Martes, 19 de Junio de 2018

Formulario de búsqueda

    Entre líneas

  • Imagen de Estanislao Ramírez
    Por Estanislao Ramírez
    Periodista, fundador y primer presidente de la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar

    De las muchas felicitaciones propias de estas fechas, tal vez movido por la obsesión que tenemos los periodistas por sacar punta, me llama la atención la enviada por InfoGibraltar, el Servicio de Información del Gobierno de Gibraltar en España.

     

    Una espectacular fotografía, realizada al amanecer desde “su campo”, como gusta decir a los yanitos, con el Peñón al fondo y con la línea del cielo del norte de África en el horizonte, sobre la que aparece un deseo que puede ser más que interpretable: “Merry christmas y buen principio 2018”.

     

    La expresión resulta extraña.

     

    Dado que el inglés es ya de uso más común de lo que parece y sobre todo en frases hechas, habría valido poner “merry christmas and happy new year 2018”. No creo que nadie hubiese tenido que recurrir al traductor.

     

    También podrían haber escrito lo que suele decirse a este lado de la verja: “felices fiestas y próspero año nuevo”.

     

    Sin embargo, han recurrido a una extraña traducción que cuesta, incluso, un poco de trabajo leer y entender para un castellano parlante.

     

    Nos falta algo en ese “merry christmas y buen principio 2018”. Necesitamos una preposición entre “principio y 2018”, sin que eso convierta la frase en algo totalmente correcto.

     

    ¿Sólo buen principio? ¿Sólo enero o sus primeros días? ¿Qué pasa con febrero y los meses siguientes hasta diciembre? ¿No se pide que sean buenos?

     

    Eso es lo malo, que aquí entra la perversión del periodista.

     

    ¿No será que el Gobierno de Gibraltar utiliza la expresión “principio” para referirse, sin mencionarla, a la anunciada reunión interministerial que según el titular de exteriores, Alfonso Dastis, será en enero?

     

    Y, si es así, ¿los buenos deseos son para que los acuerdos nos resulten beneficiosos a los del campo, a los yanitos o a ambos?

     

    La verdad es que no quiero ser agorero, pero espero poco para el Campo de Gibraltar de ese encuentro en Madrid. No sueño con acuerdos concretos de inversiones ni de beneficios fiscales ni de otro tipo, el Gobierno de España no lo ha hecho aún, no lo hizo antes y no aparenta querer hacerlo a corto plazo.

     

    La Línea seguirá siendo singular sólo desde el punto de vista gramatical, nuestro tren seguirá renqueando por una vieja vía que, lo que son las cosas, construyeron los ingleses y nosotros seguiremos viajando en caravana a Tarifa un verano sí y otro también.

     

    A lo mejor vuelven a asegurar que el paso entre La Línea y el Peñón será fluido, silenciando que eso, como bien saben los gibraltareños, dependerá de lo que quiera el Reino Unido

     

    Yo creo que la cita interministerial, en lo que nos atañe, será más humo y pose, seguida de numerosas declaraciones gratificantes de los que deben obediencia y subordinación al Gobierno de Madrid. O sea, de los de siempre.

     

    Me gustaría equivocarme, pero ya he oído más anuncios vacíos y falsas promesas de las que soy capaz de recordar.

     

    Ahora bien, si he acertado en eso de que Fabian Picardo jugaba al acertijo con su felicitación, reclamo mi premio, aunque sea simplemente el laurel virtual del “piensa mal y acertarás”.

  • Datos

    20

    Casi 20 años lleva Gibraltar vertiendo aguas fecales directamente al mar en la zona de Punta Europa, según la condena del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea. La oposición local, el GSD, y grupos ecologistas, entre ellos Verdemar, habían pedido en repetidas ocasiones la adecuación del tratamiento de aguas, sin resultado alguno por parte del gobierno.