Domingo, 7 de Agosto de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

Gotas de alegría

  • Imagen de Juan Antonio Palacios
    Por Juan Antonio Palacios
    Escritor, profesor y político. Ha sido alcalde de Algeciras y vicepresidente de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar.
    Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. Foto: NG
    Foro
    Nuestro paso por este mundo es un goteo, de pensamientos y actos, gotas de sudor por el ejercicio o el calor, gotas de lluvia, de calma e inquietud, de aburrimiento y sorpresa, de tomar la iniciativa o dejarnos llevar  pero que no nos quiten nunca las gotas de alegría y las trasformen en llanto por nuestro dolor, que sean gotas de ánimo y optimismo que nos den fuerza para abordar y superar las situaciones difíciles.

    Sentimos el palpito de la novedad y la singularidad, y no encerrarnos en ver las cosas de una manera única, sino descubrir que pueden ser de otra forma y existen otras miradas, diferentes y originales, lejos de clonarnos en nuestra forma de ser y estar, de no ser loros, que repiten compulsivamente todo lo que los otros dicen y hacen. Es el reto de encontrarnos a nosotros mismos, sin copias ni versiones postizas.

    Debemos ser cuidadosos y minuciosos en el tratamiento de los sufrimientos y las emociones de los otros, y tenemos que proponernos ser sembradores de alegría. No debemos ser cicateros en practicar la afabilidad, ni tacaños en el compartir lo que procura el bienestar de los demás.

    Con apertura mental, tendremos más posibilidades de sentirnos alegres y contentos, y afortunadamente resulta contagioso, y nos hace sentirnos más dinámicos y activos. Otra cosa que nos llenará de gotas de alegría es liberarnos de prejuicios sobre las personas y situaciones.

    Nos empeñamos en ocasiones en hacer complejo lo simple, difícil lo fácil, no aprender a gestionar nuestras emociones y descontrolarnos, en prohibir todo aquello que entendemos, en confundir disciplina con sumisión, en negar lo que es una e videncia.



    Algeciras - Cabaret Festival
    Algeciras - Cabaret Festival


    Nuestras inseguridades , nos restan alegría , y nos hacen ser menos amigables , más hostiles y agresivos , y no disfrutamos con las cosas nuevas , con los cambios que pueden mejorar la vida de la gente. Cada día podemos entrenarnos en la alegría desde el optimismo y viendo el vaso medio lleno y vacunándonos contra el pesimismo, no colocando en cada pensamiento, imagen, idea y recuerdo una experiencia no deseable.

    El lenguaje confunde cuando no se tienen claras las ideas . Si son positivas , tendremos muchas más posibilidades de estar y sentirnos alegres. En la actividad que a todos nos afecta, porque estamos obligados a ser sus protagonistas, la POLÍTICA.

    Por eso resulta complicada de entender la postura del PP, que como dice el Presidente Pedro Sánchez, está más preocupado de defender los intereses de una minoría q como las de los responsables de las eléctricas y los bancos en que los de la ciudadanía en general.

    Además de los disgustos que se llevan con la subida de las pensiones, el SMI o los sueldos de los funcionarios, no puede ser creíble que el Gobierno de España lo haga todo mal, y que los voceros mediáticos de la derecha más rancia estén permanentemente irritados y no se den una pequeña alegría, cuando hay buenas noticias para el País.

    Si tomarán conciencia que la alegría, a través de sus distintas manifestaciones, no es solo libertad, sino uno de los síntomas más saludables de salud y bienestar, quizás se darían el pequeño placer de disfrutar de algunas cosas y no estarían todo el día instalados en modo negativo.

    Háganse un favor, no les importe reconocer, señor Feijóo y compañía, que perdieron las últimas Elecciones Generales, y que con frecuencia cometen errores sin estar a la altura de las circunstancias, échenle paciencia, ya que Sánchez no solo tiene fama de resistente, sino que lo ha demostrado y háganme caso y échense unas gotitas de alegría en los ojos o mediante ingesta bucal, notarán alivio y se sentirán mucho mejor.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas