Viernes, 28 de Enero de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

¿Confort económico en el Gibexit?

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    «El Reino Unido apoyará plenamente a Gibraltar, a su gente y a su economía en cualquier escenario». No hay duda de ello, pero es una declaración sin sentido y sin contenido. Ese compromiso, sea cual sea la forma en que se traduzca si no hay un «acuerdo» sobre la salida de Gibraltar, no procede del Ministro de Hacienda del Reino Unido ni del Tesoro.

    Lo tenemos, entre otros, de la diputada Wendy Morton, ministra para Europa y las Américas, en su carta al diputado Sir William Cash, presidente del Comité de Escrutinio Europeo de la Cámara de los Comunes.

    Pero, ¿no es hora de que los ciudadanos sepan cuáles podrían ser esos planes de contingencia económica y si se verán restringidos, en detrimento de nuestra prosperidad actual, por las realidades de la desigualdad regional del Reino Unido?

    IMPACTO DE LA DESIGUALDAD REGIONAL EN EL REINO UNIDO

    ¿Será políticamente factible que el Reino Unido beneficie más a Gibraltar que a las zonas más pobres del Reino Unido, que sufren la desigualdad regional? Parece poco probable.

    El apoyo económico del Gobierno del Reino Unido debe entenderse y considerarse en el contexto más amplio de la economía del Reino Unido y la desigualdad regional que se sufre en ella.

    Es posible que la desigualdad regional en el Reino Unido no sea un factor que prime en la mente de los ministros, como Wendy Morton, que se ocupan de los asuntos de ultramar. Sin embargo, los ministros británicos que se ocupan de los problemas financieros de las regiones más pobres del Reino Unido tendrán que reflexionar y hacer aportaciones políticas.

    Es probable que esos factores repercutan, a su vez, en lo que pueda ocurrir aquí.

    EFECTO ECONÓMICO ADVERSO

    Si no hay un «acuerdo» del Gibexit, es probable que la prosperidad de Gibraltar sufra enormemente. Si hay un «acuerdo», la prosperidad de Gibraltar puede sufrir un poco menos, pero aun así, podría sufrir sustancialmente, a menos que la UE entienda la situación y sea flexible. Es una flexibilidad que debería producirse en base a lo que escribe Wendy Morton, «... la situación única de Gibraltar, su geografía y su proximidad a la UE».

    Nos enfrentamos a una encrucijada económica de importantes efectos, a menos que la UE vea la necesidad de garantizar la prosperidad para lograr, como dice Wendy Morton, «... el objetivo compartido de asegurar la prosperidad futura de Gibraltar y la región circundante». Si Gibraltar no puede prosperar, la región circundante sufrirá más que nosotros.

    UN RESPIRO

    Se puede tomar como consuelo la creencia de Wendy Morton de que «hasta que entre en vigor un tratado separado, el Reino Unido, Gibraltar y España han acordado garantizar un mínimo de interrupción en los acuerdos transfronterizos tras el final del Periodo de Transición». Tomado al pie de la letra, esto significa que no hay necesidad de un tratado, podemos seguir divagando así por los siglos de los siglos.

    La realidad, sin embargo, es que esos acuerdos deben ser limitados en el tiempo, por lo que se necesita un tratado. Por lo tanto, esa redacción indica que habrá un tratado, escribe claramente que esas medidas provisionales continúan «Hasta que entre en vigor un tratado separado... ».

    Pero, y es un enorme «pero», la carta esboza, de forma no exhaustiva, las «áreas de preocupación» que existen entre el mandato de negociación de la UE y el Marco Político acordado con España el 31 de diciembre de 2020.

    LAS PREOCUPACIONES

    Entre ellas, que Gibraltar:





    - Tiene que ser responsable de expedir los permisos de residencia, no España.

    - Sería responsable de los visados para aquellos que sólo se queden en Gibraltar, siendo España la responsable de los visados Schengen (es difícil entender cómo se controlará esto sin un puesto fronterizo).

    - Tomaría las decisiones sobre las solicitudes de asilo de acuerdo con el derecho internacional y no España «en cooperación con el Reino Unido».

    Además, sugiere medidas de aplicación de la ley que van más allá de lo acordado en el Marco Político.

    Las que afectan a la soberanía del Reino Unido.

    Por último, las propuestas totalmente desproporcionadas sobre la movilidad y la igualdad de condiciones, que van mucho más allá de lo necesario para cumplir en estos frentes lo que se incluye en el Marco Político y, las necesarias para proteger el mercado único de la UE, teniendo en cuenta el pequeño tamaño de Gibraltar, o que conducen a una carga legal y administrativa grande e innecesaria. Una clara indicación por parte del Reino Unido de que las medidas proporcionadas son aceptables.

    LA CONCESIÓN

    Wendy Morton confirma una concesión de la UE. Frontex se encargará «... de la circulación fluida de personas entre Gibraltar y el espacio Schengen».

    No menciona que esta concesión es por un periodo de cuatro años. ¿Qué pasará después de esos cuatro años?

    PLANES SÓLIDOS

    Wendy Morton reafirma el pleno compromiso de alcanzar un tratado, pero escribe que «... el Gobierno del Reino Unido y el Gobierno de Gibraltar están trabajando estrechamente para garantizar que existen planes rigurosos para todas las eventualidades, incluyendo una salida no negociada». Bueno, ¿cuáles son esos planes?

    Seguramente los que vivimos en Gibraltar y tenemos negocios en Gibraltar deberíamos tener información sobre cuáles podrían ser. El tiempo avanza. Adaptarse a una situación de «no acuerdo» será bastante difícil, de hecho, adaptarse a una situación de «acuerdo» podría ser también bastante difícil. Hay que dar a la gente el tiempo y la oportunidad de adaptarse, la información es crucial para ese proceso.

    ¿Cuándo llegará el momento de que se conozcan las contingencias para que puedan comenzar las medidas preparatorias?

    ¿CUÁNDO SE REVELARÁN LOS PLANES DE CONTINGENCIA?

    Tal vez el Comité de Escrutinio Europeo pueda hacer algunas preguntas sobre esos planes cuando el Ministro Principal, Fabián Picardo, el Viceministro Principal, Dr. Joseph García, y el Fiscal General, Michael Llamas, comparezcan ante él el 24 de noviembre de 2021.

    El esclarecimiento de esos planes sólo puede reforzar la posición negociadora del Reino Unido y de Gibraltar. Sin embargo, parece que por ahora todos los huevos están en una sola cesta, como repite Wendy Morton en su carta.

    La cesta debe entregarse «... a través de un tratado que aporte confianza, seguridad jurídica y estabilidad a las vidas y medios de subsistencia de la población de Gibraltar y de las comunidades vecinas, sin perjuicio de las posiciones jurídicas sobre soberanía y jurisdicción».

    Parece que se confía en que se superen «las áreas de preocupación».




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas