Sábado, 4 de Febrero de 2023
Twitter
Facebook
Youtube

Mundial de la vergüenza

  • Imagen de Patricio González
    Por Patricio González
    Político y escritor. Alcalde de Algeciras tres legislaturas. Ingeniero técnico naval
    El Mundial de fútbol, a punto de comenzar. Foto: NG
    Foro
    Otro Mundial de la vergüenza comienza en unos días. Se trata del campeonato que se le concedió, tras un proceso de selección cuanto menos dudoso, a un país como Qatar, que no respeta los derechos humanos. Ni siquiera los más elementales.

    Además, durante la construcción de los estadios en los que se va a jugar fallecieron muchísimos obreros y los que no perdieron la vida se vieron obligados a trabajar como esclavos, con unas condiciones de vida nefastas y percibiendo unos sueldos paupérrimos.

    Pese a ello, el balón comenzará a rodar en unos días, porque el fútbol es fútbol. Ni las vidas humanas ni las condiciones de vida más básicas parecen estar por encima de los intereses económicos y políticos que rodean a este deporte del que me considero un fiel seguidor desde que tengo uso de razón.



    Iti Cádiz
    Iti Cádiz


    Pero ser futbolero no significa renunciar a la razón y al sentido común. Por eso, estoy con Jürgen Klopp, actual entrenador del Liverpool, que entonó el 'mea culpa' cuando se le preguntó por este Mundial. Dijo que todos somos culpables de que se vaya a jugar en un enclave así.

    Alzar la voz a estas alturas es una pérdida de tiempo, así como los gestos de repulsa que se están produciendo a cuentagotas desde hace unos meses. Ya no hay nada que hacer. Recuerdo hace unos años que Nadal fue a jugar un torneo de exhibición y se le hizo una feroz crítica que, desgraciadamente y excepto en algunos casos, no se están produciendo con este Mundial de futbol.

    Pero, vamos,tampoco hay que rasgarse las vestiduras con Qatar, porque conviene recordar que en 2018 la misma Copa del Mundo se disputó en Rusia.

    En aquel momento, ese país ya tenía al frente al carnicero de Putin y mentar libertades y derechos humanos allí, entonces y ahora, era tentar a la suerte y dar un paso de gigante a la muerte. Pero todo eso, está claro, a los gerifaltes de la FIFA no les importa lo más mínimo.




  • Abogados - Jiménez Laz y Cadenas
    Abogados - Jiménez Laz y Cadenas