Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Formulario de búsqueda

    Historia

  • En Historia,

    Los gibraltareños exiliados en San Roque rescatan, en 1722, la imagen del Nazareno de la que se habían apropiado los marinos genoveses que habitaban el Peñón. Este Nazareno, ahora en la capilla de La Visitación, procesiona por las calles sanroqueñas Jueves y Viernes Santo.

    En Historia,

    El relato cuenta las últimas horas, el fusilamiento y los posteriores honores de los revolucionarios liberales que llevaron a cabo el fracasado intento de 1831 y en el que participaron vecinos de la comarca y tambien de Gibraltar.

    En Historia,

    Un grupo de 24 gibraltareños o residentes en Gibraltar participaron en el intento de revolución liberal en España. Fueron fusilados en 1831 y su tumba, inadvertida incluso para sus convecinos del Peñón, está en el cementerio de San Miguel en San Roque.

    En Historia,

    Por dos años, de 1474 a 1476, Gibraltar fue una ciudad habitada y administrada exclusivamente por judíos conversos andaluces, que procedían de Córdoba y Sevilla. La experiencia duró poco y los judíos conversos acabaron expulsados por su señor, el duque de Medina Sidonia.

    En Historia,

    Pocos conocen la gran afición taurina de Gibraltar a lo largo de su historia. El Peñón aportó toreros, aficionados y hasta colaboración para construir la segunda plaza más antigua de la provincia de Cádiz, la de San Roque.

    En Historia,

    Ahora, la ciudad de San Roque, fundada por los exiliados gibraltareños, rinde homenaje al gran escritor y ensayista español José Cadalso, muerto por una granada británica durante el llamado Gran Asedio. Murió en una fecha inconcreta entre el 26 y el 28 de febrero de 1782 y sus restos descansan en Santa María la Coronada.

    En Historia,

    Las desventurados intentos de Torrijos, desde Gibraltar, para provocar un alzamiento liberal que terminaron con su fusilamiento en Málaga y las medidas que adoptó el corregidor de San Roque.

    En Historia,

    La famosa Verja de Gibraltar no la levantaron los españoles, como se suele creer, sino el ejército británico entre 1908 y 1909. El historiador Antonio Pérez Girón cuenta cómo fué y por qué y los cruces de comunicaciones y protestas entre Londres y Madrid de entonces.

    Páginas