Viernes, 27 de Enero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

La Gibraltar FA habla por fin, pero con falta de seguridad

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Joe Bossano, en una entrevista en la GBC
    Foro
    *La Gibraltar FA reacciona a la financiación del estadio a través de su Secretario General, Ivan Robba

    *El ultimátum de la UEFA hace que se actúe

    *Es poco probable que se utilice el dinero de la UEFA o de la FIFA, a pesar de que el informe de la GBC de 2017 dijese lo contrario

    *La promoción «debería» autofinanciar su desarrollo

    *Las declaraciones de la Gibraltar FA no se apoyan en hechos o cifras

    *La Gibraltar FA reacciona al ultimátum de la UEFA

    *«Creencia» de que las ventas y los alquileres «deberían» pagar el desarrollo

    *La Gibraltar FA reconoce la necesidad de implicación política

    *Los contribuyentes son los garantes finales del dinero de los depositantes del GSB

    *El Gobierno del Reino Unido se interesará por la garantía de 500 millones de libras

     

    NO HAY GARANTÍAS

    Finalmente, la Asociación de Fútbol de Gibraltar [Gibraltar FA] ha hablado a la Corporación de Radiodifusión de Gibraltar [GBC] sobre la construcción y financiación de su nuevo estadio de fútbol. Ha informado de que el plan y la financiación del nuevo estadio son consecuencia de un ultimátum de la UEFA, que «no espera» que se necesite el dinero de la UEFA o de la FIFA, y que la promoción «debería» aportar lo suficiente para devolver el préstamo y los beneficios del Gibraltar Savings Bank [GSB].

    No es una declaración muy tranquilizadora viniendo de una organización sin historial ni experiencia en el desarrollo inmobiliario o en las finanzas. Las declaraciones no están respaldadas por ninguna proyección financiera. Son simplemente las palabras del Secretario General de la Gibraltar FA, Ivan Robba, tras las declaraciones del Gobierno GSLP- Liberal y de los otros partidos políticos, el GSD y el TG.

    Todo ello a pesar de que allá por el 18 de abril de 2017, la GBC informó de que la FIFA y la UEFA aportarían 15 millones de libras para convertir el Victoria Stadium en un estadio de categoría 4. La Gibraltar FA compró el estadio con 16,5 millones de libras financiados por la FIFA y la UEFA. 

    PARTICIPACIÓN DE LA UEFA-FIFA

    Parece que el pánico por construir un estadio de fútbol viene de un ultimátum dado a la Gibraltar FA. Se dice que el primer vicepresidente de la UEFA, Karl-Erik Nilsson, le dijo a Sir Joe Bossano «O construyes algo, o no volverás a jugar en Gibraltar nunca más», eso fue en febrero de 2022.

    El «tú» indica que la amenaza era para la Gibraltar FA y no para Sir Joe, pero eso no es lo que se cita como dicho por el Sr. Robba.

    Una pregunta sin respuesta es ¿por qué el ultimátum? ¿Tenía la UEFA alguna previsión de que ya se habría construido o debería haberse construido un estadio de la categoría adecuada y, si es así, por qué la implicación de Sir Joe? ¿Tiene que ver con el uso, ya en 2017, de los 16,5 millones de libras esterlinas aportados por la UEFA para un estadio de la categoría necesaria?





    Lo que hace público ahora el señor Robba es que la Gibraltar FA no «espera» que el dinero de la UEFA o de la FIFA sea necesario para financiar la construcción propuesta. El uso de la palabra «esperar» no inspira mucha confianza, como tampoco lo hace la falta de explicación sobre si ese dinero estaría disponible por parte de la UEFA y/o la FIFA en caso de que fuera necesario.

    LOS INGRESOS DE LA PROMOCIÓN

    El Sr. Robba ha sugerido a la GBC que «cree» que los ingresos de la venta o el alquiler de los elementos residenciales y comerciales de la promoción del estadio «deberían» dar lugar a los fondos necesarios para devolver el préstamo del GSB y obtener un beneficio («cree» y «debería»). Una vez más, un uso de las palabras que carece de certeza y confianza en sí mismo derivada de un plan de negocios adecuado.

    Es de esperar que se hayan calculado cuidadosamente los costes necesarios y las estimaciones de rentabilidad, y que se haya realizado un estudio de mercado sobre la demanda de este tipo de inmuebles.

    Sin embargo, es imposible estar seguro de que se lograrán las ventas y los alquileres, por lo que el riesgo sigue existiendo, sin embargo, todas las declaraciones de todos los sectores, ya sea Sir Joe, el Gobierno GSLP- Liberal o la Gibraltar FA, ignoran esa realidad empresarial, una realidad que probablemente se verá afectada negativamente si no hay un acuerdo del Gibexit con la UE.

    Sin embargo, se dice que el GSB se ha comprometido a poner a disposición el dinero necesario en forma de notas de préstamo garantizadas, a pesar de que esencialmente estará prestando un arriesgado 86% del coste de la promoción a la Gibraltar FA, una entidad sin ninguna experiencia en promociones urbanísticas.

    SE RECONOCE LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA

    A pesar de los constantes desmentidos de Sir Joe, ahora el Sr. Robba admite que la participación política siempre estuvo presente. Ha dicho a la GBC que la Gibraltar FA nunca habría podido financiar completamente un estadio nuevo.

    Es probable que la razón de ese déficit sea que los asistentes de pago no cubrirían los costes de financiación y amortización debido a los pocos eventos y a que las cifras no dan. Es una realidad que pone en duda la necesidad de un nuevo estadio de 8.000 plazas, más allá de las aspiraciones políticas de algunos.

    Según él, el coste de 40 millones de libras (uno supone que se refiere al coste de construcción de un estadio de fútbol exclusivamente) hace que la promoción no sea viable sin la participación del Gobierno. Por fin se admite que, de una u otra forma, el Gobierno está involucrado.

    EL GSB PROYECTA SEGURIDAD A LOS DEPOSITANTES

    Es correcto decir que la gente puede elegir dónde colocar su dinero y que el dinero en el GSB no es dinero de los contribuyentes. No es correcto sugerir que, una vez colocado en el GSB, se hagan inversiones arriesgadas con ese dinero basadas en motivaciones políticas debidas a un deseo exagerado de tener un estadio nacional de fútbol alentado por un ultimátum de la UEFA.

    La gente ve al GSB como un «refugio seguro» para su dinero. La propuesta de financiación del nuevo estadio de la Gibraltar FA saca esa parte de los fondos del GSB del ámbito de la seguridad y lo lleva a la esfera de la inversión más especulativa con vistas a obtener grandes rendimientos. No es dinero de los contribuyentes, pero es dinero cuyo reembolso a los depositantes está al final garantizado por los contribuyentes.

    Es cierto que el dinero de los depositantes puede que no esté en riesgo, pero eso no respalda que las decisiones de préstamo no deban tomarse puramente sobre la base de buenos principios bancarios. Al final, a los contribuyentes no les gustará que su dinero se utilice para apoyar o sostener al GSB, especialmente si la política ha tenido una gran influencia en las decisiones del préstamo.

    EMPEZAR DE NUEVO DESDE EL PRINCIPIO

    Curiosamente, la aportación de 15 millones de libras para la construcción por parte de la FIFA y la UEFA que, según informó GBC, se prometió en 2017, parece haberse quedado en el camino. En ese momento, el proyecto debía estar terminado en 2019. ¿No deberían hacerse preguntas sobre esto a la Gibraltar FA, al GSB, al Gobierno y a Sir Joe?

    La esperanza es que los implicados en el proyecto vuelvan a revisar todo y se aseguren de que las decisiones se han tomado de forma objetiva y con todas las aportaciones necesarias. También debería considerarse la posibilidad de descartar toda la idea.

    Después de todo, el Gobierno de Gibraltar ha aumentado enormemente sus préstamos públicos hasta 500 millones de libras esterlinas gracias a la garantía del Gobierno británico.

    Sería raro que el Gobierno del Reino Unido no hubiera aguzado el oído al oír hablar del proyecto de 100 millones de libras propuesto. Veremos con el tiempo si tiene algo que decir al respecto, o tal vez la participación que pueda tener el Gobierno del Reino Unido sea a puerta cerrada.

     




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas