Lunes, 5 de Diciembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Batallas y sueños

  • Imagen de Juan Antonio Palacios
    Por Juan Antonio Palacios
    Escritor, profesor y político. Ha sido alcalde de Algeciras y vicepresidente de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar.
    Foro
    Todos diríamos que cuando aparecieron las vacunas en el mercado, habíamos ganado una gran batalla, dentro de la guerra contra la Pandemia del Coronavirus, pero los sueños que nos habíamos montado se quedan en que las previsiones y los planes que nos habíamos montado no se terminan de cumplir, aunque nos aseguren por activa y por pasiva, que antes de que termine el verano el 70% de la población estará vacunada.

    Lo cierto es que debemos ganar las batallas libradas e ir en busca de los sueños perdidos, que, entre búsquedas y fronteras, nos retratan el mundo y la vida cotidiana, con eficiencia y seguridad, con viajes imaginarios y sin desplazamientos.  

    Entre batallas y sueños, todo puede ser mejor y en ocasiones lo que puede salir mal, sale. Y nos volvemos feroces, irreverentes y provocadores. Nuestras opciones hemos de jugarlas con mucho cuidado y sobre todo lo más discretamente posible.

    Con el tiempo, vamos superando batallas y nos refugiamos en los sueños. Vamos recorriendo el camino de lo teórico a lo práctico, de las palabras a los hechos. Renovamos las reglas del juego, entre respetos, privacidades y rentabilidades, rotos por el dolor y fortalecidos por la alegría.

    Si manejamos bien las palabras, haremos oír nuestras voces sin hacer ruidos. Debemos ser más optimistas, divertidos y alegres, mostrarnos más jóvenes, con serenidad, tranquilidad y aplomo. Ganando batallas y fabricando sueños, llenamos nuestras atmosferas de perfumes y fragancias, bendiciones y maldiciones, cuentos y leyendas, ruidos y silencios.





    No debemos tener prisas y precipitarnos en resolver los problemas. Nos conviene tener paciencia y hacerlo todo con mucho orden y la información precisa. No debemos dejar que la pereza oculte nuestras cualidades y talentos. Disfrutemos todo lo que podamos, ya que será la clave de que nos sintamos felices.

    Hemos de esforzarnos en actuar de manera inteligente, lo que significa que debemos reflexionar antes de actuar y tomar una decisión importante. Debemos aprender a informarnos para no llevarnos sorpresas. Todo problema puede arreglarse si somos capaces de dar nuestros brazos a torcer. En medio de enfados y pataletas, relatos y discursos, promesas y juramentos, las cosas no son lo que parecen.

    Confiar en nuestras posibilidades es mucho más poderoso de lo que creemos. No nos debemos preocupar demasiado por lo que está por llegar y afrontar los retos con fuerza y confianza, viviendo según nuestros valores y sin dejarnos condicionar.

    Aprendamos que nuestras vidas comienzan cada día, que sepamos priorizar, relativizar las cosas y no hacer una montaña de un grano de arena, adquiriendo mayor perspectiva a la hora de resolver nuestros problemas. A veces algunas personas negativas nos impiden que mostremos nuestro mejor rostro y demos la mejor visión de nosotros mismos.

    Avanzar con decisión nos apasiona. Nuestra perseverancia, nos ayuda a conseguir nuestros sueños. No tenemos tiempo para aburrirnos. Si somos capaces de sacar a la luz nuestros secretos nos sentiremos más libres que estar continuamente presos del estrés, el agobio y el exceso de trabajo.

    Necesitamos vivir a tope nuestra relación con el mundo, dejándonos llevar, pletóricos y vivir con intensidad cualquier momento, sin perder el tiempo y aprendiendo a pactar, y acostumbrarnos a no llevar mascarillas en espacios exteriores y guardando las distancias. Volveremos a mirarnos a la cara.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas