Miércoles, 12 de Agosto de 2020
Twitter
Facebook
Youtube

El misterio del retiro de McGrail se hace más profundo

  • Imagen de Robert Vasquez
    Por Robert Vasquez
    Abogado y periodista gibraltareño
    Foro
    El hecho de que el Comisario retirado Ian McGrail haya pedido una investigación judicial sobre las circunstancias de su retiro como Comisario de la RGP demuestra que no teme a las críticas sobre sus actuaciones el tiempo que estuvo como Comisario de la Policía, o sobre lo que pueda salir en ese proceso. Se produce después de que nuestro Ministro Principal, Fabián Picardo, según una declaración emitida por los abogados de McGrail, fuese sorprendido en sus explicaciones al Parlamento sobre el retiro del Comisario.

    Si «los poderes establecidos» rechazan esa invitación, ¿no será indicativo de que hay asuntos que otros temen que puedan salir a la luz pública? ¿Quiénes son los «poderes establecidos» que decidirán la petición de McGrail? Seguramente es el Gobernador con el asesoramiento de la Autoridad Policial pero con la aportación del Ministro Principal, al menos en lo que respecta a la cuestión de la financiación. ¿No hay un conflicto de intereses en algún punto que obliga a decidirse a favor de una investigación?

    Se informa de que Picardo dijo al Parlamento que la Autoridad Policial, con la aprobación del entonces Gobernador, Nick Pyle (se supone que no participó en las discusiones como miembro de la Autoridad Policial, debido a su doble responsabilidad), y el Ministro Principal, invitaron a McGrail a retirarse. McGrail lo niega, respondiendo que la notificación emitida por «... la Autoridad Policial de Gibraltar que desencadenó todo el proceso fue retirada... y el Gobierno pagó una contribución a las costas judiciales del Sr. McGrail». Esto plantea varias preguntas.

    ¿Por qué o a petición de quién emitió la Autoridad Policial la primera notificación? ¿Por qué se retiró después la notificación? La ley pertinente requiere que la Autoridad Policial consulte al Gobernador y al Ministro Principal. Picardo ha dicho al Parlamento que esto es lo que se hizo. Si fuese así, ¿qué llevó a la Autoridad Policial a retirar su notificación? Después de haberlo consultado debe haber quedado claro que no había nada perjudicial que justificara el retiro o la destitución de McGrail, una conclusión que se refuerza por el pago de las costas legales de McGrail.

    La ley también exige que la Autoridad Policial haya escuchado y considerado las declaraciones de McGrail antes de solicitar la aprobación del Gobernador y del Ministro Principal. McGrail confirma que esto se hizo a través de su asesor jurídico. Uno se imagina que fue debido a estas declaraciones por lo que la Autoridad Policial retiró su notificación. ¿Es así? McGrail debió tener argumentos fuertes y válidos que fueron aceptados.

    Siendo esto así, podemos asumir que el Gobernador y el Ministro Principal sabían de esa retirada y de sus razones. En consecuencia, habrían sido conscientes de la falta de razones, en opinión de la Autoridad Policial, para el retiro de McGrail.

    Habiendo retirado la Autoridad Policial su notificación, ¿quién siguió el asunto de manera que, al final, condujo al retiro de McGrail? Se nos dice que el Gobernador, en ese momento, había considerado ejercer su poder legal para pedir la renuncia o la suspensión de McGrail. ¿Por qué, si la Autoridad Policial tenía buenas razones para renunciar a su notificación pidiendo el retiro?





    Extrañamente (en estas circunstancias), Picardo dice al Parlamento que las razones que rodearon el retiro anticipado de McGrail implicaban «cuestiones sensibles que, airearlas públicamente, no era de interés para Gibraltar o los gibraltareños».

    ¿Por qué entonces el retiro, con todo el coste que conlleva en pensiones y otros gastos, en lugar de la dimisión o la suspensión por motivos justificados? ¿Es posible que no existiera ninguna, o que aquellas en las que se confiaba no fueran lo suficientemente fuertes como para justificar la destitución, con el consiguiente ahorro de costos para el erario público? Una vez más, seguramente, razones suficientes para hacer una investigación y extraer conclusiones.

    Sigamos adelante. Sabemos todo sobre la colisión entre la lancha de la policía y una lancha rápida sospechosa fuera de las Aguas Territoriales Británicas de Gibraltar (BGTW) en marzo que llevó a la muerte de dos ciudadanos españoles y sobre la cual están en curso las investigaciones en España y Gibraltar. Pasó mucho tiempo entre eso y la fecha del retiro de McGrail.

    Además, conocemos las críticas del pasado mes de mayo de la Inspección de Policía y de los Servicios de Bomberos y Rescate que identificaron defectos estructurales y puntos débiles en la RGP y su compromiso con el público, y que seis de las ocho recomendaciones del informe anterior no habían sido atendidas ni surtido efecto.

    Si alguno de estos acontecimientos provocó el retiro de McGrail, entonces dar a ambos o a cualquiera de los dos, como razones para el retiro, no iría en contra de los intereses de Gibraltar; los acontecimientos ya son de dominio público. Sólo se puede concluir que hay razones diferentes que llevaron al retiro anticipadode McGrail.

    Siendo así, se hace aún mayor la necesidad de una investigación judicial para determinar cuáles fueron. Especialmente para asegurar que no ha habido interferencia política o del Reino Unido en la independencia de la RGP o en todas y cada una de las sospechas de actos criminales por parte de cualquiera que estuviese siendo investigado en ese momento. Esperemos que el cambio en la cúpula de la RGP no haya interferido, en ningún caso, con la continuación de cualquier investigación sobre sospechas de actividad criminal.

    Uno de los principales papeles de la Autoridad Policial es «asegurar altos estándares de integridad, probidad e independencia de la policía en Gibraltar». En este momento es necesario restablecer la confianza en la capacidad de la Autoridad Policial para hacerlo. Una investigación judicial que determinetodos y cualquier asunto relacionados con el retiro de McGrail irá hasta el final para lograrlo. Mientras tanto, el misterio que rodea a esta jubilación sólo puede dañar a la RGP. Recuperemos esa «integridad, probidad e independencia».

    Se esperan con gran expectación las explicaciones de Picardo al Parlamento el viernes, motivadas por la declaración de prensa de McGrail.