Viernes, 27 de Enero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

El «acuerdo» del Gibexit mantiene un Gibraltar británico

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Calle de Gibraltar. Foto Sergio Rodríguez
    Foro
    *Ánimo y confianza en apoyo a nuestros políticos en estos tiempos difíciles

    *Se necesita un «toma y daca» para un «acuerdo» pero eso no debilita la determinación británica

    *El cordón umbilical con el Reino Unido no se romperá

    *Los efectos del «acuerdo» o del «no acuerdo» requieren un juicio y un equilibrio cuidadosos

    *Debido al secretismo, a la gente se le niega la capacidad de juzgar

    *Albares dice que el «acuerdo» está más cerca, pero que la pelota está en el tejado del Reino Unido

    *Albares destaca las dificultades, dentro de un mensaje de progreso y optimismo

    *Surge amenazadoramente la posibilidad de un «no acuerdo», como muestra el reciente ejercicio de puestos de mando

    *Los «efectos negativos» identificados se mantienen en secreto para que nadie pueda planificar o decidir

    *Ese secretismo es una negación de la democracia

     

     

    EL VALOR Y LA CONFIANZA SON FUNDAMENTALES

    El coraje y la confianza deben prevalecer en el apoyo que hay que dar a nuestros políticos ante las negociaciones entre el Reino Unido (incluido Gibraltar) y España para un «acuerdo» del Gibexit por el que Gibraltar siga siendo británico más allá de la salida del Reino Unido de la UE por el Brexit. No cabe duda de que un «acuerdo» requiere un «toma y daca».

    Es un «toma y daca» que no debe socavar la determinación británica que reside en cada uno de nosotros. Se trata de una auténtica lealtad a la Corona británica, no de una lealtad «imaginaria». Es una lealtad que subsistió en Gibraltar durante la pertenencia del Reino Unido a la UE, con Gibraltar vinculado a ella.

    Puede continuar y continuará más allá de cualquier «acuerdo» del Gibexit que pueda alcanzarse. Se necesitará contar con liderazgo político debido a la enorme conexión que todos los gibraltareños sienten con el Reino Unido. El cordón umbilical no se romperá con acuerdos prácticos ya que existe la salvaguardia incluida en la reserva de la posición sobre la soberanía hecha por cada parte.

    SE NECESITA EQUILIBRIO

    Es una lealtad que no debe permitirse que se diluya por los efectos negativos en el mundo real que un resultado de «no acuerdo» tendrá para Gibraltar.

    Son muchos los que sostienen que un «acuerdo» como el esbozado por la UE a través de José Manuel Albares, Ministro de Asuntos Exteriores de España, tiene su lado negativo para nuestra economía. No cabe duda de ello. Es necesario llegar a un equilibrio real entre las consecuencias de un «acuerdo» y las de un «no acuerdo», e incluso dentro de un «acuerdo» si queremos que la «prosperidad compartida» esté al alcance de todos.

    Es ese equilibrio el que habrá que juzgar cuidadosamente, y las decisiones deberán tomarse por el bien de la comunidad que es Gibraltar en su conjunto. Ese es el equilibrio sobre el que el pueblo de Gibraltar no puede decidir por falta de información.

    Las negociaciones son secretas. No hay consulta pública. Lo que tenemos sobre la mesa son las propuestas de la UE, que, según nos han dicho, han sido elaboradas en gran parte por España. El Sr. Albares se refirió a que son «propuestas globales».

    LOS DETALLES DEL «ACUERDO» SIGUEN SIENDO SECRETOS





    Incluso los detalles de esas propuestas siguen sin conocerse. Lo que sí es público son las respuestas del Sr. Albares a una entrevista publicada el sábado en Europa Sur. Repitió el espíritu constructivo y el compromiso de todos en el intento de lograr un tratado del Gibexit que ofrezca «prosperidad compartida».

    Insistió en que habrá tantas reuniones como sean necesarias, al tiempo que advirtió de que el proceso no puede prolongarse eternamente. También recordó a todos que la situación a la que se enfrentan se debe enteramente a la decisión del Reino Unido de abandonar la UE, que está en su derecho soberano.

    LA PELOTA, EN EL TEJADO DEL REINO UNIDO CON DIFERENCIAS PENDIENTES

    Albares insistió en que «estamos más cerca de un acuerdo... [pero que] si bien hay avances concretos en asuntos específicos, no hay acuerdo hasta que todo esté acordado». Además, que «España está dispuesta a llegar a un acuerdo mañana mismo. Respecto a Gibraltar, la pelota está ahora en el tejado británico».

    Lo que se deduce de estas frases es que la UE/España parecen carecer de flexibilidad y están llegando a un punto del que les puede costar moverse, a pesar de lo cual, el Sr. Albares admite la existencia continuada de diferencias. Por lo tanto, es difícil ver un camino hacia un «acuerdo» a pesar del continuo optimismo de todas las partes, a menos que la parte del Reino Unido/Gibraltar pueda encontrar soluciones innovadoras.

    DIFERENCIAS

    Entre los puntos de discrepancia a los que se refirió el Sr. Albares figuran las modalidades prácticas de control de la inmigración, que exigían que España fuera garante ante los demás miembros de Schengen de la salida y la entrada. Fue tajante al afirmar que no podía ser de otra manera.

    Explicó también que, si se desea la libre circulación de mercancías, habrá que resolver las distorsiones de la competencia.

    Mencionó el «Community Care» y el «uso conjunto» del aeropuerto. Fabián Picardo, Ministro Principal de Gibraltar, dijo que estas dos cuestiones eran inaceptables, y se comprometió a encontrar una solución para satisfacer los intereses de España.

    En cuanto al aeropuerto, el Sr. Picardo sugirió el concepto de uso «mejorado», tal y como se consiguió en el Acuerdo de Córdoba de 2006. En cuanto al «Community Care», el Sr. Picardo insistió en que no había discriminación contra los pensionistas y que se estaba malinterpretando el «Community Care».

    Es difícil ver la probabilidad de un «acuerdo» del Gibexit si reina la intransigencia en estos dos últimos puntos.

    «SIN ACUERDO»

    La posibilidad de que no se llegue a un «acuerdo» sobre el Gibexit sigue siendo importante, hasta el punto de que recientemente el Gobierno de Gibraltar ha llevado a cabo un ejercicio de simulación y prueba de planes para un «no acuerdo». El objetivo era evaluar el impacto en el primer día y en el trigésimo día posterior.

    En ese ejercicio, el Viceministro Principal, Joseph García, afirmó que la posibilidad de que no se llegara a un «acuerdo» sobre la salida de Gibraltar seguía siendo «muy real» hasta que se firmara un tratado. No se anduvo con rodeos: «El gobierno mitigará los efectos negativos de la ausencia de tratado en aquellos ámbitos en los que sea posible. Hay algunas áreas en las que será imposible atenuarlos...».

    «EFECTOS NEGATIVOS» MANTENIDOS EN SECRETO

    Lo que sigue siendo un secreto muy bien guardado que se nos oculta a todos los que nos veremos afectados es cuáles son esos «efectos negativos». Significa que ningún individuo puede tomar medidas para reducir esos efectos sobre él mismo, a pesar de que el Gobierno no puede reducirlos.

    Resulta extraño que se lleve a cabo un ejercicio de esta naturaleza y que, sin embargo, no se facilite información alguna que nos ayude a todos y cada uno de nosotros. Seguramente el Gobierno tiene la responsabilidad de identificar para cada uno de nosotros qué «efectos negativos» puede mitigar y en cuáles es imposible hacerlo.

    SE NIEGA LA DEMOCRACIA

    Todos deberíamos ser conscientes de todas las consecuencias de un «no acuerdo» sobre el Gibexit. Es parte del proceso democrático que ayudaría a cada uno de nosotros a decidir qué es beneficioso, apoyar un «acuerdo» si se anuncia, o sufrir las graves consecuencias de que no haya «ningún acuerdo».

    En los últimos 25 años, nuestros Gobiernos han «gastado, gastado y gastado», y directa e indirectamente han pedido prestado más y más para ayudar a cada uno de ellos a ganar las elecciones. Es una situación que debilita la capacidad de resistir frente a un «no acuerdo».

    ¿Qué tiene que decir al respecto nuestro Gobierno actual, si espera apoyo para un resultado de «no acuerdo»? Habrá muchos que se lo pregunten.

     




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas