Lunes, 22 de Abril de 2019
Twitter
Facebook
Youtube

Exilio

  • Exilio

    Obras actuales en la conocida finca Varela, en San Roque
    Obras actuales en la conocida finca Varela, en San Roque
    Historia

    Resistir era el lema y, la organización, pieza fundamental para ello. El pueblo gibraltareño abría una nueva página con la esperanza del retorno. Estaba decidido el lugar: el pago de San Roque con su ermita erguida entre viñedos.

    Litografía de la primera mitad del siglo XIX. Producida en Londres por J. y E. Harwood
    Litografía de la primera mitad del siglo XIX. Producida en Londres por J. y E. Harwood
    Historia

    Si la salida del pueblo gibraltareño tuvo mucho de movimiento popular, pues no se había dado orden por autoridad alguna para que ello sucediese (más aún habiéndose ofrecido por el enemigo unas honrosas capitulaciones),  la elección de un lugar estable para poblar tuvo caracteres asamblearios. Algo inédito y de enorme relevancia si tenemos en cuenta que transcurrían los primeros años del siglo XVIII.

    Vista de Gibraltar dibujada por Gustavo Doré y grabada por Laplante en 1876. Universidad de Sevilla
    Vista de Gibraltar dibujada por Gustavo Doré y grabada por Laplante en 1876. Universidad de Sevilla
    Historia

    Sin pertenecer al Cabildo ni al estamento militar fue uno de los sujetos fundamentales para que los gibraltareños exiliados se asentaran junto a la ermita de San Roque y, consecuentemente, fundaran la nueva ciudad. Guillermo Hillson fue un importante comerciante gibraltareño, -quizás de ascendencia islandesa o irlandesa- de enorme peso en la política local, pues asistió a la reunión de autoridades que decidió la capitulación ante la invasión anglo-holandesa de agosto de 1704.  

     

  • PublicidadEl mesón de Lolo
    Publicidadcruz roja
    PublicidadAyuntamiento de La Línea
  • Suscribirse a Exilio Suscribirse a Suscribirse a