Domingo, 17 de Enero de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El acuerdo «en principio», ¿un paso demasiado lejos?

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    Vender la realidad retorciéndola un poco es una cosa, vender lo que no es totalmente cierto dándole la vuelta es otra, algo que los votantes pueden no encontrar aceptable. El texto del acuerdo «en principio» que trata de la relación futura de Gibraltar con la UE ya es público.

    Se aparta de la historia que el Ministro Principal, Fabián Picardo, retorciéndola, ha tratado y sigue tratando de vender.

    Si Gibraltar, por cualquier razón, tuviera que aceptar este texto, entonces le correspondería al Sr. Picardo decirlo, exponiendo claramente las razones de ello. Si Gibraltar no tenía que aceptar este texto, entonces el Sr. Picardo tiene que decirnos por qué lo ha aceptado cuando hace cesiones en asuntos que, hasta la fecha, no han sido aceptables para Gibraltar.

    Ciertamente, se incluye una salvaguarda por la que Gibraltar mantiene su soberanía británica y España mantiene su reivindicación de soberanía, pero ¿es eso suficiente? Uno tiene que examinar las disposiciones principales:

    El artículo 1 salvaguarda la «soberanía y la jurisdicción». No menciona la tercera palabra, «control». La ausencia de esa tercera palabra se hace evidente al leer la totalidad del marco (no un acuerdo «en principio») por el que se han acordado ciertas disposiciones que repercuten en el control, ya que el artículo 2 admite la competencia de la Unión Europea en Gibraltar en los asuntos acordados.

    En el artículo 4 se acuerda que el marco constituirá la base de un acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido en el que participará Gibraltar y en el que «... se establecerán los puntos de acuerdo básicos entre España y el Reino Unido, junto con las autoridades de Gibraltar, sobre la futura relación entre Gibraltar, ESPAÑA y la Unión Europea». Es importante señalar que se prevén otros acuerdos, arreglos administrativos y memorandos de entendimiento para desarrollar los aspectos prácticos de todos los demás acuerdos.

    En el artículo 5 se destaca que los controles que interfieren con la movilidad personal se eliminarán de conformidad con la aplicación de las partes pertinentes del acervo de Schengen. Sólo se permitirá la entrada y la salida cuando se cumplan los requisitos tanto de Gibraltar como de Schengen, estos últimos bajo la responsabilidad de ESPAÑA, con referencia específica a que «el Reino Unido (Gibraltar) NO efectuará controles de Schengen».

    El Anexo 1 (que está sujeto a lo establecido en el artículo 10, véase más adelante) entra en un pequeño detalle. Los controles de personas en puertos y aeropuertos se reparten entre las autoridades de Gibraltar y España; Gibraltar decide la entrada según sus propios criterios y, a continuación, los FUNCIONARIOS ESPAÑOLES deciden la entrada en Schengen. Las condiciones de entrada serán acumulativas, con la vigilancia de la frontera exterior llevada a cabo conjuntamente y sin fisuras entre las autoridades españolas y gibraltareñas.

    El Anexo 1 establece también que todos los visados Schengen necesarios serán expedidos por ESPAÑA o cualquier otro Estado miembro de Schengen, informando a Gibraltar al respecto y ajustándose a la política de visados de la UE.

    Gibraltar será responsable de los permisos de residencia de Gibraltar, que sólo serán válidos en Gibraltar; cualquier visado Schengen de larga duración que se requiera será expedido por España. Parece que se ha dejado en el aire lo que sucedería en caso de denegación de un visado Schengen de larga duración a alguien que haya obtenido la residencia en Gibraltar, si bien se requieren las garantías de Gibraltar sobre la alineación de su política general de visados con la de Schengen.

    El artículo 10 establece un período de prueba de cuatro años después del cual España o el Reino Unido con las autoridades de Gibraltar, pueden poner fin al régimen. Durante este período habrá asistencia operacional conjunta de la Agencia Europea de Fronteras y Guardacostas.





    El artículo 11 prevé una modificación de la unión aduanera en nuestra frontera para eliminar los controles aduaneros de las personas al entrar en La Línea.

    El artículo 12 prevé que esto se logre aplicando las salvaguardas necesarias para evitar distorsiones, lo que significa que Gibraltar tendría que aplicar «... básicamente los mismos (1) derechos de aduana y medidas normativas que la UE», (2) leyes sobre aduanas, impuestos especiales e IVA, y (3) medidas para que la UE pueda disponer de estadísticas precisas y fiables sobre las importaciones de Gibraltar.

    El artículo 13 prevé el establecimiento de controles fronterizos adecuados y conformes con las normas de la UE en el puerto y el aeropuerto para permitir que los procedimientos aduaneros se formalicen en España o mediante procedimientos simplificados, con visitas/informes, en la forma que se acuerde, para supervisar las importaciones mediante una mayor cooperación entre las autoridades gibraltareñas y españolas, salvaguardas contra la elusión y una supervisión adecuada de la correcta aplicación de los requisitos de la UE.

    El artículo 14 prevé la eliminación de todas las barreras físicas en la frontera, pero a la luz del limitado movimiento de mercancías hacia la UE, las medidas no deben ser desproporcionadas, sino que deben evitar las distorsiones del mercado interior de la UE. Sin embargo, es importante señalar que en el artículo 15 se prevé el IVA sobre las mercancías, así como los derechos de aduana sobre las mercancías sensibles, como el tabaco, el alcohol y el combustible, con ESPAÑA, como país vecino, desempeñando un papel especial en esto.

    En los artículos 16 a 20 inclusive se exige la igualdad de condiciones en el transporte aéreo, marítimo y por carretera, el medio ambiente, las ayudas estatales y las cuestiones sociales, en particular las cuestiones de seguridad social que afectan a los trabajadores transfronterizos, con disposiciones de seguridad social más amplias establecidas con mayor detalle en el anexo 2 con miras a lograr la igualdad de condiciones en esta esfera.

    Por el artículo 21 se mantendrá, como mínimo, el nivel de los derechos de los ciudadanos que se otorgan en el marco del Acuerdo de Retirada. En virtud del artículo 22, las leyes de protección de datos de la Unión Europea seguirán aplicándose en Gibraltar.

    No hay duda de que unirse al «club» de Schengen ha significado un compromiso. La principal área de compromiso está en la esperada: el control. La pertenencia a cualquier organización requiere elementos de compromiso. Hay muchas áreas en las que a ESPAÑA se le da más competencia que a la UE, a pesar de lo que se nos ha dado a entender con las declaraciones de prensa del Sr. Picardo.

    Gibraltar no ha comprometido su Constitución, ni su Parlamento, ni su oposición, ni sus instituciones gubernamentales, pero no hay duda de que ha tenido que compartir para lograr la movilidad de las personas en la frontera. En este sentido, no ha disminuido su soberanía, jurisdicción o control, pero, como se ha señalado en artículos anteriores, el Sr. Picardo nunca ha definido lo que quería decir con referencia a estas tres palabras.

    Además, si se quiere alcanzar la ambición declarada de no tener frontera, habrá que hacer los compromisos directamente mencionados en el ámbito principalmente de la fiscalidad indirecta, el IVA y los impuestos añadidos. Todavía no se conocen los detalles de esto.

    Puede ser que el Sr. Picardo nos haya llevado a un destino inexorable e inevitable, pero un destino que puede no ser el que Gibraltar estaba dispuesto a alcanzar sin más. Todavía hay un camino por recorrer, ya que este marco debe ser traducido en un tratado completo: la pregunta es ¿se logrará eso?

    Una cuestión importante es si el Reino Unido tiene, relativamente, las manos libres, ya que la firma de un tratado ahora es un asunto externo. Además, a pesar de que abarca cuestiones sobre las que el Reino Unido ha asumido compromisos en el preámbulo de la Constitución, ¿tiene ahora el Reino Unido la conformidad del Gobierno del Sr. Picardo sobre ellos?




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas