Viernes, 27 de Enero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

El ánimo positivo debe reinar en las conversaciones sobre el Gibexit

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Vista aérea de la terminal aeropuerto de Gibraltar. Foto NG
    Foro
    *El Acuerdo de Córdoba resolvió las cuestiones aeroportuarias

    *Continúan asuntos acordados de mayor amplitud

    *Sustitución de «espíritu constructivo» por «prosperidad compartida»

    *Uso mejorado del aeropuerto en el Acuerdo de Córdoba

    *No es inconcebible un acuerdo similar en el tratado del Gibexit

    *El «Community Care» puede ser una cuestión más compleja de resolver

    *Debería prevalecer la actitud positiva

     

    ACUERDO DE CÓRDOBA

    Resulta extraño que José María Albares, Ministro español de Asuntos Exteriores, Europeos y de Cooperación, plantee ahora la cuestión del aeropuerto al comentar el tratado del Gibexit, aparte de sus exigencias sobre el «Community Care».

    Los asuntos relacionados con el aeropuerto de Gibraltar se resolvieron mediante los Acuerdos de Córdoba alcanzados entre España y el Reino Unido el 18 de septiembre de 2006 [Acuerdo de Córdoba]. Es una solución que puede encajar en un tratado del Gibexit con poca dificultad.

    ACUERDOS MÁS AMPLIOS

    El Acuerdo de Córdoba también abordó cuestiones relativas a las pensiones, las telecomunicaciones, el flujo fronterizo y el «Instituto Cervantes». Este último se abrió para cerrarse unos años más tarde. Todas las demás cuestiones se llevaron a efecto o siguen funcionando hoy en día, aunque el flujo fronterizo se verá perjudicado si no se alcanza un tratado del Gibexit.

    El golpe de efecto con el Acuerdo de Córdoba fue un «paquete de acuerdos que creemos mejorará el bienestar económico y social tanto de Gibraltar como de la zona circundante, en particular el Campo de Gibraltar». Todas las partes se reservaron la cuestión de la soberanía y la jurisdicción, y Gibraltar aceptó que las referencias a la soberanía fueran bilaterales para el Reino Unido y España.





    «DEJA VU»

    El Acuerdo de Córdoba dice que la discusión «ha permitido abordar una serie de cuestiones en detalle y con espíritu constructivo, y resolverlas de forma aceptable para los Gobiernos de España, el Reino Unido y Gibraltar (los «participantes»), de forma que beneficie tanto a Gibraltar como al Campo de Gibraltar, contribuyendo así a la creación de un ambiente constructivo de confianza mutua, respeto y cooperación».

    Ahora, estas palabras suenan diferente al compararlas con la frase adoptada por los participantes que hablan de «prosperidad compartida» para Gibraltar y el Campo de Gibraltar cuando se discuten públicamente los objetivos de un tratado del Gibexit. Sin embargo, los participantes no deben perder de vista que para compartir la prosperidad hay que permitir que continúe y que se cree. Debe haber un cofre de oro para que el oro pueda ser compartido.

    ACUERDO DE CÓRDOBA SOBRE EL AEROPUERTO

    El Acuerdo de Córdoba dice explícitamente: «También hemos podido acordar disposiciones que facilitarán un mejor uso del Aeropuerto de Gibraltar para el tráfico aéreo civil en beneficio de Gibraltar y del Campo de Gibraltar.» Ahí nace la palabra «uso mejorado», que ahora adopta el Ministro Principal del Gobierno GSLP-Liberal, Fabián Picardo, en lugar de referirse al «uso conjunto»: reina la semántica.

    La construcción de una terminal aérea a ambos lados de la frontera fue uno de los elementos centrales de los acuerdos aeroportuarios de Córdoba. Gibraltar construyó su lado; España nunca añadió su propia extensión. Es una omisión que no tiene por qué socavar los acuerdos que parecen estar en estudio en las negociaciones del tratado del Gibexit.

    Por el Acuerdo de Córdoba se levantó la suspensión de todas las medidas de aviación de la UE que afectaban al aeropuerto de Gibraltar, por lo que se le aplicaron todos los reglamentos y directivas pertinentes de la CE. Se respetaron los requisitos militares.

    No puede ser demasiado difícil concebir que no se pueda incluir una disposición similar en un tratado del Gibexit del Reino Unido con la UE sobre Gibraltar, especialmente si la intención es ampliar los «privilegios» del espacio de viajes Schengen a Gibraltar. Además, el «detalle» sería igualmente aplicable en esas circunstancias.

    «COMMUNITY CARE»

    Las cuestiones relativas al pago del «Community Care» son bastante más complejas. Además, no hay suficiente información pública como para poder hacer comentarios.

    Lo que puede decirse es que es necesario equilibrar cuidadosamente el objetivo de «prosperidad compartida» que tienen todos los participantes. No tiene sentido tratar de socavar la prosperidad cuando el objetivo colectivo es compartirla.

    MANTENER EL OPTIMISMO

    Si queda poco en el cofre, lo que se compartirá será un nivel de vida reducido. Si se produce tal reducción, el equilibrio de la opinión pública gibraltareña podría inclinarse en contra de cualquier «acuerdo» Gibexit. A todos los participantes les interesa evitar este resultado.

    El optimismo expresado por todos los participantes debe ser bienvenido, pero ese optimismo no se debe extinguir por un participante lanzando cuestiones que parecen difíciles de resolver. Es mejor mantenerlos en la agenda con la clara intención de que se encuentre una solución.

    Por desgracia, muchos expertos consideran que las partes española y británica de las negociaciones sobre el Gibexit se están colocando en una posición en la que pueden culpar a la otra de no llegar a un acuerdo. Aun así, las conversaciones continuarán, por lo que el desacuerdo no es todavía el resultado previsible.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas