Martes, 26 de Octubre de 2021
Twitter
Facebook
Youtube

La tercera dosis y el efecto mariposa

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    Foro
    Se nos está insinuando desde el Ministerio de Sanidad sobre la posibilidad de una  tercera dosis de las vacunas que se están dispensando en España.  No tengo ni idea si la vacuna de Janssen que es monodosis entraría también con otra  dosis de refuerzo. O si Astrazéneca también la tendría con una tercera dosis de la misma o de Pfizer o Moderna. La ministra no ha dicho nada más pero sea como sea, en España (y  también en muchos países desarrollados) se piensa ya  en terceras dosis de refuerzo habiendo países pobres que no alcanzan una vacunación por encima del 0,1 por ciento. Algunos países como Chad, Burkina Faso, Haiti, Eritrea, Tanzania, Burundi o Vanuatu, no han visto una sola dosis de las vacunas. Y esto no puede ser.

    Ha estado fenomenal vacunar a nuestros mayores con urgencia, es estupendo que estemos vacunando a millones de personas a toda prisa, merece la pena que intentemos la famosa inmunidad de grupo que nos permitiría seguir afrontando la pandemia con cierta tranquilidad.



    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA
    CAMPAÑA ACEITES VEGETALES USADOS - ARCGISA


    Todo eso ha estado muy bien. Pero  también nos llevan advirtiendo, desde la OMS (Organización Mundial de la Salud), de algo que resulta obvio: si no vacunamos a la mayor parte de la población mundial, la pandemia seguirá viva y podrá generar un enorme número de problemas a todos. Las variantes que vayan apareciendo pueden poner en jaque al mundo entero, otra vez (ahora mismo tenemos la variante Delta que es la india y cuyos efectos de contagio son muy superiores. Miren ustedes, sin ir más lejos, en Australia la variante Delta está expandiéndose sin control y ese país,  que era uno de los que menos incidencia de contagios sumaba y menos índice de vacunación presentaba, se enfrenta  ahora a una situación desastrosa que puede llevar al confinamiento más duro a toda la población.

    Se trata de ser empáticos, de ser generosos.  ¿No deberíamos echar el resto intentando vacunar a la población de los países más pobres por pura solidaridad y, si me apuran, por egoísmo puro y duro? ¿Qué razón hay para dispensar una tercera dosis si no hay un soporte científico que apoye esta  decisión? ¿Vamos a tener que pensar que los intereses económicos vuelven a estar por encima de cualquier otra cosa?

    Seguimos en plena pandemia y seguimos sin aprender nada de nada. En Occidente vamos a lo nuestro sin querer entender que la aldea global en la que se convirtió el mundo hace ya años es un sitio muy pequeño en el que todo lo que ocurre afecta al conjunto. No hemos aprendido nada del efecto mariposa.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas