Miércoles, 23 de Junio de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

Chapuzas

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Foro
    Cualquier delegación que represente a España en cualquier ámbito internacional debe ser vacunada o renunciar a enviarla. Pero el Gobierno ha vuelto a pifiarla en algo evidente y claro como es este tema. Encima, esta historia ha sido acompañada de mentiras como las dichas en la Cadena Ser por el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribe quien afirmó en este medio que el tema de la vacunación de la selección española de fútbol ya estaba previsto antes del positivo de Sergio Busquets. Y eso es absolutamente mentira y ha quedado demostrado cuando se ha visto que no había ninguna estrategia de vacunación a pesar de que todos los participantes españoles en la Olimpiada ya están vacunados.

    Así, los jugadores han tenido que ser aislados y no han podido jugar el partido amistoso contra Letonia, que lo han jugado los sub-21 que SÍ ESTABAN VACUNADOS PORQUE VAN A LA OLIMPIADA.

    A pesar de esto, ha llegado un segundo positivo en la selección, Diego Llorente. Y a partir de ahí han llegado las prisas porque el Ministerio de Sanidad está sumido en la más absoluta improvisación. Pero es que, a la falta de dirección de Sanidad en la pandemia, se le ha sumado el caos en las pocas decisiones que ha adoptado o la falta de un criterio claro en asuntos capitales: desde la gestión de periodos vacacionales como la Navidad o la Semana Santa hasta la falta de decisión con la segunda dosis de AstraZeneca





    Esa confusión también incluye la ausencia de una decisión clara con respecto a la vacunación de la Selección Española de Fútbol: tras anunciar que sus jugadores serían vacunados, otro positivo le ha hecho a Sanidad aplazar la decisión y delegarla en el Consejo Interterritorial. Al final, será el Ejército quien vacune a los jugadores. Y eso que el ministro de Cultura y Deporte decía que todo estaba preparado.

    Cualquier representación oficial de España ha de ir totalmente vacunada e inmunizada, cosa que ya no es posible con el fútbol porque la inoculación será este jueves y el lunes es el primer partido oficial, con lo que no habrán pasado los quince días para la inmunización. Y así están los jugadores, tres grupos diferentes de burbujas, unos aislados, otros seis nuevos por si aumentan los positivos y siete que Luis Enrique ha rescatado de los sub-21, por si acaso. Lamentable la improvisación. La vacuna será de Janssen (una sola dosis), pero que está aconsejada para mayores de cuarenta años.

    A todo esto, ha salido Blas Cantó que ha sido el representante español en Eurovisión y ha dicho que él también ha sido la representación oficial de España y nadie le dicho nada de vacunarlo. Y lleva razón.




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz