Domingo, 1 de Noviembre de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

¿Hay gato encerrado en los mensajes de Año Nuevo?

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    Fue reconfortante, en principio, escuchar los mensajes de Año Nuevo tanto del ministro principal («CM») como del ministro principal adjunto («DCM»). Su mensaje es claro. Habrá desafíos por delante, pero no se preocupen, ya están solucionados. Resueltos, pero sujetos a la advertencia de que cada uno de nosotros probablemente tendrá que apretarse el cinturón y arrimar el hombro.

    Si las cosas están resueltas, ¿por qué hemos rendido tanto para ganar 11 meses de arreglos transitorios? Nos hemos rendido ante un tratado fiscal con España que hace algunas incursiones en la soberanía fiscal y, ante cuatro Memorandos de Entendimiento («MoU») que equivalen a la participación conjunta de España en comités, en las áreas a que se refieren. Una participación que, en términos prácticos, se traduce en que España tiene algo que decir en nuestros asuntos, en contradicción con lo que se nos ha dicho.

    El tratado fiscal es permanente (si es ratificado); los «MoUs», aparentemente, terminan el 31 de diciembre de 2020, si no se llega a un acuerdo con España. Pero no parece que haya ninguna excusa válida para rechazar una extensión permanente de estas concesiones de los «MoU»: ¿podríamos realmente rechazar cualquier extensión de ellos entre el Reino Unido y España?





    Sin embargo, tanto el «CM» como el «DCM» describen la inclusión de Gibraltar en el período transitorio con la UE como un logro considerable y críticamente importante. ¿Cuál es el logro? Deberían explicar de qué se trata. ¿Es que nos ha dado tiempo para hacer los planes de contingencia detallados, para una salida sin acuerdo, que se jactan de haber hecho? Pero estos están listos, así que ¿para qué son los próximos 11 meses? Este es el único tiempo que se ha ganado.

    Los dos afirman que todos los asuntos que surjan de una salida sin acuerdo, que estén bajo el control de Gibraltar, han sido tratados y que todo el trabajo preparatorio para las posibles consecuencias está hecho y las soluciones están a mano para que Gibraltar no se vea atrapado. Pero, a nadie se le ha dicho en qué pueden consistir, más allá de la necesidad de hacer sacrificios, estos planes y arreglos que son en nuestro beneficio.

    Se nos dice que cada uno de nosotros debe estar dispuesto a poner su granito de arena, contribuir, pedir menos y hacer más para asegurar el futuro, incluso hacer un sacrificio estoico. Pero, ¿qué es lo que se espera de cada uno de nosotros? ¿No lo ha cubierto todo? Tal vez, el «CM» y el «DCM» podrían aclararlo, acompañando sus explicaciones con información sobre los preparativos del Gobierno para un «no acuerdo».

    Se nos promete que nuestra soberanía, jurisdicción y control exclusivo de nuestros asuntos no son negociables, pero en los mismos mensajes se nos dice que es necesario hablar con España y que se desea negociar un acuerdo justo. La negociación es un proceso de concesiones mutuas. Esperamos no ser el participante débil en esa negociación, porque el Reino Unido de Boris Johnson puede ver que las razones de Gibraltar en contra de un acuerdo, vistas en el contexto de los MoUs, pueden no tener la lógica que podríamos pensar que tienen. 




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas