Viernes, 27 de Enero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

Dos errores

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. Foto: NG
    Foro
    Hay gestos y frases que delatan a los personajes. A veces se trata de episodios en los que no hay mala intención, es decir, simples meteduras de pata que, sin embargo, se convierten en munición para los enemigos de quienes las cometen.

    En ese sentido, Pedro Sánchez es muy generoso con sus detractores: les regala los misiles con los que atacarlo. Incluso da la sensación de que lo hace a propósito.

    El presidente ha empezado la semana especialmente 'sembrao'. Primero, al señalar que entrará en los libros de historia por sacar a Franco del Valle de los Caídos y, a las pocas horas, por elegir a un exministro para el Tribunal Constitucional.

    Sobre lo primero, la falta de modestia es inexcusable. De entrada, porque si alguien estará o no en las crónicas históricas, será por decisión de los historiadores. Salvo, claro está, que vivamos en un régimen autoritario, donde el mandamás de turno es el que ordena qué leerán las siguientes generaciones.





    Confío, por tanto, en que el comentario de Sánchez sobre la decisión del Gobierno de exhumar los restos del dictador fuese un lapsus y no una demostración de egocentrismo presidencial.

    La segunda metedura de pata -o demostración de que se cree en un estado de indulgencia plenaria que le libra de toda crítica- es designar para el Tribunal Constitucional a un exministro de Justicia. Es incuestionable que Juan Carlos Campo fue juez antes que integrante del Consejo de Ministros, pero no es menos cierto que bastante incendio hay entre la judicatura y la política como para ahora echar bidones de gasolina.

    Y también de gasoil, pues el segundo nombramiento es el de la magistrada y ex alto cargo de La Moncloa Laura Díez. Dos preguntas son obligadas:¿Puede hacerlo el presidente? Sí. ¿Debió haber buscado otros nombres? Pues también.

    Da la sensación de que Sánchez ya ha asumido que está en una fase de su vida política en la que las decisiones polémicas no le van a suponer más coste que las ya tomadas, pero hay un matiz: él no es el Gobierno en pleno y, sobre todo, él no es el Partido Socialista en peso.

    De manera que sus errores, como creo que son estos dos, se vuelven contra el Ejecutivo y también contra la formación política que lidera. Y es esta la que en mayo de 2023 se someterá al escrutinio de los ciudadanos en unas elecciones que no son unas primarias de las generales porque en España no existe esa figura, pero sí que lo parecerán precisamente porque Sánchez se empeña en ello.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas