Sábado, 21 de Mayo de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Afganistán

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Foro
    Los pueblos que olvidan su historia están obligados a repetirla. Y, desgraciadamente, con Afganistán la historia se repite porque allí se fue por interés y se vuelve por poca vergüenza.

    Y lo más vergonzoso no va a ser sólo el ver la sangre derramada, sino cuando haya que negociar con países intermedios para que sirvan de tapones para los miles de refugiados que querrán venir a Europa.

    La historia se repite. EE.UU. se va a Afganistán a hacerse con algo o sacar algo, disfrazado siempre de salvador tal y como nos lo pintan en sus propias películas que nos meten por las narices.

    Sin embargo, la verdadera película es bien distinta, como ya vimos en Vietnam y en Irak. Ahora toca Afganistán. Y lo malo de todo esto es que ya nos sabemos el desenlace. Y lo que tenemos y debemos exigir a nuestros gobiernos es que no se hagan los sorprendidos porque ya esto resulta patético.





    Nadie nos dijo nunca que íbamos a ir repartiendo democracias por narices y que esto nos iba a servir para otros intereses porque, al final, esto provoca siempre que millones de niños y mujeres se queden sin futuro y a los que se les va a reventar el alma de un momento a otro en ese limbo del que nunca sabremos nada.

    Y otra vez el fracaso de todo occidente es monumental. No hay gobierno afgano, ni hay libertad, ni Afganistan es un Estado, ni tiene un ejercito mínimamente preparado. Afganistán solo tiene problemas y muertos en potencia. Después de un billón de dólares gastados por los norteamericanos, esto no ha servido para nada porque ese debate que enfrenta a la tradición y cultura nacional con los derechos humanos universales no tiene sentido porque se trata lisa y llanamente de muerte, tortura, vejaciones y violencia a gran escala. No hay tradición ni cultura que valga y esto habría que pararlo.

    Nos debería dar vergüenza dejar que pasen esta cosas sin mover un solo dedo, porque es así, no vamos a hacer nada de nada. Solo cuando un grupo terrorista nos vuelva a destrozar  en las calles de nuestros países, entonces nos moveremos y atacaremos lo que haga falta.

    Mientras, nos quedaremos mirando como destrozan a miles de personas.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas