Sábado, 9 de Diciembre de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

¿Es la oportunidad de gobernar del GSD?

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Reunión del Gobierno de Gobierno. Foto InfoGibraltar
    Foro
    *Se acaba el modelo de pseudo-socialismo de Picardo en el gobierno

    *El GSD es alternativa, pero mejor esperar, no ocupar el puesto porque le toca

    *El declive se ha agravado por el desgobierno con que se ha hecho frente a la economía y a las finanzas públicas

    *El GSD en el gobierno se vería obligada a tomar medidas impopulares

    *Dichas medidas supondrán la vuelta del GSLP, por lo que no es el momento adecuado para el GSD

    *El GSLP está en proceso de autodestrucción

    *La única salida es la impopular austeridad, acompañada de mayores costes públicos e impuestos

     

    ¿SE ACABÓ EL TIEMPO DE PICARDO?

    Cada vez se habla más de que se ha acabado el tiempo en el gobierno del supuesto socialismo de Fabian Picardo con un Gobierno GSLP-Liberal. Si eso es cierto, actualmente la única alternativa real disponible para formar gobierno es el GSD, bajo el liderazgo de Keith Azopardi y a pesar de la ausencia de políticas propias.

    Un cambio gubernamental de esa naturaleza, provocado por las adversas circunstancias económicas y de finanzas públicas a las que se enfrenta Gibraltar, y de hecho el mundo, puede ser lo último que necesita el GSD. Puede ser una misión suicida sin ningún beneficio para el GSD. Tampoco habla muy bien del estado de la política electoral en Gibraltar que, en parte, se puede achacar a los sistemas electoral y parlamentario.

    PORQUE LE TOCA

    El GSD estaría dando el paso basándose simplemente en que es su turno para ocupar el puesto, es decir, basándose en «un sistema por el cual los nombramientos o las adjudicaciones se hacen por rotación en lugar de por mérito». Dar el paso ahora no permitiría aplicar políticas populares.

    La impopularidad de lo que hay que hacer por la fuerza de las circunstancias económicas y financieras, no sería un buen augurio para que un gobierno del GSD tuviese un buen resultado en las urnas, en las penúltimas elecciones generales, si fueran elegidos para sustituir al actual Gobierno GSLP-Liberal.

    Si el GSD llegara al gobierno en las próximas elecciones, es probable que el GSLP volviera al poder con todas las medidas impopulares puestas en marcha a costa del GSD. Así que dejemos que los GSLP-Liberales sean reelegidos y se vean obligados a tomar ellos mismos todas las medidas impopulares, a su costa electoral.

    De vez en cuando, en política, es correcto esperar el momento oportuno antes de asumir el turno, un turno que resultaría beneficioso para toda la sociedad.

    CIRCUNSTANCIAS

    Gibraltar se enfrenta a una recesión económica mundial y a un declive de los negocios. En el caso de Gibraltar, sus propias circunstancias especiales provocadas por el Brexit y sus posibles efectos, haya o no un «acuerdo» del Gibexit, agudizan y empeoran esa espiral descendente.

    Una marcada proporción de la economía de Gibraltar se compone de la venta de algunos artículos específicos, cuyo comercio está siendo restringido ahora por las medidas transfronterizas acordadas. Además, está formada por el turismo, que se está recuperando pero que hoy no tiene tanto poder adquisitivo como antes de la crisis económica.





    Las finanzas públicas de Gibraltar también se están viendo afectadas, al igual que en muchos países, por el efecto que ha tenido la pandemia, es decir, el consiguiente aumento del gasto público, y su efecto en los beneficios empresariales y el empleo. A su vez, esto tiene un impacto perjudicial en los ingresos aduaneros y fiscales, lo que significa menos dinero para el gobierno.

    La caída de las finanzas públicas (antes de las medidas presupuestarias) se amplió en Gibraltar debido al exceso de endeudamiento público directo e indirecto ya existente y al exceso de gasto gubernamental. Es una situación ante la que Gibraltar no puede reaccionar con la misma agilidad que otras economías. No tiene el mismo acceso a los mercados públicos para conseguir más financiación mientras gana tiempo para tomar medidas con las que empezar a reducir la deuda.

    EL GSD EN EL GOBIERNO

    Si en las próximas elecciones generales, el GSD fuera elegido para el gobierno, la razón sería probablemente porque los votantes están hartos de la actual administración, y de las medidas que se ve obligada a introducir, principalmente en el frente de las finanzas públicas.

    Es poco probable que sea porque el GSD presente una oposición real o políticas alternativas. No lo hace, sino que se limita a sentarse y esperar. En cualquier caso, la situación actual no deja mucho o ningún margen de maniobra en el frente económico y financiero.

    Hay duras realidades a las que cualquier gobierno futuro debe enfrentarse, a saber, los cambios en la economía de Gibraltar provocados por lo que está sucediendo en todas partes, el impacto que un «acuerdo» o «no acuerdo» tendrá en la economía, y la acumulación de una deuda pública inasumible que es una pesada carga alrededor de nuestros cuellos. Todo ello limita nuestra capacidad de recaudar más dinero para uso público sin el apoyo del Reino Unido, y restringe las decisiones sobre las finanzas públicas que habrá que tomar.

    SÓLO HAY MEDIDAS IMPOPULARES

    No hay soluciones fáciles para todas esas cuestiones. Incluso las soluciones disponibles tardarán en llegar. Mientras tanto, las medidas impopulares son las que están a disposición de cualquier gobierno. Por ello, el GSD debe ir a las próximas elecciones explicando claramente a qué se enfrenta Gibraltar y qué habrá que hacer para solucionarlo.

    Pocas políticas, si es que hay alguna, serán populares, pero es mejor ser elegido con el respaldo de la verdad en esos frentes que retorciendo las cosas y que luego resulten imposibles de aplicar. Si decir la verdad significa que los GSLP-Liberales serán elegidos de nuevo, que así sea. Tendrán que enfrentarse a la realidad en el gobierno. Tendrán que enfrentarse a la impopularidad de sus acciones forzadas, no al GSD, cuando vuelvan a ser juzgados por el electorado.

    Un gobierno que llegue después de que los GSLP-Liberales hayan tomado todas las decisiones impopulares mientras estaban en el gobierno, tendrá una hoja de ruta limpia de cara al futuro. Será capaz de ofrecer beneficios al electorado a medida que la economía y las finanzas públicas mejoren con el tiempo. Su gobierno será a largo plazo y no a corto plazo. Los GSLP-Liberales sufrirán una enorme derrota electoral de la que tardarán años en recuperarse.

    LOS GSLP-LIBERALES EN EL FUTURO

    En su momento, el resultado de estas elecciones llevará a un colapso de los GSLP-Liberales tal y como son hoy. En cualquier caso, ya no son el partido que Sir Joe Bossano contribuyó a formar y liderar durante tantos años. Forman un gobierno obligado por sus actividades pasadas a quitar, no a dar, a los que más ayuda necesitan. El actual Gobierno GSLP-Liberal se derrumbará cuando llegue el momento, y está madurando rápidamente.

    Por muy difícil que sea aceptarlo, todavía no es el momento adecuado, pero la autodestrucción de los GSLP-Liberales se producirá. Sin embargo, debe ocurrir cuando caigan en la destrucción financiera que ellos solos han sembrado en Gibraltar y, por extensión, en cada uno de nosotros. Los votantes deben ver claramente los fallos de los GSLP-Liberales, o su capacidad para ayudarnos a salir del agujero que han cavado para nosotros en sus últimas tres legislaturas.

    AUSTERIDAD Y SUBIDA DE IMPUESTOS

    Hay un camino que cualquiera que forme gobierno puede seguir ahora. Es un camino de austeridad y de búsqueda de mayores fondos públicos a través del aumento de las tasas e ingresos del gobierno (incluyendo lo esencial como el agua, la electricidad, las tasas y los alquileres) y de mayores impuestos.

    La austeridad y el aumento de los impuestos deben dirigirse, en la medida de lo posible, a los que pueden permitírselo, no a los menos ricos y capaces. Es probable que todos se vean afectados, pero la última subida de impuestos a nivel local se dirigió a todos, no sólo a los más pudientes. Los más necesitados serán los más afectados proporcionalmente por esa subida.

    La austeridad significará recortes sustanciales en el gasto público con el consiguiente efecto que tendrá en muchos, principalmente en los más necesitados. De nuevo, hay que tener cuidado con lo que se recorta o se aumenta para reducir el efecto sobre los más desfavorecidos.

    Todos sufriremos esas medidas, especialmente los más necesitados, por lo que hay que dejar que las hagan los GSLP-Liberales. Los GSLP-Liberales agravaron el problema al que se enfrenta ahora Gibraltar al gastar y pedir prestado en exceso en sus tres últimas legislaturas. Dejemos que sufran las consecuencias de ponerlo todo en orden. Después deberían ser castigados por sus fechorías.

    Por desgracia, el mundo real no funciona así. Si los GSLP-Liberales no corrigen la situación actual de Gibraltar antes de las próximas elecciones generales, no tendrán ninguna posibilidad de ganar. Lo más probable es que sean derrotados en las urnas, que el GSD sea elegido y que estos tengan que tomar todas las medidas impopulares.




  •  Campaña Mundo de Ecoembes
     Campaña Mundo de Ecoembes