Domingo, 16 de Mayo de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

La soledad de los alcaldes

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Foro
    Los presidentes de Gobiernos y los presidentes de Comunidades Autónomas pueden quitar a sus ministros ó consejeros cuando consideran que su gestión no es buena ó simplemente porque han perdido la confianza en cualquiera de ellos. 

    La Ley Electoral dice que el escaño o la concejalía son personales, pero, sin embargo, un presidente de Comunidad ó de Gobierno puede formar su gobierno con miembros del Parlamento ó fuera de él. Y poner y quitar cuando corresponda.

    Sin embargo, en las elecciones municipales no ocurre eso. Hay un candidato y una lista. Si ganas las elecciones forma tu gobierno municipal con los concejales que han salido dentro de tu grupo. Pero si algún día un concejal te falla y lo quitas del gobierno o simplemente reprendes su actuación, te puedes encontrar que este concejal no solamente no se va sino que, encima, la mayoría de las veces, se beneficia marchándose a la oposición y convirtiéndose casi siempre en árbitro de las decisiones de su ayuntamiento. Y pasa a ser tu enemigo número uno y el que más te odia.





    Esto ocurre en todos los sitios y aquí en nuestra comarca, eso es prácticamente una especialidad. Ha pasado y pasa en casi todas las localidades.

    En mi última legislatura ocurrió algo parecido pero, incluso, bastante más grave. Una señora presionada por un partido de la oposición se marchó al grupo mixto antes, incluso, de formar gobierno con lo que no se pudo hacer en beneficio de ese partido que la “arropó” usando un término bastante poco duro aunque podría haber usado y usaré un término mucho más despiadado. Esta concejala tuvo su propio despacho y todo tipo de parabienes y… más cosas. E, incluso, apareció como víctima.

    Y es a lo que voy, el alcalde, cualquiera, se siente impotente en todos estos casos, incluidos los inútiles, teniendo que soportar muchas veces hasta chantajes políticos y deslealtades de esos “compañeros”, sin poder hacer nada. Acaba de ocurrir muy cerca, en estas elecciones.

    Es necesario cambiar la ley electoral en beneficio de los alcaldes para que puedan gobernar con la suficiente tranquilidad. Y si un concejal te falla, pues a casa. Y hay que hacerlo así porque si seguimos como hasta ahora, gobernar una ciudad se hace insoportable y estás en mano de cualquier desaprensivo ó desaprensiva que, encima, se hacen los dueños del Ayuntamiento junto con la oposición que siempre, curiosamente, los arropa.




  • Cáritas diocesana Cádiz
    Cáritas diocesana Cádiz