Lunes, 5 de Diciembre de 2022
Twitter
Facebook
Youtube

De la rutina a la magia

  • Imagen de Juan Antonio Palacios
    Por Juan Antonio Palacios
    Escritor, profesor y político. Ha sido alcalde de Algeciras y vicepresidente de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar.
    Foro
    Muchas de nuestras actividades son rutinarias, las integramos y las hacemos de forma mecánica y sin ponerles demasiada atención. A veces y en medio de este desierto surge un oasis mágico en el que las cosas son de otra forma, permitiéndonos ver más allá de la neblina.

    Admitir nuestros errores nos evita muchos problemas y disgustos innecesarios. Nos hace sentir más fuertes y dispuestos a dedicarnos a lo esencial, sin aburrirnos en rutinas insoportables y descubriendo la magia de cada momento. A veces, nuestra impaciencia por salir de los caminos transitados, nos hace ser atrevidos.

    Hemos de superar la apatía y convencernos que tener más no significa el pasaporte para ser más feliz, que hay ocasiones en la vida en la que hemos de cambiar el rumbo entre declaraciones de intenciones y realidades planificadas, blindadas en nuestra fuerza de voluntad.

    Debemos estar dispuestos a disfrutar de la magia de la vida, abriendo las puertas a nuevas experiencias, comprometiéndonos con las gentes y con sus realidades, alejándonos de farsantes y malhumorados, no cayendo en enfados y rabietas.

    Si mantenemos la calma y la tranquilidad, las cosas pueden ser más fáciles de lo que pensábamos, dispuestos a disfrutar de cada instante de la magia de la vida y a no disgustarnos por lo que no merece la pena. No debemos olvidar que intentar hacer muchas cosas no es la solución, procurar hacerlas bien debe ser nuestra meta.

    Aunque no lo creamos, casi siempre hay algo interesante que oír, dejando atrás todos los prejuicios y poniendo todos los sentidos en lo que estamos escuchando. Donde menos lo esperamos descubrimos lo maravilloso en lo más simple, sin dejar de poner los pies en el suelo y alejar la tentación de considerarnos por encima de los demás.





    Mantengamos la magia de la mente en calma para reaccionar adecuadamente. Cada cual tiene su camino entre el genio y el ingenio, y debemos meditar antes de dar un paso. No debemos dudar de nosotros mismos y actuar con confianza y determinación.

    Avanzamos y retrocedemos entre extraordinarias rarezas y excepcionales rutinas, y hemos de procurar verificar la realidad de los hechos antes de emprender un nuevo proyecto. Todo fracasa cuando queremos justificar lo injustificable.

    Cuando acertamos a la hora de tomar una decisión, descansamos a pierna suelta y nos sentimos con una gran paz interior. Estamos dispuestos a terminar las cosas pendientes y más preparados para hacer frente a nuestras obligaciones.

    Hay días, que, sin embargo, creemos que todo se nos vuelve en contra, porque algo no nos sale como nos habíamos propuesto. Hay quienes dudan y quienes no, y diera la impresión que aquellos que no piensan ganan y los que solo actúan llevan ventaja.

    No debemos dejar que las rutinas estropeen nuestros momentos de magia, dedicando mucho tiempo a las inauguraciones y clausuras, a fotos y vanidad de vanidades, y demasiado poco a lo que sucede en medio, sin dejarnos llevar por delirios, alucinaciones, falsos recuerdos o percepciones.

     Es necesario cuidar los detalles y lograremos grandes cosas. Despejemos nuestras mentes de temas conflictivos y pensamientos obsesivos y envolvámonos en los vestuarios de la esperanza y lo posible.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas