Martes, 26 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

La culpa es de todos

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Foro
    Intentamos echar la culpa de lo que está ocurriendo a alguien o a algo, sea como sea. La culpa es del Gobierno, o de la Oposición, de los fachas, de los progres...  cualesquiera de ellos nos viene bien si se trata de echar las culpas a los demás. Pero lo cierto y verdad es que la pandemia sigue causando estragos en todo el mundo y seguimos metidos de lleno en debates que no conducen a ninguna solución de la misma.

    La culpa es de todos porque hemos sido un auténtico desastre a la hora de cumplir con nuestras obligaciones. Si, si, todos. Algunos pensaremos y diremos que hemos cumplido todo sin fiestas ni haciendo nada mal, pero ¿y los hijos? Porque puede o podemos haber consentido viajes de sus hijos con amigos, o viajes de fin de curso, o no saber de dónde vienen cada noche o no querer saberlo. O a lo peor ha visto o hemos visto algo irregular en la calle y en vez de denunciar nos hemos quitado de en medio. Así que por acción o por omisión, todos somos responsables.

    Al principio era lógico que todos nos equivocáramos porque era un enemigo desconocido e invisible pero, ahora, ya no hay excusa alguna. Pero nosotros seguimos buscando culpables pero no en nosotros mismos sino en los demás. Somos todos un desastre y nuestra falta de disciplina y de compromiso con nosotros mismos y con la sociedad en que vivimos es descomunal.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    ¿No resulta raro discutir sobre el uso de la mascarilla con ella en la mano? ¿No es extraño pensar que nuestros hijos no hacen botellón? ¿Hasta dónde llega nuestro cinismo?

    Con los datos de contagios descontrolados, con las UCI’s hasta los topes, con enfermos muy jóvenes que comienzan a sufrir la enfermedad de forma violenta, con todo esto, seguimos buscando culpables para creernos que nosotros somos los buenos.

    Y lo curioso es que todos pensamos lo mismo. Somos las almas puras y que el resto (los otros) carguen con las culpas. Y esto, amigos, es absolutamente absurdo y nos convierte al conjunto en un grupo de idiotas incapaces de resolver un problema que, desgraciadamente, se está llevando a miles de personas.

    Así que nada, seguiremos tomando nuestras cervezas y de camino seguimos hablando de los culpables, mientras estamos sin mascarillas y pegaditos unos a otros. Y eso de tener precaución y eso lo dejamos para otro momento.




  • Prolibertas
    Prolibertas