancia de ambos en Algeciras?

    A Rodríguez Rapún estaban destinados los versos de Sonetos del amor oscuro, escritos en 1936. Esta obra no fue editada hasta 1984, circulando de manera clandestina durante la dictadura franquista. La ausencia del amado recogida con la sensibilidad y la belleza literaria del poeta: “Tú nunca entenderás lo que te quiero / porque duermes en mí y estás dormido / yo te oculto llorando, perseguido / por una voz de penetrante acero”. Un momento de soledad en la ciudad del Turia, entre paredes de una habitación del Hotel Victoria, a la espera del reencuentro: “Quiero llorar mi pena y te lo digo/ para que tú me quieras y me llores/ en un anochecer de ruiseñores/ con un puñal, con besos y contigo”.

    La amorosa relación no finalizó hasta el asesinato del poeta. Rapún se sintió destrozado ante la barbarie. Perteneciente al Partido Socialista, se alistó en defensa de la República, perdiendo la vida por las heridas sufridas combatiendo en el norte, justamente en la misma fecha del asesinado de Federico, dos años más tarde, el 18 de agosto de 1938.

    De otro lado, con anterioridad al descubrimiento de esa estancia campogibraltareña, me fue grato rescatar una entrevista que el sanroqueño Nicolás González-Deleito Domingo realizó al escritor para la revista Escena, fundada por otro sanroqueño: el pintor y escenógrafo Juan Domingo de Mena. Ello me dio ocasión para escribir algunos artículos y para rescatar el único número existente de la revista aparecida en Madrid en 1935. Con seguridad el único, pues no existe en hemeroteca alguna, salvo ese ejemplar guardado en la Hemeroteca Histórica Municipal Francisco María Tubino, que tuve la oportunidad de poner en marcha hace algunos años en San Roque.

    Gracias a ello fue posible que el poeta Rafael Inglada pudiera consultarla y reproducir el texto en el libro escrito junto a Victor Fernández, Palabra de Lorca: Declaraciones y entrevistas completas.




  • Prolibertas
    Prolibertas