Martes, 26 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

El GSLP vuelve a amenazar a la libertad de expresión

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    Debe hacerse una pregunta fundamental que es, ¿el uso del Parlamento la semana pasada por parte del Ministro Principal, Fabian Picardo y del GSLP contra el Grupo de Acción de Cuidados Comunitarios («Community Care Action Group»), fue el procedimiento correcto, justo y razonable para lograr el propósito declarado de facilitar mayor precisión a la opinión pública?

    Sin duda es importante que se corrijan las inexactitudes que puedan existir en las campañas de cualquier grupo que se dedique a cuestiones políticas. Esto es un hecho, pero no es la cuestión principal en relación con los recientes acontecimientos y debates habidos en el Parlamento que implican al «Community Care Action Group».

    La precisión, vista por el GSLP, es un objetivo que podría haberse alcanzado sin abusar en el Parlamento de un pequeño Grupo de Acción minoritario carente de capacidad de respuesta en el Parlamento. El objetivo del GSLP podría haberse alcanzado utilizando una argumentación coherente y concisa en un comunicado de prensa. Después de todo, el Gobierno parece tener una gran capacidad para emitir comunicados de prensa sobre todos los temas.

    EL ABANDONO DEL PARLAMENTO POR PARTE DE LA OPOSICIÓN NO ES EL PROBLEMA

    Vimos a todos los diputados que se sientan en los bancos de la oposición abandonando el Parlamento cuando el Gobierno del GSLP debatió su Moción, presentada con el fin de que el «Community Care Action Group» corrigiera las inexactitudes de una carta entregada al Gobernador.

    El abandono no es la cuestión importante, como tampoco lo es cuáles son los aciertos o errores en el debate actual sobre la Asistencia Comunitaria. Es una distracción que el Sr. Picardo, con su inimitable estilo, está utilizando en su beneficio para desviar la atención.

    SIN DERECHO A RÉPLICA

    Una cuestión fundamental es si el Parlamento debe ser utilizado por un gobierno para arremeter contra un grupo de acción de particulares, gobierno que no puede ser derrotado en una votación parlamentaria debido a la composición constitucional del Parlamento.

    Ese grupo, el «Community Care Action Group», no tiene derecho de réplica en el Parlamento. La elección del foro por parte del Sr. Picardo ha colocado al Grupo en una posición de desventaja, en contra de las normas de la justicia natural.

    El Sr. Picardo, y en consecuencia su partido GSLP, no puede ser contestado por el «Community Care Action Group», la parte afectada, en el Parlamento, el lugar que ha elegido cuidadosamente teniendo en cuenta esa desventaja para el Grupo. La naturaleza antidemocrática e intencionada de esa elección del lugar, hecha por el Sr. Picardo, es evidente para cualquiera.

    Es ese uso del Parlamento por parte del Sr. Picardo y su GSLP lo que socava la democracia, y no es que el GSLP haya tenido nunca mucha consideración por la democracia. Pues bien, una vez más, tenemos un claro ejemplo del desprecio que el GSLP tiene por ella, como nos ha puesto en bandeja el Sr. Picardo.

    Los votantes deberían tomar nota de que la falta de respeto a la democracia puede afectar y perjudicar a cualquiera de nosotros, normalmente a los individuos y a las minorías, que son los que menos se pueden defender; nadie se escapa de ese abuso de poder si los que están en el poder apuntan a uno mismo.

    EL ABANDONO DEL PARLAMENTO POR PARTE DE LA OPOSICIÓN SIRVE PARA ALGO



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS II- ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS II- ARCGISA


    El abandono ha funcionado a un nivel, independientemente de si las circunstancias lo requerían o no. Ha servido para dar amplia publicidad a la forma de gobierno opresiva del Sr. Picardo y del GSLP. Esto no es nada nuevo, pero había quedado oculto por el barniz de adhesión a la democracia que ofrece el GSLP.

    Aquí tenemos un gobierno que en varios programas electorales ha prometido una mayor democracia, a través de reformas. No ha cumplido estas promesas. Promesas que ha hecho para engañar al electorado para que votara a un partido, un partido que es adicto a la manipulación para conseguir sólo sus propios fines: el poder.

    La moción contra el «Community Care Action Group» se aprobó en ausencia de todos los diputados de los bancos de la oposición. Esta ausencia no supone ninguna diferencia. La forma antidemocrática en que está estructurado nuestro Parlamento habría dado lugar al mismo resultado. La mayoría del Gobierno habría aprobado la moción de todos modos, con o sin diputados de la oposición en la Cámara.

    Es esa mayoría inherente al Gobierno la que demuestra la falta de democracia de la forma en que el Sr. Picardo ha actuado, mientras defiende cínicamente sus acciones argumentando que «no hay asalto a la democracia». El fracaso de la democracia se produce al utilizar el debate parlamentario contra el «Community Care Action Group». El Grupo no tiene voz en el Parlamento.

    SIN ALTERNATIVA

    Lo triste es que mientras los que se oponen al GSLP siguen divididos, el GSLP mantiene la ventaja en unas Elecciones Generales. La realidad es que la oposición está dividida entre el GSD y el TG, y tristemente, incluso se ha demostrado desunión en el propio GSD.

    El GSLP puede seguir cometiendo sus errores. Puede seguir siendo opresivo. Puede silenciar, intimidar y humillar a los grupos de presión. Puede seguir haciendo un uso antidemocrático de nuestras instituciones constitucionales con relativa impunidad, incluido el Parlamento, mientras no oprima al 40% de los votantes, ya que es lo único que necesita para ser elegido para gobernar mientras dos partidos se oponen.

    LOS VOTANTES TIENEN LA ÚLTIMA PALABRA, PERO...

    Puede ser que las actuaciones del GSLP no sean para la «paz, el orden y el buen gobierno» de Gibraltar, pero esa es una cuestión subjetiva que necesita la decisión de aquellos que no desean dar el paso extremo necesario para corregir cualquier fallo en la democracia.

    El Sr. Picardo tiene razón en una cosa mientras tengamos nuestro actual sistema electoral, a saber, que si una Oposición va a objetar algo, necesita una política buena, articulada y coherente que sustituya a la que está llevando a cabo el Gobierno. Sólo mediante la búsqueda de alternativas atractivas, cualquier grupo que se oponga al Gobierno podrá convencer a los votantes de que voten por el cambio, incluso aun cuando éste sea deseado por muchos.

    SE NECESITA UN LIDERAZGO FUERTE EN LA OPOSICIÓN

    Corresponde al electorado tomar medidas correctoras pero, mientras la oposición siga dividida, eso es imposible con nuestro actual sistema electoral. Los que se oponen necesitan encontrar un camino común a seguir por el bien de la democracia en Gibraltar.

    En cuanto a las cuestiones planteadas por el «Community Care Action Group», no tenemos alternativas ni del GSD ni del TG. En muchas cuestiones tampoco hay otras opciones previstas. Los que se oponen deben tomar medidas serias y ofrecer otras opciones para lo cual se necesita liderazgo. Un liderazgo que en 1996 proporcionó Sir Peter Caruana.

    ¿Va a salir ahora alguien a la palestra?




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas