Viernes, 30 de Octubre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

Especiales, hasta en la pandemia

  • Imagen de Luis Romero
    Por Luis Romero
    Periodista, master en Seguridad y Defensa y profesor honorario de la Universidad de Cádiz
    Foro
    No es posible que nuestras preocupaciones de estos días se centren en nada que no sea la situación por la que atravesamos tras la aparición de la Covid-19, o el coronavirus como ya le conocemos, y el consecuente estado de alarma decretado por el Gobierno dada su expansión en todo nuestro territorio.

    Lo que sí podemos hacer es pensar en nuestra situación particular, en lo que sucede en esta esquina del mapamundi en que nos ha tocado vivir, porque peculiaridades tenemos hasta para enfrentarnos a esta nueva pandemia. Es verdad que hasta el momento, y ojalá siga así, la afectación en nuestra zona es realmente reducida, sea cual sea el motivo. Pero están sucediendo cosas que nos diferencian, que solo pasan aquí, por eso de que la geografía lo determina casi todo.





    Lo primero que nos sorprendió, por inesperado, fue el cierre de la frontera con Marruecos decidida por el país vecino y comunicada con pocas horas de margen. Eso, que a lo mejor en lo personal no tiene por qué afectar a la mayoría, sí que resulta relevante para una de nuestras principales empresas, el puerto, que vio de golpe como los enlaces marítimos de pasajeros con Tánger-Med, desde Algeciras, y Tánger ciudad, desde Tarifa, se suspendían. Además, se limitó el acceso a los barcos de la línea con Ceuta a quienes residieran en esa ciudad, para no trasladar el problema a la ciudad del otro lado del Estrecho.

    La segunda sorpresa fue cuando nos enteramos que varios autobuses procedentes de Italia (principal foco de la pandemia en Europa) y de Francia, con ciudadanos de origen marroquí pero residentes en esos países, llegaban a Algeciras con la intención de pasar el Estrecho, cuando ya estaba cerrada la frontera y no había posibilidad de realizar el trayecto. La consecuencia inmediata fue que se quedaron atrapados en Algeciras. La situación se solucionó, tras pasar una noche no se sabe muy bien dónde y con el estado de alarma ya instaurado, primero impidiendo que nuevas oleadas de autobuses llegaran a nuestra ciudad, cuando ya estaban en tránsito, y segundo devolviendo por la misma vía a dichos viajeros a sus lugares de origen.

    La tercera sorpresa, ésta más política que sanitaria, ha sido la serie de piropos que el presidente de la Junta de Andalucía lanzó a la actitud y decisiones adoptadas por el Gobierno de Gibraltar respecto a esta cuestión. No por inmerecidos, sino por lo inesperado y poco acostumbrados que estamos a este tipo de discursos por parte del Partido Popular. Todo será que esta pandemia sirva, además de para reafirmar nuestra voluntad de resistir y superar como un solo país este grave momento, para que algunos concluyan que nuestros vecinos del otro lado de la verja son seres racionales y que no se diferencian tanto de nosotros, ni en sus deseos ni en sus preocupaciones.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas