Domingo, 21 de Octubre de 2018

Formulario de búsqueda

    Historia

  • En Historia,

    El autor identifica --algo inédito hasta ahora-- al último gitano de Gibraltar y primero de San Roque, Juan de Escalona, que contó con la solidaridad de sus vecinos y el favor del corregidor local en tiempos difíciles para su etnia.

    En Historia,

    La ciudad de Gibraltar, antes de la ocupación inglesa, mantenía a toda costa el tradicional "derecho de asilo" de la Iglesia española. El artículo cuenta varios casos, cómo se procedía y la defensa que de este derecho hacían los sacerdotes.

    En Historia,

    El relato histórico y humano, gracias a testimonios directos, de la aventura del destructor republicano José Luis Díez, su difícil refugio en Gibraltar, su enfrentamiento y derrota ante los buques nacionales y la intervención de la Royal Navy.

    En Historia,

    En Gibraltar encontraron refugio muchos españoles de ambos bandos durante la guerra civil del 36, pero más evidente fue el apoyo al bando nacional, hasta llegar a coexistir un consulado franquista y otro republicano, además de ayudas sociales, económicas y de suministros.

    En Historia,

    La historia detrás del "León" de San Roque, monumento que se aprecia al entrar en la ciudad y que es una reivindicación en bronce de Gibraltar, mandada levantar por un español exiliado en México que se conmovió al conocer la historia del exilio de los gibraltareños originales.

    En Historia,

    La Guerra de la Independencia dejó la secuela del contrabando alrededor y desde Gibraltar, con todos los eslabones del "negocio" bien cubiertos, hasta los sobornos a los agentes españoles de Resguardo, a los bandoleros de las sierras o a las autoridades peninsulares.

    En Historia,

    La relación, desde el punto de vista histórico, de Gibraltar con los bandoleros y contrabandistas españoles, la confusión con el "refugiado político" y las advertencias que la propia guarnición inglesa del Peñón hacían a los "viajeros románticos".

    En Historia,

    Las expansiones británicas de Gibraltar, que se iniciaron con la epidemia de fiebre amarilla de 1815 cuando ocupa el istmo para los enfermos gracias a la generosidad española, continua en 1854 con otra epidemia y se confirma en 1909 cuando el ejército inglés levanta la actual verja. La siguiente fase de expansión se orienta, desde entonces, a las aguas de la bahía de Algeciras.

    Páginas