Viernes, 27 de Enero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

Corrupción en Europa

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    La sede del Parlamento Europeo. Foto: NG
    Foro
    Debo ser yo muy crédulo pero la verdad es que pensaba, creía y confiaba plenamente en que en seno de la Unión Europea todo era transparencia, controles y mecanismos para poner a raya cualquier atisbo de corrupción.

    Estaba convencido que todo lo referido a las instituciones europeas era rectitud y buen hacer. Siendo español y tan acostumbrado a los casos de corrupción creía firmemente que Europa era otra cosa pero ya veo que, como apuntaba el político francés Joseph Fouché en el siglo XVIII, «todo hombre tiene su precio, lo que hace falta saber cuál es».

    El llamado Qatargate es todo un 'golpe' a la credibilidad y el buen nombre de Europa y las instituciones que lo integran. Este caso plantea la duda de cuántas veces han podido actuar los eurodiputados condicionados por los regalos y maletines ofrecidos por distintos países para inclinar una votación hacia un lado u otro con el único objetivo de beneficiar a estos gobiernos y beneficiarse ellos pese a ir en contra del interés general de los ciudadanos europeos.

    Uno de los detenidos y principal sospechoso de esta trama es el italiano Pier Antonio Panzieri que durante 14 años fue eurodiputado y ocupó puestos de responsabilidad en temas vinculados a países del Magreb. A saber lo que pudo mover y percibir en ese tiempo.





    Las instituciones comunitarias se enfrentan a un nuevo reto y una tarea compleja, restituir su credibilidad y aniquilar toda sombra de sospecha llegando hasta el final en esta investigación. Asimismo se hacen necesarios reforzar los mecanismos de control para evitar que aquellas personas que tengan precio ocupen puestos de responsabilidad y puedan tomar decisiones.

    Un ejemplo claro y muy duro: en 2010 hubo una reunión entre el Presidente de Francia, Nicolás Sakozy, con el entonces presidente de la UEFA, el también francés, Michel Platini, y el hoy Emir de Qatar, Tamim Bin Hamad. Por aquel entonces se iba a votar la sede de este Mundial que se acaba de celebrar en Qatar.

    Platini iba a votar a los EE.UU como sede. Después de esta reunión cambió su voto a favor de Qatar. Y, fíjense qué casualidad. A las dos semanas de la reunión, Qatar compró el PSG (París Saint Germain Foobatll Club).

    Corrupción pura y dura... y no pasa nada.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas